Habilidades para el trabajo en tiempos de las máquinas

//Habilidades para el trabajo en tiempos de las máquinas

Habilidades para el trabajo en tiempos de las máquinas

Nuevos puestos y funciones surgirán en las empresas, pero muchos de estos sufrirán transformaciones con la transferencia de tareas a las máquinas inteligentes.

Por Accenture

En el transcurso de la historia, los avances tecnológicos han impulsado el progreso económico-social y mejorado la calidad de vida en todo el mundo. Sin ir más lejos, las tecnologías digitales de nuestros días han generado nueva esperanza para muchas personas, tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados— gracias a novedades que van de máquinas y medicamentos para tratar enfermedades a aplicaciones de smartphones que conectan a pequeños agricultores en áreas remotas a nuevos mercados.

Los pagos mediante dispositivos móviles han ayudado a millones de personas a ingresar a la economía formal, y les han dado acceso a servicios bancarios, permitiéndoles crear un patrimonio. Internet ha abierto las puertas a la creatividad y al espíritu emprendedor, aportando una nueva y poderosa forma de hacer negocios y colaborar desde cualquier sitio que disponga de una señal de telefonía móvil.

AVANCE TECNOLÓGICO

América Latina forma parte de esa tendencia. Veamos un ejemplo reciente: tras el terremoto de magnitud 7.1 que sacudió a México el 19 de septiembre de 2017, un equipo de rescate empleó el Xaver 400, un dispositivo portátil que capta imágenes a través de las paredes, para encontrar (y salvar) a cinco víctimas que estaban atrapadas bajo los escombros de una escuela parcialmente destruida.

Mientras tanto, en Brasil, los investigadores del laboratorio Labdaps de la Universidad de São Paulo están desarrollando una herramienta de machine learning que permitirá identificar a los pacientes con alto riesgo de estar infectados por los virus zika, dengue o chikunguña apenas lleguen a un centro de atención médica. Esta nueva tecnología permitirá que los médicos salven más vidas y los ayudará a controlar más rápidamente futuros brotes de esas enfermedades.

No obstante, la historia demuestra que el avance tecnológico también obliga a las sociedades a adaptarse y transformarse.

Así como el resto del mundo, América Latina actualmente siente los efectos de la transformación que conlleva el avance de las tecnologías digitales, como la robótica, el internet de las cosas (IoT), el big data analytics y la inteligencia artificial (IA).

Todas esas tecnologías tienen potencial para aumentar la productividad y contribuir a un crecimiento económico más veloz, capaz de elevar los niveles de vida en la región. La IA, por sí sola, puede elevar el crecimiento de las economías sudamericanas en el 2035 en hasta un 1%

Sin embargo, así como el resto del mundo, América Latina también necesita prepararse para absorber el impacto de los avances tecnológicos en el mundo del trabajo. No hay dudas de que, con el tiempo, nuevos puestos y funciones surgirán, incluso en el área de tecnología, pero muchos de los empleos que hoy por hoy existentes sufrirán transformaciones con la transferencia de tareas a las máquinas inteligentes.

ACTITUDES RESPONSABLES

Esta transición en los mercados laborales pone de manifiesto la necesidad de que las empresas tomen una serie de actitudes responsables. Al invertir en tecnología para competir de forma más eficiente —contribuyendo al crecimiento económico y al aumento de la productividad que tanto necesitan los países latinoamericanos— las empresas también deben invertir en la mejora de las capacidades de la mano de obra y ayudar a las personas a adaptarse a esta nueva era.

No se trata de altruismo: cuando las máquinas pasan a realizar las tareas rutinarias, el talento humano puede utilizarse de nuevas maneras para para ayudar a las empresas a dedicar más atención a las necesidades de sus clientes y encontrar nuevas fuentes de crecimiento.

Hecha de este modo, la preparación de los trabajadores de América Latina para la era de las empresas inteligentes puede ser una iniciativa beneficiosa para todos. Para lograrlo, las empresas deben actuar en conjunto con formuladores de políticas, otras empresas y organizaciones no gubernamentales.

En este estudio, analizamos cómo los avances tecnológicos podrían conformar empleos e ingresos. Asimismo, compartimos el pensamiento de los líderes del sector privado sobre maneras de aumentar la empleabilidad de los trabajadores en un mercado laboral en transformación. Nos encontramos con que gran parte de la mano de obra en las economías formales en América Latina ocupa puestos de trabajo con muchas tareas de rutina que podrían automatizarse.

En una transformación digital responsable, las empresas y otros participantes en los ecosistemas económicos latinoamericanos se movilizarán para auxiliar a los trabajadores a desarrollar nuevas capacidades que les permitan permanecer en empleos reconfigurados o acceder a nuevos empleos en la economía formal. Si no logran desarrollar nuevas habilidades, los trabajadores que hoy se dedican a tareas rutinarias y resulten desplazados pueden verse obligados a migrar a la economía informal, lo cual tendría implicaciones negativas para los niveles de ingresos y las tasas de pobreza en la región.

