Sé tu propio líder y logra tus objetivos

//Sé tu propio líder y logra tus objetivos

Sé tu propio líder y logra tus objetivos

Una persona con liderazgo personal es un ser autogobernable, es decir, que puede decidir sobre su propia vida.

Cuando hablamos de liderazgo personal no nos referimos a lo que comúnmente conocemos como “echarnos porras”, más bien tiene que ver con saber identificar nuestras emociones, el ser líderes con nosotros mismos, saber hacia dónde vamos y hacia dónde queremos llegar.

El liderazgo es la capacidad que tenemos los seres humanos de influir en el comportamiento de una persona para dar un resultado, así que la primera persona a influir es uno mismo.

La persona que no ha logrado una conquista básica de él mismo no puede ni levantarse en la mañana; hablo por ejemplo de una persona que sabe que tiene que despertarse y levantarse en la mañana, pero no logra influir en él para hacerlo.

No obstante, cuando hablamos de liderazgo frecuentemente se piensa que es algo con lo que se nace, que siempre hay alguien más que ejerce ese papel y que es a quien se debe seguir.

En este sentido diría que si bien es cierto que la gente nace con ciertas características de liderazgo (por ejemplo, cuando uno ve a niños, siempre uno destaca por tomar la batuta, definir, organizar y por mostrar habilidades naturales de liderazgo), también es verdad que el saber liderar es algo que se puede construir con el tiempo.

No obstante, cuando hablamos de liderazgo personal hablamos de autogobernabilidad, es decir, que yo sea autogobernable, que yo pueda decidir sobre mi vida y tener una clara visión de hacia dónde quiero ir, dónde quiero llegar y, en consecuencia, trabajar en ello.

 

Motívate a ti mismo

El primer paso es tener un conocimiento claro de nuestra parte emocional. Como sabemos, la motivación es la combinación de varias emociones; de hecho, hay estudios que aseguran que la mayor parte de los seres humanos son “analfabetos emocionales”.

Yo soy baby boomer (la generación que nació entre 1956 y 1964) y en la escuela, por ejemplo, nunca me enseñaron a manejar mis emociones. De hecho, si le preguntas a la gente sobre las cinco emociones básicas (enfado, miedo, felicidad, amor y tristeza), descubrirás que la gran mayoría ni siquiera las conoce.

De ahí que el primer paso para motivarme, teniendo en cuenta que la motivación es un estado emocional, tiene que ver con el conocimiento de las emociones, el cómo las manejo y las administro apropiadamente para lograr los resultados que estoy buscando alcanzar.

Muchas veces, ante la frustración de estar en un trabajo donde uno no ve futuro o al estar desempleados sabemos qué es lo que tenemos que hacer y, sin embargo, no actuamos.

Para ello, primero debemos detectar y reconocer el estado emocional que nos está impactando, pues es común que alguien se enoje y le digan: ¿por qué estás enojado?

Dicha persona (casi siempre) responderá: “¿Yo? No. No estoy enojado” y el único que no sabe que está enojado es él, pues nuestro rostro nos delata.

Por lo tanto, si no nos damos cuenta de nuestro estado emocional y no lo aceptamos, no sabremos cómo lidiar con cada emoción. Para poder manejar las emociones, lo primero que se debe de aceptar es que se está bajo un estado emocional alterado y hacer lo necesario para cambiarlo.

 

¿Buscar inspiración para después actuar?

No, justamente es al revés. Es decir, levántate sin ganas, vete a hacer ejercicio sin ganas, busca un empleo sin ganas, sin inspiración.

No hacemos las cosas cuando estamos inspirados; cuando estamos ejecutando las cosas, es cuando nos llega la inspiración, no es al revés.

El hecho de que la gente no conozca cómo se dan estos factores hace que tengan un pobre liderazgo personal y que los aleje de los resultados que pretenden lograr. Todos los profesionistas medianamente exitosos han ido a trabajar más de una vez sin ganas, pero ahí están, dando la batalla.

 

El propósito personal

Los propósitos de vida no se construyen, se descubren. Hay dos momentos fundamentales en la vida de un ser humano: el día que naces y el día que descubres para qué naces.

El propósito de vida es algo que se va descubriendo en el camino, por lo que lo que uno tiene que desarrollar es esa visión personal para empezar a descubrir dónde están sus fortalezas, sus cualidades y cómo las puede utilizar en beneficio propio y de sus entorno, para empezar a descubrir cuál es su propósito de vida, y pueda contestar con total claridad para qué está en este mundo.

Asimismo, la felicidad juega un papel muy importante. Hoy todas las investigaciones de desarrollo organizacional toman la felicidad como un factor fundamental, lo cual representa un cambio paradigmático muy importante porque toda la vida se pensó que el trabajo era algo que nos tenía que “doler”, y los investigadores se dan cuenta actualmente que la felicidad es un factor clave para ser exitoso.

Si analizamos a toda la gente a la cual admiramos, nos damos cuenta de que hay un común denominador: son felices haciendo lo que hacen.

La felicidad es el camino más corto para lograr el éxito, ¡aunque a veces no tengas ganas!

2019-02-20T18:57:59+00:00

About the Author:

Raciel Sosa
Director General de Leadex Solutions. Experto en Liderazgo y Desarrollo Humano, que ha dedicado toda su vida a la formación de personas y profesionales en todos los ámbitos, a través de prácticas innovadoras bajo un modelo de aprendizaje constante. Email: informes@leadex.com.mx
error: Content is protected !!