Futuro laboral incluyente: un llamado a la acción

//Futuro laboral incluyente: un llamado a la acción

Futuro laboral incluyente: un llamado a la acción

Los trabajadores cuentan con opciones frente a la automatización, pero requieren de confianza para actuar.

Por Accenture

Imagina que eres un transcriptor médico, responsable de convertir los registros médicos grabados vía voz en documentos escritos y además debes corregir los errores del software de conversión de voz en texto. Un día, el supervisor te presenta un programa de análisis de voz avanzado con capacidades de aprendizaje para la máquina. La precisión del software mejora con cada corrección que realizas.

A lo largo del tiempo, tu trabajo cambia e incluye nuevas tareas que requieren un conjunto distinto de habilidades, pero no has tenido la oportunidad de llevar a cabo una capacitación para el trabajo. Este es el único que siempre has realizado y no estás seguro de poder llevar a cabo la transición. Tus ahorros son limitados, mientras que tus responsabilidades familiares son amplias. ¿Cómo superas este reto?

Esta es la experiencia de una empleada en Estados Unidos (EU) a la cual entrevistamos. Ella tuvo que desarrollar nuevas habilidades como respuesta al cambio tecnológico. Historias como esta son cada día más comunes.

“Vamos camino a la automatización, sí. En el estudio se distinguen dos tipos: aumentada y la pura. En la pura, la máquina reemplaza al hombre; según el estudio del total del tiempo laboral, 38% se verá afectado. Hay 51% de la automatización aumentada, lo bueno que tiene es que es una colaboración máquina-humana, no hay desplazamiento, hay incremento en dicha colaboración.

Por ejemplo, el sector sanitario, que es de los más afectados, en la detección de cáncer, tiene un grado de éxito de 94%, vía los resultados de la máquina; si lo hace un doctor especializado, el pronósitco queda en 92% y si se combina máquina-humano sube a 96%. Se trata de explotar los beneficios de las nuevas tecnologías”, explica en entrevista con CEO Magazine, Jordi Motlló, Senior Manager del Área de Talento en Accenture.

REDEFINICIÓN DE EMPLEOS

Hoy en día, las tecnologías inteligentes, tales como analítica, datos masivos, inteligencia artificial y robótica, dan nueva forma al empleo y redefinen las habilidades requeridas a lo largo de todas las industrias y regiones geográficas.

Existe una gran oportunidad para que los empleados aprendan nuevas habilidades para crear un valor mayor. De hecho, para el año 2022, la inteligencia artificial por sí sola podría incrementar los ingresos en 38% y el empleo en 10%.

Sin embargo, una brecha en las habilidades representa un reto para la capitalización de esta oportunidad. Los trabajadores requerirán de habilidades técnicas y digitales complementadas con habilidades humanas únicas, tales como empatía, comunicación y resolución de problemas con el fin de prosperar en la economía digital.

No obstante, 60% de los empleados consideran que menos del 25% de su fuerza de trabajo se encuentra lista para trabajar con las nuevas tecnologías y máquinas.

“Los trabajadores requerirán habilidades técnicas. 60% de los empleadores consideran que menos del 25% de su fuerza de trabajo está lista para usar las nuevas tecnologías y máquinas. Es un reto para el sector vulnerable, que dedica 7 veces más de su

tiempo al desempeño de tareas rutinarias y repetitivas”,  explica Motlló. La consultora pretende ayudar a que las personas puedan adquirir esos conocimientos en tecnología (no sólo técnicos, sino humanos). Aproximadamente 50% de la clase trabajadora en México es vulnerable a que su empleo se afecte.

AYUDA PARA TRABAJADORES

El presente reporte se enfoca en los trabajadores que se enfrentan a una desventaja doble: un mayor riesgo de padecer alteraciones tecnológicas debidas a la automatización y menores recursos para aprovechar nuevas trayectorias profesionales. ¿Cómo podemos ayudar a estos trabajadores a llevar a cabo la transición?

En Accenture nos dedicamos a crear trayectorias con “desarrollo de nuevas habilidades” para lograr un futuro laboral incluyente, un futuro en el que todos los trabajadores cuenten con la motivación, los medios y la oportunidad para prosperar en la economía digital.

“Hay que ayudar a esa gente a encontrar un nuevo rol. Entre el humano-máquina hay un término intermedio -la mitad desaparecida-donde puede crecer la gente con nuevos roles. Hay una serie de elementos que una máquina jamás tendrá, así como hay elementos que es preferible que los haga la máquina, por asuntos de física o bien de repetición y aburrimiento. Entre ambos hay un set de habilidades que se combinan entre ellas y se puede predecir e interpretar y los datos van a ayudar. Y así se van a identificar tendencias, ofertas de marketing personalizadas para eso se requiere la combinación de máquinas y humanos”, explicó Motlló.

