Linux a la medida se perfila como el sistema operativo de facto para crear sistemas que muevan el volante de autos autónomos.

Por Olivia Salas*

 

Muchos esperábamos que para el año 2000 uno de nuestros más preciados sueños se hiciera realidad: viajar en autos voladores. Nos imaginábamos trasladarnos, al puro estilo de los Supersónicos, por rutas aéreas de la casa al trabajo.

Si bien no veremos vehículos flotando por las calles de las ciudades pronto, sí somos testigos de cómo los automóviles integran la capacidad de manejarse a sí mismos y no depender de un conductor.

Los proyectos para desarrollar coches autónomos son numerosos. De acuerdo con un reporte de Strategic Analytics, se proyecta que para el año 2050 el mercado de vehículos autónomos alcance un valor de $7,000 millones de dólares.

 

ROBOTS SOBRE RUEDAS

Durante la edición 2018 del Consumer Electronics Show (CES) empresas automotrices y de tecnología mostraron sus avances en materia de sistemas de navegación (Lidar), interacción humano-máquina (HMI), así como versiones de Linux a la medida, el cual se perfila como el sistema operativo de facto para la creación de aplicaciones y sistemas que mueven el volante.

Con el propósito de lograr que estos robots sobre ruedas sean capaz de percibir el mundo que los rodea –peatones, señales, aceras, árboles, otros vehículos-, procesen información relevante para tomar decisiones y se orienten en un entorno que cambia constantemente, se añaden a la fórmula tendencias como la inteligencia artificial (IA), la geolocalización avanzada, la visión computarizada, el láser y el radar, entre otras.

El código abierto ha servido como la base de muchos de estos avances, y las comunidades open source funcionan como la vía a través de la cual se intercambian conocimientos y se colabora para perfeccionar un sensor, un sistema de geoposicionamiento, o un módulo de inteligencia artificial. En particular, IA es el mecanismo que le permite a este tipo de automóviles la capacidad de aprender, y cuya base es el código abierto.

 

DATOS, EL RECURSO MÁS VALIOSO

Los carros autónomos son un proyecto increíblemente ambicioso y se requiere del trabajo conjunto de varias compañías para lograr un desarrollo robusto. De ahí la importancia de colaborar con otras empresas de este nicho, así como de tecnología.

Y el hecho de que el open source sea la piedra angular de los avances que vuelven realidad a los automóviles robóticos, logrará que el trabajo que se hace salga del laboratorio.

La apertura y el intercambio de datos y conocimientos acelerarán la llegada de los carros autónomos que sean inteligentes, tomen las decisiones correctas en el momento justo, aprendan de a información del entorno y, lo más importante, lleven a sus pasajeros a su destino sanos y salvos.

 

* La autora es directora de Marketing de Red Hat México