Consigue empleo con técnicas clásicas y nuevas para la era del trabajo en casa.

 

La pandemia del coronavirus ha impactado en todos los aspectos de nuestra vida y las entrevistas de trabajo no son la excepción.

Para que dejes de ser solo un candidato virtual a un colaborador más de la empresa en la que te interesa trabajar, siempre es bueno que retomes las técnicas clásicas de las entrevistas y que las adaptes al nuevo mundo de las videollamadas.

 

Investiga a la empresa y a tu entrevistador

La regla básica por excelencia en una entrevista de trabajo sigue vigente: averigua todo lo que puedas sobre la compañía en la que te interesa trabajar.

Cuando estés en dicha tarea es necesario que definas la razón por la que quieres trabajar en esta empresa porque es probable que te lo preguntarán.

Si averiguas los desafíos a los que se está enfrentando la compañía, lo ideal sería que comentaras en la entrevista el cómo puedes ayudar a resolver ciertos problemas. Además puedes visitar el perfil de LinkedIn de tu entrevistador para ver cuál es su experiencia y ver si es posible que detectes cosas en común.

Antes de revisar el perfil de esta persona, recuerda actualizar el tuyo y pide a tus excolaboradores que publiquen una recomendación pues esto te será de gran ayuda en caso de que visite tu perfil.

 

Crea el escenario perfecto

Con esta nueva normalidad debes de cuidar tu imagen al máximo. Por lo tanto te recomendamos revisar antes de tu videoentrevista la iluminación del cuarto en el que estarás en dicho momento, el ángulo de la cámara y que el fondo sea el adecuado.

Lo ideal es que realices tu entrevista de trabajo en un cuarto que cuente con iluminación de luz de sol y, de ser posible, que prepares una lámpara que rebote la luz sobre una pared para que la refleje suavemente o que coloques un anillo luminoso.

Recuerda poner la cámara de tu computadora al nivel de tu vista o un poco encima e inclinada hacia abajo.

En cuanto a la vestimenta, usa una camisa o blusa que te haga lucir profesional y que te haga sentir bien.

Respecto al fondo que debes de utilizar, lo mejor sería que encontraras un espacio limpio, sin nada que pudiera distraer al entrevistador.

Para evitar interrupciones, no olvides cerrar la puerta de dicho espacio y trata de disfrutar la experiencia.

 

Checa la tecnología que usarás

Definitivamente no hay tecnología a prueba de balas, pero en la medida de lo posible evita las dificultades técnicas.

Lo primero a verificar es que tu Wifi sea lo más potente y confiable posible. Sabemos que eso tal vez sea realmente complicado, pero intenta estar donde la señal sea más clara y en caso de que vivas con alguien más, pues pídele que no se conecte a la red el tiempo que dure tu entrevista de trabajo.

Si vas a usar una laptop revisa que su batería esté totalmente cargada.

Respecto a tu celular, te recomendamos tenerlo cerca de ti, en modo “no molestar”, y con el número de contacto de tu entrevistador en caso de que necesites tener una opción B para poder hacer dicha entrevista.

Para evitar que te distraigas durante la entrevista, lo ideal es que cierres todas las aplicaciones para que no salgan ventanas emergentes.

 

Destaca lo que vales

Hoy más que nunca debes de comunicar aspectos de tu persona que puedes aportar al puesto y que no están en tu currículo.

Los entrevistadores quieren conocer lo que motiva al candidato, además de su estilo de comunicación, pues actualmente, en un mundo de trabajo desde casa, lo que las empresas suelen buscar son personas adaptables, flexibles e independientes.

¿Cómo puedes hablar sobre lo anterior en una entrevista de trabajo? Lo más sencillo es que comentes lo que has hecho durante la pandemia: si has aprovechado el tiempo adicional en casa para aprender una nueva habilidad o simplemente te has encargado de más tareas en tu trabajo.

 

Siempre haz una pregunta para el entrevistador

Cuando el entrevistador esté por concluir con el proceso es probable que te pregunte si tienes alguna duda y justo ese momento debes de aprovecharlo para hacer notar tu curiosidad, así que formula alguna pregunta que te ayude a decidir si el puesto será bueno para ti.

 

Ten una pequeña atención

Siempre mándale a tu entrevistador un mail de agradecimiento y sé lo más específico posible, así que intenta mencionar un tema que hayan abordado o algo que te haya inspirado de su plática.

En caso de que no tengas la información de contacto del entrevistador, envíale el correo electrónico a tu reclutador y pídele que se lo haga llegar.