Gestionando la nueva complejidad

//Gestionando la nueva complejidad

Gestionando la nueva complejidad

Por el actual contexto de incertidumbre, las decisiones que debe tomar un CEO son realmente complejas.

Por Patricia Luna Arredondo*

Somos seres racionales, pero los seres humanos nos distinguimos de otros seres vivos por nuestra capacidad de razonamiento, ésta nos permite comprender el mundo, hacer juicios y tomar decisiones. El razonamiento lo ponemos en evidencia prácticamente en todo momento desde la infancia y lo vamos perfeccionando con la trayectoria de vida y con el paso de los años.

El razonamiento es el resultado de un proceso cognitivo en el que ciertas habilidades intelectuales o cognitivas con las que contamos nos permiten ampliar percepciones, concepciones y las asociamos a experiencias previas, como resultado, construimos nuevo conocimiento, tanto de lo que nos rodea como de nosotros mismos.

El nuevo conocimiento nos sirve para resolver problemas y también, para transformar nuestro entorno. Las habilidades cognitivas son las distintas habilidades intelectuales que permiten apropiarnos de cierto conocimiento para resolver problemas y para transformar nuestro entorno.

La capacidad de razonamiento nos permite comprender con varios matices y simplificar la realidad para emitir juicios respecto a los sucesos cotidianos ordinarios o extraordinarios. Con nuestro razonamiento buscamos conclusiones al simplificar la realidad y con ello identificamos opciones de lo que hay que hacer y con ello tomar decisiones.

El CEO con el paso de los años y con el desempeño resultante de sus actividades directivas, aprende a construir la realidad a partir de la percepción, hace distintas interpretaciones de la información y lo que más convenga lo ajusta a la cotidianidad. Obviamente en entornos estables y donde es sencilla la comprensión de los hechos y supuestos, la identificación de las acciones a tomar es clara facilitando la toma de decisiones.

Hay que considerar también que ante entornos de alta incertidumbre como los que sufrimos desde inicios del 2019, los que son acompañados de inusuales, rápidos y sorpresivos cambios, en ocasiones para el CEO es complicado comprender a profundidad lo que sucede o hacer predicciones de lo que es probable que suceda, esto merma la capacidad de identificar con claridad las posibles consecuencias de ciertas alternativas o cursos de acción, por lo que los juicios emitidos, pueden ya no ser el resultado de un razonamiento sino de la manifestación de algunos sentimientos a los que buscamos asociarles el conocimiento adquirido por nuestra experiencia.

No está por demás resaltar la importancia de que actualmente vivimos una nueva complejidad, sobre todo a consecuencia de los cambios sociales, políticos, económicos y demográficos. Por ello, el CEO debe aprender una manera distinta y más ágil de liderar y lidiar con la nueva cotidianidad para enfrentarla y poner toda su atención y concentración a los nuevos supuestos.

A pesar de la experiencia que puede tener el CEO para manejar entornos llenos de incertidumbre y altamente complejos, ahora se espera que el CEO pueda obtener certezas de sus lecturas e interpretaciones parciales y quizá sesgadas de los acontecimientos cotidianos, innegablemente es un experto en ello ya que es CEO, pero ahora tiene que hacerlo de un modo más agudo porque en realidad no hay ninguna certeza sobre los cambiantes supuestos al que se le agrega un ingrediente, el sesgo emocional que hoy en día se hace manifiesto con mayor fuerza debido a las circunstancias en la que cada persona con quien el CEO interactúa, percibe e interpreta la realidad.

Por el actual contexto de incertidumbre, las decisiones que toma un CEO son realmente complicadas.

Por Patricia Luna Arredondo*

Somos seres racionales, pero los seres humanos nos distinguimos de otros seres vivos por nuestra capacidad de razonamiento, ésta nos permite comprender el mundo, hacer juicios y tomar decisiones. El razonamiento lo ponemos en evidencia prácticamente en todo momento desde la infancia y lo vamos perfeccionando con la trayectoria de vida y con el paso de los años.

El razonamiento es el resultado de un proceso cognitivo en el que ciertas habilidades intelectuales o cognitivas con las que contamos nos permiten ampliar percepciones, concepciones y las asociamos a experiencias previas, como resultado, construimos nuevo conocimiento, tanto de lo que nos rodea como de nosotros mismos.

El nuevo conocimiento nos sirve para resolver problemas y también, para transformar nuestro entorno. Las habilidades cognitivas son las distintas habilidades intelectuales que permiten apropiarnos de cierto conocimiento para resolver problemas y para transformar nuestro entorno.

La capacidad de razonamiento nos permite comprender con varios matices y simplificar la realidad para emitir juicios respecto a los sucesos cotidianos ordinarios o extraordinarios. Con nuestro razonamiento buscamos conclusiones al simplificar la realidad y con ello identificamos opciones de lo que hay que hacer y con ello tomar decisiones.

