Las aplicaciones para juntas en video han madurado, así que los usuarios también necesitan hacerlo.

 

En el trimestre más reciente, Zoom vio al número de participantes en videollamadas aumentar a su nivel más alto ya que alcanzó los 300 millones. Antes de la pandemia se encontraba en 10 millones.

Por lo tanto es momento de tomarse las juntas en video con seriedad. No más mascotas y no más representaciones con avatares. Es el momento de entrar a una junta remota como si fuera una sala de conferencias.

Te dejamos algunas recomendaciones de los profesionales.

 

SÉ PUNTUAL

En las juntas en video hacen que sea obvio cuando uno de los colaboradores llega tarde y hace perder tiempo a quienes sí se conectan a tiempo.

Si se utiliza Webex podría cerrarse la puerta de la videoconferencia cinco minutos después de que la reunión inicie. En tanto, la sala de espera de Zoom permite que un anfitrión decida durante cuánto tiempo deben de esperar los impuntuales antes de concederles acceso.

Y recuerda, para quienes lleguen tarde no es necesario hacerles un resumen de lo que se ha visto.

 

ACTIVA LA CÁMARA

En muchos lugares de trabajo, los avatares y las fotografías de archivo ya no son representaciones aceptables debido a que son difíciles de tomar en serio y que hacen que todos los participantes se pregunten qué está haciendo.

Cada vez más, se les conoce como “lurkers” o merodeadores a quienes usan avatares.

 

MANTÉNTE QUIETO

Estáte quieto y evita caminar de un lado a otro. Cuando los colaboradores te ven, por lo general dejan de escucharte.

En caso de que necesites un cambio de ubicación, no tomes simplemente tu laptop para ir a otro lado, pues harás que toda la demás gente sienta que se subió a una montaña rusa. Apaga, por un momento el video, para no marearlos.

 

NO COMAS

Aguántate las ganas de comer en una videollamada, y sobre todo no comas papas fritas ya que cada vez más participantes usan auriculares de alta fidelidad que amplifican el sonido que se hace al masticar.

 

APRENDE A INTERRUMPIR CON PERICIA

No interrumpir se ha vuelto la regla general, pero eso hace que sea demasiado fácil que la junta termine dominada por la voz más fuerte en la habitación.

El pedir permiso para hablar a través del chat o levantar la mano, pues resultan verdaderamente incómodo. Por lo tanto se puede replicar lo que hacen los aficionados a los videojuegos ya que saben cómo navegar por sus conversaciones con facilidad y naturalidad.

Lo que ellos hacen, y se puede replicar, es anticiparse y estar al pendiente de señales. Ejemplo: quitar el silenciador significa: “voy a decir algo”.

Recuerda que un buen moderador también se encargará de invitar a la gente a participar en la conversación o de poner un alto a quien se exceda.

 

NO HAGAS VARIAS TAREAS AL MISMO TIEMPO

Es sumamente tentador esto, pero también muy obvio por lo que podría pedirse al inicio de cualquier videoconferencia a todos sus participantes que cierren todas las ventanas en sus pantallas para que estén presentes de forma absoluta.