Ford Motor recortará 7,000 empleos, lo que equivale al 10% de su plantilla global, pues está en reestructuración.

Para finales del mes de agosto, el plan de reestructuración de Ford Motor debe de haberse completado.

Por lo tanto, el fabricante estadounidense iniciará esta semana con los despidos de unos 900 de sus asalariados.

De acuerdo con el plan de Ford Motor, el recorte afectará a 7,000 empleados, equivalente al 10% de la plantilla global. Del monto total, unos 2,300 trabajadores se encuentran en Estados Unidos.

Los colaboradores de Ford Motor recibieron una carta de Jim Hackett, consejero delegado de la empresa, en la que se les explicaba el ajuste.

El primer paso en dicha reestructuración se dio cuando Jim Hackett sustituyó a Mark Fiels al frente de la compañía. Desde aquel momento estaba en marcha un plan para reducir en un 10% los empleos administrativos en Norteamérica y Asia, lo que afectó a 1,400 asalariados. Así comenzó el camino para preservar la rentabilidad en un mercado que empezaba a moderarse.

Con el recorte, Ford Motor busca contar con más liquidez para invertir en proyectos de movilidad, como la tecnología de conducción autónoma. Se prevé que con dicho movimiento ahorrará 600 millones de dólares anuales.

Del total de los despidos anunciados, el segundo fabricante de Estados Unidos indica que eliminará el 20% de los cargos de gestión para minimizar burocracia y así poder adoptar con mayor rapidez los cambios de tendencias.

El plan de reestructuración de Ford Motor tendrá un costo de unos 11,000 millones de dólares.