Chicle, de México al mundo

Chicle, de México al mundo

Chicza es una marca mexicana orgánica que sacó a flote la industria del chicle.

El objetivo de Manuel Aldrete Terrazas era rescatar la industria chiclera en México por la baja demanda que tenía la goma natural en el mercado internacional. Fue así que decidió formar una asociación con los productores de chicle de Quintana Roo y Campeche; su mayor apuesta fue crear una marca que elevara la producción y reactivara la economía de la región.

Se trata de Chicza una marca mexicana de goma de mascar orgánica y biodegradable que le está dando batalla a los productos sintéticos que dominan el mercado. Este novedoso producto es elaborado con ingredientes vegetales, libre de bases plásticas, solventes, aditivos y saborizantes artificiales. Se realiza a partir del látex que se extrae de los árboles de chicozapote en el sureste mexicano, donde participan unos 1,500 ejidatarios de la región. El chicozapote puede producir la savia hasta por un siglo, con un periodo de recuperación de entre cuatro y seis años. Su vida es de hasta 500.

La empresa cuenta con una fórmula patentada y un proceso estandarizado que inicia con la selección de aquellos árboles sanos y con capacidad productiva del que se extrae la savia. Esta pasa por un proceso de cocción para después hacer bloques que son procesados en una planta en la que se mezclan con saborizantes naturales y se elaboran las tabletas.

Chicza produce hasta 200 toneladas de goma de mascar por año que se distribuyen en tabletas de cuatro, 15 y 30 gramos a través de tiendas especializadas y gourmet en 36 países.

Pero, ¿cómo se reinventó esta empresa? Todo empezó en 1997, cuando en la búsqueda de reactivar la industria chiclera le pidieron a Manuel un diagnóstico. En ese momento, él tenía una consultoría de empresas sociales y su plan fue asociarse con los productores de la región y otros empresarios para crear una organización con la infraestructura necesaria para seguir produciendo el chicle y venderlo como goma de mascar en el mundo.

Chicza ya logró posicionarse en el mercado invirtiendo en los últimos años más de 30 millones de pesos, de los cuales alrededor del 30% han sido con apoyo del gobierno federal a través de instituciones como la Secretaría de Economía y la Comisión Nacional Forestal. Actualmente la empresa está operando con recursos propios, líneas financieras de crédito y subsidios fiscales para el desarrollo de proyectos.

Actualmente su principal mercado es Europa, seguido de Canadá, México e incipientemente Estados Unidos. Además, la empresa ha reforestado más de 4,000 hectáreas de superficie, la mayor parte en la Selva Maya, que forma parte del sistema biológico más importante del mundo y que es el verdadero pulmón del planeta, explica el empresario.

2019-02-12T13:27:55+00:00

About the Author:

Renata Barragan
error: Content is protected !!