Digitalización fiscal: Latinoamérica pone el ejemplo

/, Tecnología e Innovación/Digitalización fiscal: Latinoamérica pone el ejemplo

Digitalización fiscal: Latinoamérica pone el ejemplo

Varios países de la región han dado pasos interesantes en procesos fiscales.

Por Sean Bloodwell y Carlos Redondo*

En lo que se refiere a la evolución digital del proceso de cumplimiento tributario, los países latinoamericanos están abriendo camino. Las autoridades fiscales de los países más grandes de la región invierten fuertemente en tecnología, incrementan su capacidad no solo para acceder a más información comercial en tiempo real, sino también para desbloquear el valor de dichos datos, obteniendo una mayor perspectiva de la posición financiera y tributaria del contribuyente.

Estos desarrollos traen nuevos desafíos para las multinacionales que operan en la región. Las nuevas demandas los obligan a adaptarse a las nuevas formas de interactuar con las autoridades fiscales en los diferentes mercados o enfrentar sanciones significativas, lo que aumenta el riesgo operacional en toda la región.

Las autoridades fiscales latinoamericanas se han adelantado a sus pares globales al adoptar la tecnología y la utilizan para cambiar el cumplimiento a un reino digital en tiempo real. También se ve cómo las multinacionales se adaptan al nuevo entorno. Finalmente, hay una visión de lo que puede deparar el futuro para las funciones tributarias en la región.

CONTRA LA EVASIÓN FISCAL

Durante la última década, los gobiernos de todo el mundo han estado bajo presión para recaudar fondos para programas sociales y mejoras de infraestructura muy necesarios, pero para los gobiernos de América Latina, la presión por los recursos para financiar el desarrollo sostenible y la educción de la pobreza ha sido más extrema.

Como resultado, los gobiernos de América Latina han ido mucho más lejos para desarrollar políticas para mejorar el cumplimiento frenar la evasión fiscal e impulsar las recaudaciones.

Los países latinoamericanos también parecen luchar con una evasión fiscal más generalizada que otras regiones. La tasa promedio de evasión del impuesto al valor agregado (IVA) entre los países de la región está estimada en 27.8% del PIB. Las tasas de evasión para el impuesto a las ganancias corporativas y personales son incluso más altas, alcanzando 48.9% y 44.3%, respectivamente.

En 2015, el costo general del incumplimiento se fijó en 2.4% del PIB para el IVA y 4.3% del PIB para el impuesto a la renta, para un costo de ingresos combinado para los gobiernos latinoamericanos de 340,000 millones de dólares (USD).

Esta fuga fiscal extrema ha llevado a las autoridades fiscales de la región a desarrollar y adoptar respuestas cada vez más sofisticadas. Entre estas soluciones, las autoridades tributarias de América Latina se han movido rápidamente para aprovechar las nuevas tecnologías para mejorar el acceso a datos sensibles a los impuestos y tener un mejor manejo de dicha información.

Como resultado, se exige a las empresas que presenten documentos y papeles de impuestos digitales en un número creciente de jurisdicciones fiscales. El entorno altamente heterogéneo, donde el nivel de digitalización de las autoridades fiscales y los requisitos específicos de cada país varían de una jurisdicción a otra, no facilita las cosas.

En Chile han sido pioneros en la introducción de la facturación electrónica y la presentación en línea de declaraciones de IVA.

Más recientemente, en algunos países más grandes, como Brasil o México, el sistema de facturación electrónica requiere un sello digital de la autoridad fiscal antes de que las facturas puedan enviarse al proveedor o cliente, lo que brinda a las autoridades fiscales acceso en tiempo real a la información de la transacción.

México lleva la digitalización aún más lejos, requiriendo que no solo las facturas o las declaraciones de impuestos, sino también los registros contables y otras declaraciones de impuestos se presenten en formato electrónico estándar (es decir, XML).

Pero acceder a los datos fue solo el comienzo. La implementación de soluciones de big data, junto con el uso de análisis avanzados, permite a las autoridades de ingresos extraer más valor de estos datos.

En Brasil, por ejemplo, las autoridades fiscales han implementado la tecnología de big data a través de su Sistema Público de Contabilidad Digital (SPED, por sus siglas en inglés).

El sistema permite a las autoridades fiscales realizar verificaciones cruzadas de la información recopilada a través de la facturación electrónica, proporcionando información sobre los desajustes en diferentes presentaciones, tendencias emergentes y variaciones poco comunes.

