Mitch Lowe, cofundador de Netflix, creó MoviePass, una membresía que permite ir a diario al cine por 10 dólares al mes.

En menos de 24 horas, MoviePass ha causado tal revuelo que los interesados en obtener la membresía por el momento no pueden hacerlo debido a que no hay manera de darse de alta.

Para impulsar la venta de boletos de cine, Mitch Lowe, cofundador de Netflix, habilitó en la startup MoviePass una membresía que cuesta 9.95 dólares al mes con la que los usuarios podrán ir a diario a ve una película en una sala de cine.

Dicha suscripción no incluye películas 3D, ni IMAX, pero te da acceso a 34 mil salas de cine en Estados Unidos, es decir, al 90% de los complejos que actualmente existen.

Hasta el martes 15 de agosto, MoviePass, compañía creada en 2013, crecía a un buen ritmo, pero al dar a conocer el precio de su nueva membresía se enfrentaron a una nueva avalancha de interesados.

Anteriormente la suscripción costaba 29.95 dólares y no terminaba por despegar, pero la compañía que dirige Lowe le ha dado al clavo.

Cómo funciona MoviePass

Quienes accedieron a la suscripción sólo tienen que pasar una tarjeta, similar a las de crédito, para adquirir sus entredas ya que la cuenta le llega a MoviePass.

Lo que busca MoviePass es cambiar los hábitos de los usuarios. Que dejen de consumir contenidos en casa vía streaming y disfruten de las salas tradicionales.

De acuerdo con MoviePass, el 75% de sus suscriptores son millennials y gastan alrededor de un 120% más que el resto de los cleintes en servicios del cine como refrescos y palomitas.

Por lo tanto, Lowe asegura que el seguro del cine tendrá una tarifa plana, como el plan de celular o un gimnasio, donde el big data será el valor diferencial que cambiará la industria.

 

Big data, pieza clave del negocio

Saber qué es lo que gusta en las salas de cine es clave para MoviePass y sus inversionistas.

AOL y Fandango son dos de las compañías que están aprovechando al máximo los datos.

La información le servirá a estudios, proveedores de contenidos e intermediarios para explotar mucho mejor los productos cinematográficos