En México se prevé que los ingresos en el segmento de deportes y actividades al aire libre alcancen los 827 millones de dólares en 2020.

 

Los atletas están inmersos en el entorno digital como portavoces de grandes empresas y personalidades de gran relevancia pública.

En este contexto, el mundo del deporte se enfrenta actualmente a un nuevo campo de juego: el de la ciberseguridad, donde las empresas especializadas tienen cada vez más entidades deportivas entre sus clientes.

La ciberseguridad es muy importante en el deporte ya que a nivel organizacional, es necesario tomar medidas preventivas para evitar que tanto los atletas como la infraestructura sean víctimas de un ataque.

En el mundo hiperconectado, no debe pasarse por alto la necesidad de tomar precauciones extremas de ciberseguridad.

Y en el caso de los eventos deportivos, la digitalización afecta a todas las áreas: visitantes, atletas y, por supuesto, toda la infraestructura, tanto física como logística o de gestión.

Para México se prevé que los ingresos en el segmento de deportes y actividades al aire libre alcancen los 827 millones de dólares en 2020, según cifras de la consultora alemana Statista.

Con un ingreso promedio por usuario de 118 dólares, lo que representa aproximadamente 2 mil 640 pesos.

En el caso de las instalaciones deportivas y la infraestructura organizacional, uno de los aspectos más vulnerables es el uso de dispositivos de Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés) a través de los cuales los ciberdelincuentes pueden infiltrarse y alterar cualquier información que circule a través de dichas redes o llevar a cabo ataques de negación de servicio (DDoS).

En este sentido, es necesario que la entidad organizadora tenga un oficial de seguridad y equipos de respuesta de seguridad cibernética.

En el caso del mundo del fútbol, las grandes estrellas del balón no están exentas de los riesgos cibernéticos que enfrentan la mayoría de las empresas, además de la protección de sus activos digitales (escudo, presencia en redes sociales, equipos) y el riesgo de suplantación digital en las redes de sus jugadores.

Entre los riesgos de tipo empresarial se encuentran los ataques de phishing o robo de identidad, la denegación de servicios en sus sitios web y plataformas de venta de entradas, o ataques destinados a extraer información confidencial, especialmente en el caso de clubes grandes, los más desarrollados tecnológicamente.

 

Pero, ¿cómo las nuevas tecnologías son un aliado esencial en la gestión futura del deporte?

En el mundo de los deportes, los equipos y los atletas siempre deben estar un paso por delante de sus competidores. Es por eso que la información necesita ser protegida.

“Imagine, por ejemplo, atletas que registran su entrenamiento y orientación de su entrenador. Aunque estos datos están dentro de los dispositivos de los atletas, no están exentos de sufrir un ataque de phishing promovido por un pirata informático y ser compartido con sus competidores. Este tipo de ataque no es ético, pero sucede ”, señala Avesta Hojjati, Jefe de Investigación y Desarrollo de DigiCert.

Los dispositivos conectados, conocidos como Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés) pueden ser un gran aliado para los atletas, ya que actualmente, la mayoría de los atletas profesionales tienen algún tipo de dispositivo, ya sea un reloj inteligente, un sensor incorporado en su ropa o una herramienta específica para conocer su actuación.

Precisamente, el poder de los dispositivos IoT radica en que ofrecen datos precisos y en tiempo real, que miden factores como la velocidad, la distancia, los movimientos o la aceleración.

Todos estos datos son analizados por técnicos y entrenadores físicos, que los utilizan para planificar el progreso del atleta y cambiar las tácticas que no están siendo efectivas.

 

Blockchain, el aliado estratégico

En este contexto, Blockchain es una herramienta que mejora la gestión de la identidad digital, ya que da al atleta la capacidad de tener control sobre sus datos personales, al acceder a cualquier tipo de servicio en línea.

Para que ésta tecnología alcance su máximo potencial, debe permitir la transferencia de datos digitales con un cifrado altamente sofisticado y de una manera completamente segura. Cuando se usa, también debe garantizar elementos fundamentales, para validar correctamente las identidades y proteger la privacidad de sus usuarios.

Por ejemplo, sin Blockchain, cuando se realiza una prueba antidopaje con un médico, el atleta no tiene garantía de que alguien no pueda ingresar al sistema y cambiar los datos, siempre que haya sistemas basados, en permisos que brinden cierto nivel de garantía.

“Con Blockchain esta invasión ya es más difícil, pero si sucede es posible rastrear y descubrir cuándo se modificaron los datos. Sin mencionar que con Blockchain, toda la información en un sistema solo se puede agregar cuando y donde se haya logrado el consenso lugar, otro factor que dificulta la alteración de datos sin dejar rastro ”, agregó Hojjati.

Blockchain también clasifica si los procedimientos antidopaje o de apuestas ilegales han sido efectivos en las competencias deportivas.

En el caso exacto del dopaje, esta tecnología también garantiza una vigilancia honesta, creando una base única donde se llevan a cabo todos los análisis y pruebas de dopaje de todos los atletas. Todos los datos se almacenan de manera distribuida, de forma segura y miles de usuarios e investigaciones pueden tener acceso a ellos.

“Las compañías deportivas tienen una gran oportunidad de utilizar estas nuevas tecnologías como blockchain, que aportarán valor agregado a todo el sector”, concluyó Hojjati.

 

Uso de big data y ciberseguridad

Los negocios relacionados con el deporte, como otros, generan una inmensa cantidad de datos alrededor de sus transacciones que primero deben explorarse y luego explotarse.

Conocer los datos es la primera tarea; entonces es necesario analizarlos a través de técnicas específicas. Esa es una decisión comercial que las compañías deportivas también tendrán que tomar para gestionar con mayor productividad y mejorar sus resultados.

Finalmente, la capacitación y el conocimiento de todas las personas que forman parte de una organización son vitales para el éxito en sus proyectos de digitalización, ya que el conocimiento previo sobre los riesgos cibernéticos y la toma de las precauciones adecuadas ayudarán a garantizar, al usuario y a las compañías deportivas, la confidencialidad de los datos almacenados.