Cerca de 30% de los trabajadores de la economía formal en América Latina dedica gran parte de su tiempo a tareas rutinarias.

¿Significa esto que todos esos empleos desaparecerán? No, pero muchos empleos se transformarán, y muchos trabajadores necesitarán desarrollar nuevas capacidades para ocuparlos. Hay una oportunidad de implementar de inmediato programas y políticas capaces de hacer que los trabajadores rutinarios de hoy sean empleables en un futuro de máquinas inteligentes.

LA IMPORTANCIA DE LA CAPACITACIÓN

Los mercados laborales en América Latina podrían verse especialmente afectados por la adopción de la tecnología debido a la composición de las fuerzas de trabajo en la región. Sólo cerca de 20% de los trabajadores latinoamericanos tienen empleos que exigen habilidades de alto nivel, en comparación con más de 40% en la Unión Europea y los Estados Unidos.

Los trabajadores con habilidades de alto nivel no son inmunes a los efectos de la automatización, especialmente teniendo en cuenta que cada vez más la inteligencia artificial y el machine learning permiten que las computadoras tomen decisiones de forma similar a una persona. De todas formas, están mucho menos expuestos a ser reemplazados por máquinas en el corto plazo.

Sin embargo, entre 75% y 81% de los trabajadores en las economías que estudiamos tienen niveles de habilidades bajos o medios. Muchos de ellos tienen empleos que son vulnerables a la automatización. Menos de 23% de las personas entre 25 y 64 años en estos cinco países han sido educadas a nivel terciario, lo cual incluye títulos de licenciatura y otros programas de estudios postsecundarios.

En países como Estados Unidos y Reino Unido, más de 45% de las personas en este grupo de edad ha completado estudios postsecundarios. Los trabajadores con menos destrezas y menos años de estudios tienden a afrontar más dificultades a la hora de desarrollar capacidades que les permitan conseguir trabajos en la economía formal en la era de máquinas inteligentes. Teniendo en cuenta el número de trabajadores con un nivel educativo limitado, los programas de reciclaje profesional deberían ser una prioridad especialmente alta para la región.

PROGRAMAS DE RECICLAJE PROFESIONAL

Sin programas eficaces de reciclaje, la región podría registrar un aumento del desempleo y la informalidad. Esto vendría tras un período en el cual las economías latinoamericanas han avanzado en la reducción de la informalidad. En el 2010, la Organización Internacional del Trabajo estimaba que el nivel de informalidad en el empleo no agrícola se ubicaba en 48%, mientras que en 2015 esa cifra estaba en un 46.8%. Por supuesto, aún se trata de un porcentaje demasiado alto.

Para lograr una prosperidad sostenible, la región necesita construir sobre la base de su progreso reciente, y evitar exponer a más ciudadanos —y a más economías— a los efectos de la informalidad.

“Hay un círculo vicioso de informalidad, bajos niveles de habilidades y baja productividad“, dice David Rosas Shady, experto en mercados laborales del Banco Interamericano de Desarrollo. “A medida que las economías y los mercados laborales sientan el impacto de la actual ola de disrupción tecnológica, existe el riesgo de que ese círculo se fortalezca, atrapando a aún más trabajadores”.

Un aumento en la informalidad se traduciría en más pobreza y desigualdad. “Los trabajadores rutinarios a menudo provienen de la clase media baja, y podrían caer en la pobreza en caso de que pierdan sus trabajos y no encuentren un puesto equivalente “, señala Juan Vázquez Zamora, economista del Centro de Desarrollo de la OCDE.

El resultado podría ser una reversión del descenso de las notoriamente altas tasas de desigualdad de la región logrado en los primeros 15 años del siglo XXI.

El promedio no ponderado de los coeficientes de Gini para las cinco economías que estudiamos cayó de 55.23 en el 2000 a 49.26 en el 2014 (el coeficiente de Gini mide la distribución de los ingresos en una economía, con un puntaje más alto indicando una mayor desigualdad). Un retroceso en esas conquistas sería una receta para un crecimiento económico más débil, así como para la inestabilidad política y social.

En términos generales, los expertos aconsejan centrarse en el desarrollo de habilidades que sean duraderas y, al menos por ahora, exclusivamente humanas, en vez de apostar a las habilidades técnicas específicas, que están en constante transformación. Recalcan que será necesario tener habilidades “fundamentales” en todos los sectores, incluso los técnicos.

A la vez, si bien hay mucho que aún no podemos saber respecto del futuro del trabajo, sí conocemos algunas grandes tendencias actuales en América Latina— como el envejecimiento de la población y la creciente importancia de la “economía verde”. Dichas tendencias darán forma al mundo de los negocios en la región y, al menos en el futuro previsible, ayudarán a determinar la demanda de trabajo.

Para leer el reporte completo acude aquí: https://www.accenture.com/_acnmedia/PDF-81/Accenture-Latam-workers-PoV_ESP.pdf#zoom=50

2019-10-17T12:24:39+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!