Si cuenta con herramientas de software intelligence, el CEO, junto con su CIO, evaluará y tomará decisiones respecto a los activos de software.

Por Patricia Luna Arredondo*

 

Para la implementación exitosa de los nuevos modelos de negocio digitales es indispensable una excelente ejecución de la transformación digital del portafolio aplicativo, esto implica que no solo es necesario pensar en un uso intensivo y funcionalmente seguro del software para realizar las operaciones del negocio, sino también al direccionamiento estratégico que se haga de él.

El CEO tiene una gran capacidad de análisis contextual y en el caso del portafolio aplicativo logra comprender la importancia para el negocio que tiene el código desarrollado, las bases de datos, las interdependencias entre aplicaciones, las reglas de negocio y demás componentes, sin desestimar la importancia de los riesgos y vulnerabilidades que pueden poner en serio riesgo a la empresa, generar pérdidas económicas, dañar su reputación e incluso dejarlos fuera del mercado, sobre todo si sus datos son robados o alterados con malas intenciones.

Un portafolio aplicativo se define como el conjunto de aplicaciones de software y sus componentes, desarrollado comúnmente en tecnologías heterogéneas, que forman un sistema bien definido y automatizado operado por clientes finales o por otras aplicaciones que pueden coexistir dentro o fuera del portafolio, y que sirve no solo para los propósitos comerciales y de servicios, sino también para el control administrativo-contable-financiero del negocio.

El portafolio aplicativo requiere un manejo de gestión adecuado para aportar valor y contribuir al cumplimiento de la misión, esto implica, por un lado, priorizar la funcionalidad y la experiencia satisfactoria del usuario final, y, por el otro, gestionar los impedimentos y facilitadores para el desarrollo y mantenimiento de aplicaciones, relacionados con indicadores clave de la salud estructural del software y del cumplimiento de las mejores prácticas y estándares de ingeniería de software. Solo así se garantiza liberar y operar aplicaciones desarrolladas con código seguro y que operen sin dificultades técnicas.

Lo descrito en párrafos anteriores es Inteligencia de Software (Software Intelligence, en inglés), significa el conocimiento profundo de la estructura del portafolio aplicativo y sus componentes, lo que permite el análisis acerca de la salud y métricas clave del software, de sus entornos de desarrollo, de sus componentes, interdependencias, redundancias y el detalle del código fuente para identificar riesgos, vulnerabilidades y mejoras posibles al código.

En el mes de enero de 2020, tuvo lugar en Francia el Foro de Inteligencia de Software auspiciado por CAST Software, líder en tecnologías de medición de calidad y tamaño de software, en ese foro se mencionaron cifras de la encuesta anual de Bain & Company, en donde se encontró que solo 12% de las transformaciones digitales corporativas logran sus objetivos digitales y 8% se transformaron verdaderamente, esto de un universo de 1,200 ejecutivos globales encuestados. Situación alarmante y que obliga al CEO a estar más inserto en los temas de software.

Algunos de los principales mensajes de este evento fueron los siguientes:

• Una empresa no se transformará digitalmente si sus ejecutivos no pueden aprovechar y tomar decisiones basadas en datos

• La demanda cada vez mayor de software omnipresente y los cambios radicales en la forma en que se desarrolla están dando lugar a desafíos técnicos para que las aplicaciones ofrezcan altos valores en los indicadores de salud tales como resiliencia, seguridad y eficiencia

• La combinación de conocimientos de nivel de código con conocimientos de arquitectura de software permiten administrar el diseño, desarrollo y la deuda técnica

 

A pesar de que la mayoría de los CEO y de los ejecutivos de las áreas de TI reconocen el valor de la tecnología como un conductor clave para el éxito en el mercado, pocos CIO están midiendo la calidad estructural del software por medio de herramientas de software intelligence.

Si las adoptaran, podrían gestionar el portafolio aplicativo con información basada en hechos y métricas clave comparables en el tiempo que determinen el estado de salud, seguridad, composición, robustez, estructura, arquitectura, complejidad, eficiencia, capacidad de cambio y tamaño funcional, esto con el fin de optimizar el rendimiento, controlar los riesgos, remediar las fallas, evitar posibles interrupciones, violaciones de seguridad y corrupción de datos. Sobre todo, si se tienen planes de migrar aplicaciones a la nube (cloud).

Curiosamente, el CEO con su destreza analítica, estaría muy involucrado con el CIO si este tuviera herramientas de software intelligence, juntos evaluarían indicadores y tomarían decisiones respecto a los activos de software.

El CEO puede aportar su experiencia en Business Intelligence (BI) con lo que analiza conjuntos de información y datos obtenidos en los procesos involucrados en la operación del negocio, se ha apoyado en herramientas destinadas a facilitar el uso inteligente de esos activos de datos y ha tomado decisiones y obtenido beneficios como por ejemplo: proporcionar mejor valor a los clientes e implementar estrategias y tácticas de mercado enfocadas al desarrollo competitivo y maximizar el beneficio al negocio.

Indudablemente, el éxito o fracaso de estas decisiones se debe a si la información es precisa, confiable, completa y oportuna, lo que permite identificar las recomendaciones estratégicas que pueden aportar valor para la estrategia y operación de la empresa.

Por lo tanto, ¿por qué no pensar en que las áreas de tecnología en sistemas aplicativos o las áreas de desarrollo de aplicaciones, cuenten con herramientas de Software Intelligence (SI), que les permitan comprender, tomar decisiones y gestionar el software en donde opera y se conduce al negocio?

Software Intelligence es una herramienta clave enfocada a los datos e información del portafolio aplicativo y a su valor al negocio, permite corregir fallas estructurales, malas prácticas o vicios de codificación, algoritmos ineficientes, aplicaciones redundantes, resolver vulnerabilidades, disminuir riesgos e incrementar la seguridad de los programas y de los datos, incluyendo la reducción de costos, evitar la obsolescencia tecnológica y cuidar el manejo y protección de los datos personales.

Software Intelligence permite que las decisiones sean más sustentadas y fundamentadas en hechos respecto a las características técnicas y a la analítica del software como por ejemplo, tamaño, seguridad, calidad, salud, vulnerabilidades y riesgos.

 

* La autora es Socia Directora de Calimeria Business Intelligence, S.A. de C.V. Empresa especializada en soluciones para la alta dirección y gerencia, dedicada a desarrollar la capacidad de ejecución estratégica y competitividad de las empresas en temas de estrategia, innovación, inteligencia de software y capital humano. e-mail: patricia@calimeria.com