El príncipe Felipe, una presencia constante al lado de la reina Isabel II y la consorte de un monarca con más años de servicio en la historia británica, ha muerto. Tenía 99 años.

“La Familia Real se une a personas de todo el mundo para lamentar su pérdida”, dijo la familia en un comunicado.

El príncipe Felipe había sido hospitalizado recientemente para recibir tratamiento por una afección cardíaca preexistente. Fue dado de alta en marzo tras permanecer en el hospital durante un mes tras una operación.

El príncipe abandonó el hospital King Edward VII en Londres el 16 de marzo. Se estaba recuperando en el hospital privado después de someterse a una cirugía cardíaca en el hospital de San Bartolomé al que fue ingresado por primera vez en el hospital el 16 de febrero.

El sitio web de la familia real se vistió de negro en medio de la noticia de la muerte del príncipe Felipe con sólo una foto y la leyenda.

“Es con profundo pesar que Su Majestad la Reina anuncia la muerte de su amado esposo, Su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo.

Su Alteza Real falleció pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor.

Se harán más anuncios a su debido tiempo.

La Familia Real se une a personas de todo el mundo para lamentar su pérdida.”