CONFIANZA DEL TRABAJADOR

Para elaborar este estudio, colaboramos con las áreas de Ciudadanía Corporativa y Recursos Humanos de la práctica de “Talento y Organización” y de nuestra arquitectura de innovación para cerrar las brechas existentes en cuanto a conocimiento y acción en las comunidades de todo el mundo.

Para lograr nuestra visión, empleamos un enfoque centrado en el trabajador, mezclando datos y diseño para crear un plano práctico para un futuro laboral incluyente. Por medio de este proceso, vimos que es fundamental un cambio de actitud para lograr una transición profesional exitosa.

Recursos tales como tiempo, financiamiento y cursos de capacitación no son suficientes. Los trabajadores también deben entender cuáles son sus opciones y tener confianza para actuar. Esto requiere de adaptación y de la capacidad de deshacerse de su vieja identidad laboral para aprovechar la nueva.

Con este cambio de actitud en primer plano, identificamos cuatro espacios de solución factibles, conjuntos de intervenciones en la fuerza laboral que consideramos serán fundamentales para que los trabajadores lleven adelante sus transiciones. Estos espacios de solución pueden ayudar a los trabajadores a:

Visualizar trayectorias profesionales basadas en fortalezas y confianza para lograrlas.

• Expandir su acceso a la capacitación relevante dentro y fuera del trabajo para desarrollar habilidades adaptables al futuro.

• Experimentar nuevos roles y sumarlos a su historial laboral poniendo en práctica las habilidades.

• Fortalecerse a sí mismos y entre ellos para continuar aprendiendo por medio de apoyo mutuo, tutorías y aprendizaje entre compañeros.

LA ERA DE NUEVAS HABILIDADES

Nos referimos a las “nuevas habilidades” en lugar del “reaprendizaje” porque construirlas es acumulativo. Nuestro objetivo es dar a los trabajadores nuevas habilidades para complementar su experiencia, en lugar de desacreditar o descontar lo ya aprendido.

Con el fin de lograr un cambio amplio en la manera en la que los empleados, las empresas y las organizaciones para el desarrollo de fuerza laboral abordan el aprendizaje, la capacitación y la contratación, requerimos de la colaboración de todos los sectores.

Invitamos a las empresas y a las organizaciones para el desarrollo de fuerza laboral a unirse a nosotros en nuestra labor de diseño, desarrollo y prueba de nuevas soluciones para el desarrollo de habilidades. Al establecer asociaciones creativas, someter a prueba nuevos enfoques y compartir las mejores prácticas, lograremos forjar un futuro laboral incluyente.

Vislumbramos un futuro laboral incluyente, en el cual todos los trabajadores tengan la motivación, los medios y la oportunidad para adaptarse y prosperar en la economía digital. Este reporte se enfoca en los trabajadores que se enfrentan a una desventaja doble, aquellos que es muy probable que experimenten alteraciones tecnológicas provenientes de la automatización, pero que tienen menos recursos para hacer la transición a nuevas trayectorias profesionales.

Con el fin de preparar a estos trabajadores para los empleos del mañana, requerimos tener soluciones que aborden los retos particulares a los que se enfrentan.

Mientras que las tecnologías inteligentes tendrán impacto sobre toda la fuerza laboral, este reporte se enfoca en los trabajadores que:

• Son más probables a que se enfrenten a alteraciones por la automatización. El mayor cambio lo sentirán los trabajadores en los puestos menos complejos que consisten principalmente en tareas rutinarias que comúnmente requieren únicamente de educación primaria o secundaria. Ellos se enfrentan a una mayor probabilidad de cambios extensos en cuanto al contenido de sus empleos.

• Se enfrentarán a una doble desventaja. Estos trabajadores tienen una red de seguridad financiera limitada, menor seguridad en el empleo, menor profesionalismo en habilidades de alta exigencia y acceso inequitativo a la capacitación. Esto dificulta la transición entre una profesión y otra.

• Requieren de un apoyo proactivo. El desarrollo de nuevas habilidades es un espacio emergente. Se requiere de más acciones e inversión para dar un mayor apoyo a la transición de los trabajadores hacia la economía digital. El ecosistema de desarrollo de habilidades se enfoca en los desempleados o en las personas que ingresan en la fuerza laboral por vez primera, en lugar de en aquellos que están en riesgo de quedarse sin empleo. Además, los programas para desarrollar habilidades en la actualidad tienden a centrarse en las necesidades de habilidades inmediatas y no en las futuras.

Bill Gates propuso que los robots y los algoritmos pagaran impuestos. Motlló cree que con estas herramientas tecnológicas se produce más riqueza y lo que está demostrado es que toda tecnología inteligente genera más productividad; el tema fiscal lo decidirá cada país.

“Las máquinas son un complemento, no la competencia. Las máquinas no tienen lógica, no crean, no se adaptan a los cambios. El factor humano no va a desaparecer, pero sí hay que seguir pensando, invirtiendo, y desarrollando para facilitar la vida de las personas. Las personas están en el centro de todo”, concluye Motlló.

* Para ver el reporte completo da click aquí.

2019-07-26T11:07:50+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!