El CEO con el paso de los años y con el desempeño resultante de sus actividades directivas, aprende a construir la realidad a partir de la percepción, hace distintas interpretaciones de la información y lo que más convenga lo ajusta a la cotidianidad. Obviamente en entornos estables y donde es sencilla la comprensión de los hechos y supuestos, la identificación de las acciones a tomar es clara facilitando la toma de decisiones.

Hay que considerar también que ante entornos de alta incertidumbre como los que sufrimos desde inicios del 2019, los que son acompañados de inusuales, rápidos y sorpresivos cambios, en ocasiones para el CEO es complicado comprender a profundidad lo que sucede o hacer predicciones de lo que es probable que suceda, esto merma la capacidad de identificar con claridad las posibles consecuencias de ciertas alternativas o cursos de acción, por lo que los juicios emitidos, pueden ya no ser el resultado de un razonamiento sino de la manifestación de algunos sentimientos a los que buscamos asociarles el conocimiento adquirido por nuestra experiencia.

No está por demás resaltar la importancia de que actualmente vivimos una nueva complejidad, sobre todo a consecuencia de los cambios sociales, políticos, económicos y demográficos. Por ello, el CEO debe aprender una manera distinta y más ágil de liderar y lidiar con la nueva cotidianidad para enfrentarla y poner toda su atención y concentración a los nuevos supuestos.

A pesar de la experiencia que puede tener el CEO para manejar entornos llenos de incertidumbre y altamente complejos, ahora se espera que el CEO pueda obtener certezas de sus lecturas e interpretaciones parciales y quizá sesgadas de los acontecimientos cotidianos, innegablemente es un experto en ello ya que es CEO, pero ahora tiene que hacerlo de un modo más agudo porque en realidad no hay ninguna certeza sobre los cambiantes supuestos al que se le agrega un ingrediente, el sesgo emocional que hoy en día se hace manifiesto con mayor fuerza debido a las circunstancias en la que cada persona con quien el CEO interactúa, percibe e interpreta la realidad.

NUEVAS Y MULTIPLES REALIDADES

El CEO en su práctica habitual de allegarse de información confiable para generar conocimiento que le permita tomar buenas decisiones, se enfrenta al surgimiento de nuevas y distintas realidades que se cruzan entre sí, haciendo prácticamente imperceptible y muy confuso saber en qué coinciden, en qué discrepan, en que parte son ciertas y en que parte no lo son.

Lo anterior representa un novedoso y complejo ingrediente para la comprensión del CEO, ingrediente que surge derivado de un amplio universo de opiniones, criterios, análisis y pronósticos de varios expertos independientes o integrantes de gremios formales o de instituciones públicas o privadas, que se presentan en distintos espacios de discusión y difusión, siendo los más usuales las noticias y artículos en distintos medios, foros abiertos o privados, discursos y ponencias en seminarios, entre otros.

Todo esto provoca mucha distracción y dificultad para que el CEO logre cierta objetividad partiendo de la multiplicidad de realidades existentes en el entorno empresarial, político y social.

Curiosamente y como consecuencia, la capacidad de atención y reacción asertiva del CEO se pone a prueba en todo

momento al liderar y dirigir a su equipo directivo con decisiones y directrices cambiantes respecto a las metas a lograr, a los recursos disponibles y también ante los propios criterios, creencias y pensamientos individuales de quienes le reportan.

GESTIONAR LA COMPLEJIDAD

Usualmente damos a las organizaciones un sentido sistémico, consideramos que la suma del desempeño de sus distintas áreas dará como resultado un efecto sinérgico positivo.

No está demás mencionar que cualquier organización está integrada por sistemas y éstos a su vez en subsistemas, por lo que todo puede aparentemente estar perfectamente coordinado, pero de repente surge la ceguera sistémica, la cual, sin duda y por obviedad, se convierte en la principal dificultad a resolver, sobre todo por los efectos secundarios, mismos que conocemos hasta que aparecen.

Al querer comprender un entorno complejo, el CEO debe considerar no solo su parte racional sino también su parte emocional, ambas partes y sus sesgos a partir de ahora están estrechamente involucradas, separarlas es poco probable al buscar objetividad.

Ante esta nueva complejidad que estará exigiendo novedosas respuestas, el CEO deberá transformar el conocimiento amplificando y radicalizando los supuestos discordantes que modifican sus modelos mentales. El conocimiento lo estará adquiriendo en cada nueva

lección aprendida, la cual obtendrá seguramente con un esfuerzo distinto al que ha estado acostumbrado.

Todo lo anterior dará la pauta al CEO para hacer los ajustes pertinentes en las decisiones tomadas o por tomar, con agilidad,

destreza y el mayor acierto posible, para poder conservar su liderazgo en la forma de gestionar personas, procesos, sistemas, estructuras, clientes, relaciones, en fin, todo lo que en su ámbito de dirección y control le exige gestionar.

*Socia Directora de Calimeria Business Intelligence, S.A. de C.V. Empresa especializada en soluciones para la alta dirección y gerencia, dedicada a desarrollar la capacidad de ejecución estratégica y competitividad de las empresas en temas de estrategia, innovación y capital humano. mail: patricia@calimeria.com
2019-07-26T11:08:05+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!