En México, Cemex y Cementos de Chihuahua siguen siendo la principal opción del sector en Latinoamérica para firmas de inversión como JP Morgan.

Cuando resuenan ecos de inminencia de una recesión económica, los expertos acuden apresuradamente a vigilar los conocidos como indicadores adelantados: los activos financieros, industrias o productos que primero alertan de una caída de la demanda, como son la evolución de las ventas de automóviles o de la construcción.

En este último sector, se examina especialmente el comportamiento del cemento, “el material más utilizado del mundo”, según recuerda Monex. El año pasado, el grupo alemán HeidelbergCement no tuvo buenos números: tuvo un descenso del ebitda (beneficio bruto de explotación) de -6.8%.

En México, Cemex y Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) siguen siendo la principal opción del sector en Latinoamérica para firmas de inversión como JP Morgan. El consenso de mercado que recoge FactSet recomienda comprar los títulos de ambas compañías, pero tan solo una de ellas resiste ganancias anuales, a pesar de que en el último trimestre de 2018 los inversionistas se hayan decantado por las ventas.

DESBALANCES EN LA INDUSTRIA

Concretamente fueron seis las semanas que las cementeras mexicanas acumularon caídas. En ese periodo, las acciones de Cemex cedieron 22.5% hasta el nivel más bajo, desde junio de 2016. Este retroceso “podría deberse al incremento en las tasas de interés a nivel mundial, el incremento del dólar, así como las primeras señales de desaceleración en el mercado inmobiliario de EU”, apuntaron desde Monex. Por su parte, en dicho periodo un descenso de 16% ha llevado a los títulos de GCC a tocar mínimos en mayo de 2018.

En este contexto y a pesar de las caídas vistas en el último periodo, las cementeras que cotizan en el Índice de Precios y Cotizaciones (S&P/BMV IPC) muestran dos comportamientos diferentes desde el primero de enero de 2018. Cementos de Chihuahua aguantó una subida de 16.7% en 2018, mientras que los títulos de Cemex perdieron 29%.

Jorge Plácido, analista de Vector, señaló como la principal razón del alza en bolsa de GCC su entrada en el selectivo de referencia mexicano. Entre otros aspectos, el experto de Vector relacionó estas diferencias en la rentabilidad con la presencia geográfica, “GCC está enfocada en dos regiones México y EU las cuales han tenido una fuerte dinámica de crecimiento en el año”.

Cemex es una “empresa global con diversificación de mercados (sus ingresos se reparten en 23% México, 26% EU, 13% América del Sur, Central y el Caribe, 26% Europa, 10% Asia, Medio Oriente y África y 2% otros). Más difícil de valuar, por lo tanto, su comportamiento está determinado por el sector a nivel global”, explicó Plácido.

LAS DOS CEMENTERAS

Durante 2018, las ventas netas de Cemex se incrementaron 6% en términos comparables ante el alza en el volumen de ventas y en precios, además del buen desempeño en México y Estados Unidos.

Las ventas netas consolidadas ascendieron el año pasado a 14,375 millones de dólares (mdd), resultado de un incremento de 2% en volumen de cemento y derivados, y de 5% en el volumen de concreto respecto a 2017.

“Estamos satisfechos con nuestro crecimiento de 6% en ventas durante 2018, respaldado por mayores volúmenes consolidados y precios en nuestros tres productos principales. El flujo de operación aumentó 1% en términos comparables en este periodo”, afirmó Fernando González Olivieri, director general de Cemex. El flujo de operación (EBITDA por sus siglas en inglés) creció a 2,558 mdd a lo largo del año. En tanto que Grupo de Cementos Chihuahua Grupo anunció en febrero de 2019 que Fitch Ratings modificó al alza su calificación corporativa de largo plazo en escala global de “BB” a “BB+”, con perspectiva estable.

Las acciones de la cementera acumularon una ganancia de 5.54% en lo que va del 2019 (hasta marzo) y, según el consenso del mercado, tienen un precio objetivo de 142.5 pesos por acción para el final del año; esto es un rendimiento potencial de 34.4%.

Aunque, según Francisco Suárez, analista de Scotiabank Global Banking and Markets, sus papeles podrían llegar hasta 170 pesos por título al final del 2019, equivalente a un rendimiento potencial de 60.3%.

RETOS Y OPORTUNIDADES

Entre los factores que han pesado en el desempeño de Cemex, Intercam resaltó “el entorno macro y los riesgos para el crecimiento económico global de la guerra comercial, pero también la fortaleza del dólar, el alza en los precios del petróleo y la energía, la regulación más estricta en temas medioambientales en Europa, la interrupción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, y los resultados no tan fuertes como los que se esperaban por el peso de los bloques [Centro, Sudamérica y el Caribe], y [Asia, Medio Oriente y África]”.

El sector de construcción en México, “con la entrada de un nuevo sexenio se verá impactado por las nuevas medidas y planes de desarrollo que se decidan implementar”, señalaron desde Monex, quienes esperan para el próximo año retos y oportunidades: “Por un lado, estimamos que la demanda mundial se desacelerará y que los proyectos de infraestructura propuestos por la nueva administración en México arranquen hacia finales del año, lo que retrasará la recuperación de la inversión, mientras que, por otro lado, la firma del nuevo TLC, así como un control de la inflación que permita la estabilidad en las tasas (o su descenso), podrían brindar un impulso en la economía mexicana”.

En el caso de Estados Unidos, donde ambas compañías desarrollan parte de su actividad, Monex indica que “aunque el nivel en la desaceleración del sector vivienda todavía parece encontrarse en sus primeras etapas, llama la atención que se produzca en un año en donde la economía parece encontrarse con un buen ritmo de crecimiento, con niveles de desempleo bajos y una inflación controlada, además de que los consumidores han obtenido beneficios fiscales, lo cual ha incrementado su poder adquisitivo”.

Debido a lo anterior, “suponemos que el 2019 será un año retador para el sector vivienda, el cual podría acentuar su desaceleración ante la difícil base de comparación que representará el 2018, así como la posible continuación en el alza de tasas por parte de la Fed”, señalaron desde el grupo financiero.