Para las autoridades fiscales, estos sistemas ofrecen ventajas más allá del cumplimiento de la presentación y el pago. Por ejemplo:

• El acceso en tiempo real a los datos transaccionales aumenta la transparencia y brinda a las autoridades fiscales un panorama mucho más detallado de las cuentas y transacciones de los contribuyentes.

• Se puede emplear el análisis de datos para verificar la calidad de los datos de los contribuyentes comparándolos con los contribuyentes con características similares.

• Al combinar el análisis de datos con otras herramientas, las autoridades tributarias pueden analizar la gran cantidad de datos de los contribuyentes no solo para verificar las compras informadas con las ventas reportadas, sino también para identificar patrones y anomalías más amplias y detectar áreas de riesgo de incumplimiento.

• Las autoridades fiscales pueden entonces concentrarse en estas áreas de riesgo para seleccionar los casos a auditar, optimizar los procesos de gestión de la deuda y diseñar comunicaciones de los contribuyentes para fomentar el cumplimiento.

• Los gobiernos también pueden usar estos datos para comprender el impacto y la efectividad de los cambios recientemente implementados en la política tributaria.

Latinoamérica es solo la punta del iceberg. Las autoridades fiscales de todo el mundo observan de cerca los desarrollos y resultados del proceso de digitalización en esta región. Se pueden esperar cambios similares a corto plazo a nivel mundial (por ejemplo, en Rusia y Singapur).

De hecho, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) está alentando a las autoridades tributarias a adoptar tecnologías emergentes para mejorar su administración tributaria. En un informe de 2016, la OCDE anunció:

“La aplicación exitosa de la tecnología de la información determinará el éxito futuro de los organismos de ingresos en la gestión de los riesgos de cumplimiento y el cumplimiento de las crecientes expectativas de servicio… La introducción de la tecnología big data, combinada con análisis avanzados y una mayor presencia digital… da la oportunidad de considerar pasar a un sistema de impuestos en tiempo real y explorar nuevas opciones para administrar impuestos, combatir el fraude, lidiar con la sombra o la economía oculta y evaluar cómo se utilizan realmente los activos”.

A medida que el uso de datos y análisis continúa extendiéndose, la OCDE dice en un segundo informe, “… el análisis avanzado se está convirtiendo en una capacidad fundamental para la toma de decisiones operativas y estratégicas en las administraciones tributarias”.

Sistemas de facturación electrónica en países seleccionados de América Latina.

ARGENTINA

• La facturación electrónica ahora es obligatoria para todos los contribuyentes corporativos.

• Los informes mensuales de ventas y compras deben presentarse electrónicamente, con detalles sobre todas las transacciones.

BRASIL

• Facturación electrónica aprobada en 2008.

• Las autoridades fiscales validan las facturas antes de que se emitan a los compradores, lo que hace una gran mella en el incumplimiento.

• Las autoridades fiscales de Brasil emplean poderosas herramientas de D&A para minar estos datos transaccionales. El sistema puede realizar una verificación cruzada de los datos en todas las presentaciones del mismo contribuyente.

• Los desajustes de datos ahora conducen más de 90% de las auditorías fiscales en Brasil.

CHILE

• En 2004, Chile fue uno de los primeros países en introducir la facturación electrónica.

• La mayoría de los contribuyentes corporativos deben enviar facturas electrónicas, solo opcionales para compañías muy pequeñas.

COLOMBIA

• Facturas electrónicas voluntarias implementadas para grandes empresas, con planes para hacer que la facturación electrónica sea obligatoria en 2019.

• Algunos grandes contribuyentes ya se preparan para cumplir.

• Al igual que Brasil y ahora México, la autoridad fiscal valida la factura.

MÉXICO

• México introdujo la facturación electrónica en 2014.

• Recientemente, al igual que en Brasil, las facturas ahora requieren que el sello electrónico de las autoridades fiscales mexicanas sea válido (de lo contrario, el destinatario de la factura no puede utilizarlo para reclamar el IVA).

• México avanza en el proceso de digitalización, ya que no solo las declaraciones de impuestos se presentan en formato XML, sino también los registros contables y otras obligaciones de información.

Para ver el informe completo puedes dar click aquí.

* Bloodwell es Head of Global Compliance Management Services en KPMG International y Redondo es Senior Manager Tax en KPMG US
2019-10-28T12:48:10+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!