Un estudio de KPMG revela que la estabilidad económica y la seguridad pública están entre las mayores preocupaciones de los empresarios mexicanos.

Por Bruna Cavalcanti

La estabilidad económica (65%), seguida por la mejora en la seguridad pública (64%), son las dos variables que más preocupan a los empresarios mexicanos, al menos así lo revela el estudio “Perspectivas de Alta Dirección 2020” presentado por KPMG el 28 de febrero.

Dichos tópicos, aseguran lo creadores del reporte, comprometen el crecimiento y la prosperidad de las organizaciones y suscitan focos rojos en el ojo empresarial, ya que 13 % de los directivos entrevistados no esperan ningún crecimiento para sus corporaciones en marco de este año, mientras otro 6% prevé un decrecimiento dadas las actuales condiciones de la economía nacional. Es cierto que exista un creciente sentimiento de optimismo en México, ya que otro 62% de los ejecutivos considerados por KPMG espera que su negocio crezca al menos de 1% a 9%, mientras que otro 19% espera un crecimiento de 10% o más, aunque no niegan el auge de estos vicios como son la inestabilidad económica y la creciente ola de inseguridad pública que se vive entre la población y las empresas.

En entrevista para CEO Latam, Celin Zorrilla, Socio Líder de Clientes y Mercado de KPMG en México y Centroamérica, explicó que este sentimiento expresado por los empresarios mexicanos es debido a que la economía aún sigue siendo un reto importante para diversas empresas.

“Existe una relación muy fuerte entre seguridad, estabilidad y inversión. Por esto, hay una perspectiva entre los empresarios mexicanos que es marcada, principalmente, por un sentimiento de crecimiento moderado”, afirma Celin.

Entre las líderes encuestados por KPMG en esta edición –1,036 durante los meses de octubre y noviembre de 2019– los Estados de Querétaro (29%), Nuevo León (24%) y Jalisco (24%) son considerados los principales destinos de inversión al interior de la República.