Con el Internet de las Cosas, cada vez más empresas en México eficientan sus procesos y obtienen mejores resultados.

El mercado del Internet de las cosas (IoT) en México recibió inversiones por más de $2,000 millones de dólares en 2016, 13% más que el año previo, impulsadas por áreas como la manufactura y la industria minorista (retail), ya que los gerentes son cada vez más conscientes de los beneficios de la eficiencia que ganan.

En algunos viñedos de California, Estados Unidos, al cruzar las vallas de uvas y el terregal donde yacen las vides plantadas, al final del camino se aprecia un pequeño poste que sostiene un panel solar diminuto, un dispositivo electrónico que gracias a diversos sensores determina la cantidad de agua que debe recibir esa parcela. Claro, también miden el viento, la humedad, posibles plagas y la salud en general de los viñedos.

Todo está conectado a la nube y desde ahí analizan los datos. Lo que ocurre en esas tierras está controlado, ya no hay más riego por calendario o al “tanteo”.

Las vides son de Hahn Family Wines, la casa vinícola, donde hacen “vino de precisión” y luego lo embotellan y lo envían a las tiendas donde es puntualmente “seguido” por un beacon (un pequeño dispositivo del tamaño de la uña pequeña de la mano) que indica cuándo se envasó, a qué region pertenece, cuándo llegó a la tienda y cuánto tiempo lleva en anaquel, entre otros datos.

Detrás de esta información está la tecnología de Intel que ayuda a recabar los datos, procesarlos, analizarlos y darles forma para tomar decisiones de negocio. Los minoristas no quieren que un vino tan preciado se eche a perder en sus estantes. Y para eso está Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

Oliver Aguilar, analista de IDC, empresa consultora en tecnología, señala que lo que impulsa IoT es una mayor coordinación entre los gerentes de negocios y de TI en las empresas con la conciencia de cómo IoT afecta el crecimiento.

Hasta la fecha, los especialistas en TI de las compañías representan 49% de los que impulsan la adopción de IoT, seguidos por los gerentes de área específicos (24%), en particular los de Finanzas y Marketing.

 

EFICIENCIA EN LOS ALMACENES

Anteriormente, la cadena Dunelm, tienda de muebles en el Reino Unido, tenía un local al menudeo en un sitio adyacente a la fábrica. Dunelm contaba con cinco instalaciones de almacenamiento/ tiendas externas, por lo que estaban limitados en capacidad para gestionar ofertas de negocios más amplias, como el comercio electrónico. La integración era mínima entre sus almacenes, lo que significaba que algunas acciones de marketing no estaban disponibles para ciertas tiendas, y no tenían la misma disponibilidad para los clientes en línea que para quienes acudían a las tiendas. Esto creó un gran problema con los consumidores, que querían la información más actualizada, con una experiencia de compra perfecta.

En enero de 2017, Dunelm consolidó el almacenamiento en dos instalaciones, que gestionan tanto las operaciones minoristas como las en línea. Al tener todo esto bajo un solo sistema, Dunelm garantiza que sus niveles de existencias en la tienda y en línea estén actualizados y supervisados en tiempo real. Esto asegura que los clientes tengan una vision exacta de lo que está disponible para ellos en todo momento.

Gracias a un software de la firma alemana SAP, Dunelm automatizó el almacén para optimizar algunas de las tareas mundanas como el movimiento de palets. En marzo de 2017, implementaron dispositivos robóticos que ayudan a transportar dichos palets. La actualización fue ágil y fácil de implementar en sus nuevas instalaciones. Trabajan junto con SAP para integrar algunos de los recursos básicos existentes para apoyar el proyecto también. Los ejecutivos de Dunelm ven gran potencial para los productos IoT y con grandes beneficios para su negocio.

“Sin embargo, la transportación de la cadena de suministro sería una integración emocionante. Los dispositivos conectados para vehículos y sus operaciones de transporte nos permitirá identificar la ubicación de los vehículos de entrega en tiempo real. Esto podría extenderse a los artículos de entrega, por lo que la marca sería capaz de realizer un seguimiento de todo el proceso de principio a fin”, explicó Gavin Chappell, director de Cadena de Suministro y Mercancía de Dunelm al medio especializado Internet of Business.

 

VEHÍCULOS QUE RUEDAN EN LA NUBE

La firma Gran Portuaria, dedicada al transporte de mercancías para empresas de consumo, ubicada en Querétaro, México, apuesta por conectar sus vehículos a la nube. Las 600 unidades (autotransporte y madrinas) ya tenían GPS, que elimina las “zonas negras” de rastreo e indican la posición geográfica de las unidades, la velocidad de desplazamiento y el estátus de salidas, rutas y paradas.

Si se requería información del conductor y su trayecto, era necesario contactarlo mediante llamadas telefónicas, lo que podía ocasionar problemas, tanto por la cobertura de la señal, los tiempos del conductor, y los percances en el trayecto. Hoy, Gran Portuaria se allegó a una solución de Microsoft para tener todos sus servicios en una plataforma tecnológica digital. De la mano de esto, los ingenieros en sistemas de Gran Portuaria desarrollaron una app que facilita la toma de decisiones y ofrece –en tiempo real– toda la información de sus vehículos y la mercancía que transportan.

“Empoderamos a nuestros conductors con una aplicación en el celular, en donde se tienen todos los eventos puntuales de la operación, no solo el registro de salida y llegada y el monitoreo del trayecto, sino cualquier tipo de evento que ocurra en el proceso de entrega. Y todo, en tiempo real. Nuestros clientes son muy exigentes en la operación y con esto se ha logrado mejorar la atención hacia ellos”, señala Alejandro Reyes, gerente de Sistemas de Gran Portuaria.

Los 400 operadores de Gran Portuaria registran todos sus eventos a través de una aplicación desde sus teléfonos celulares, lo que supone una auténtica transformación para la compañía.

La app les permite llevar el control total de cualquier evento durante su trayecto: inicio de viaje, llegada a cliente, entrega de documentación, avance en carretera, posibles accidentes, consumo de combustible, entre otros. Además, la aplicación de manera automática reporta cada cinco minutos el estatus de la unidad.

Y no importa lo que transporte el operador, sean automóviles o un camión con botellas de vino. En todo momento, el productor vitivinícola, el transportista y el distribuidor, saben dónde está la mercancía, cuándo y cómo llegará, y todo está bajo control gracias al Internet de las Cosas.