Hablar con el algoritmo

//Hablar con el algoritmo

Hablar con el algoritmo

La empresa que busca compartir información en medios digitales primero debe conocer los algoritmos para después llegar a los receptores.

 

El modelo básico que todos aprendemos en la primaria con relación a la comunicación consta de tres elementos básicos: Emisor-Canal-Receptor, si bien es cierto que éste es mucho más complejo, también lo es que dichos elementos no cambian.

Tomando en cuenta esta premisa, toda información que las empresas generan y comparten como emisores en medios digitales, sea cual sea, siempre pasa por un filtro vital: el algoritmo de la herramienta utilizada.

Ya sean redes sociales (cuyos cambios constantes hacen más grande el reto para lograr el impacto de un mensaje), buscadores, aplicaciones, plataformas de streaming o correos electrónicos, todos cuentan con un algoritmo: conjunto de cálculos basados en el comportamiento del usuario (clics, interacciones, palabras clave buscadas, tiempo que se detienen en una publicación, intereses, comentarios, etc) y esto es lo que define a qué contenidos estamos expuestos.

Este algoritmo es diferente y particular en cada componente del ecosistema digital, por ejemplo, si tienes un sitio web que actualizas de manera constante y utilizas algún software de gestión de contenidos que te permite generar etiquetas (palabras clave) para cada entrada o artículo, tendrás más posibilidades de que los motores de búsqueda rastreen tu material y lo ubiquen en una buena posición orgánica (no pautada o anunciada), de igual forma si logras que en el contenido de otros sitios exista alguna liga que genere trafico a tu web obtendrás una mayor autoridad de dominio, y en consecuencia, el algoritmo de los buscadores te colocará como un sitio relevante y los usuarios podrán ver tu información en las primeras posiciones.

Ahora bien, si hablamos de redes sociales, sin duda el algoritmo más explorado y estudiado es el de Facebook, sin embargo, éste ha registrado cambios drásticos en los últimos años.

La base del algoritmo de esta red social ahora se centra en las interacciones, es decir, si publicas contenidos que detonen conversación o comentarios, que sean compartibles, que produzcan clics o que generen alguna reacción, el alcance orgánico de tu fan page será más exitoso.

Pero no solo eso, debido a los objetivos de la propia red social para futuros años, el video se está convirtiendo en la base de un mayor alcance e interacción.

Dentro de la estrategia de contenidos de tu empresa debes contar, sí o sí, con una serie de videos de corta duración pero alto impacto así como de transmisiones en vivo, ya que éstas son las acciones que más interacciones detonan, debido que la herramienta avisa a todos tus seguidores para que puedan unirse a tu transmisión, y por ende, puedas tener un mayor engagement.

Así como Facebook considera diversos aspectos en su algoritmo para que tus contenidos lleguen a una determinada audiencia, otras redes sociales utilizan diferentes reglas que tienen un común denominador: la relevancia que puede tener para un usuario lo que estás comunicando.

Vivimos en la era de la hiper personalización de los mensajes y el reto no es menor, ya que la decisión sobre qué contenidos puede ver tu audiencia la controla un algoritmo que está programado para seguir ciertos parámetros.

En la era digital, primero debemos hablar con el algoritmo para después llegar al receptor.

2019-07-19T09:07:02+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!