Las farmacéuticas no solo desarrollan medicamentos, pues tienen responsabilidad con los pacientes para impulsar la salud como bien común.

Por José Manuel Camaño*

Dentro de los objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se destaca la garantía de una vida sana y la promoción del bienestar para todas las edades.

La falta de atención a este conflicto ha llevado a que al menos la mitad de la población mundial no tenga acceso a una cobertura completa de servicios médicos esenciales; la responsabilidad para el sector salud y las farmacéuticas está dentro de este mismo rubro, hacer un cambio para mejorar la vida de los pacientes con atención de primera y terapias innovadoras al alcance de todos.

Como Takeda, biofarmacéutica líder a nivel global, es nuestra responsabilidad alinearnos a estos objetivos de las Naciones Unidas y comprometernos con la causa. Todo comienza con nuestros valores, el Takeda-ismo, filosofía basada en integridad, justicia y honestidad por la que se rigen los colaboradores y nuestras actividades, donde los pacientes son el foco de nuestra investigación y trabajo.

Sin embargo, más allá de los valores por los que cada empresa se guíe, como industria farmacéutica debemos reafirmar nuestro compromiso con los pacientes en cualquier lugar del mundo, con acciones que sumen un pronto diagnóstico de padecimientos y concientización plena para mejorar la salud de las personas con aspectos como:

1. Apoyar el acceso a medicamentos y a la disponibilidad de tratamientos terapéuticos

2. Diagnosticar oportunamente para mejorar las posibilidades de detectar una enfermedad a tiempo y tratarla

3. Educar hacia un entendimiento de los padecimientos y de los riesgos

En Takeda, desarrollamos medicamentos innovadores para mejorar la calidad de vida en más de 70 países en distintas áreas terapéuticas como gastroenterología, oncología, neurociencias, enfermedades de baja prevalencia y terapias derivadas de plasma.

Con más de 19 centros de investigación y desarrollo, se destina más del 20% de las ventas a este campo. Sin embargo, para que todo esto llegue a los pacientes y tenga un impacto mayor en sus vidas, es necesario tener detectar los padecimientos en sus primeras etapas.

Apoyar el acceso a medicamentos y a la disponibilidad de los tratamientos terapéuticos, significa también la creación de planes de acción que brinden oportunidades de alcance a los pacientes, a sus familias y cuidadores.

En Takeda decidimos tomar acción e implementar programas con un alto impacto social que mejore la situación de las personas en distintas comunidades en México con poco acceso a medicamentos.

Un ejemplo de lo anterior es la Clínica Integral del Paciente Diabético en alianza con Dr. Vagón, el Tren de la Salud de la Fundación Grupo México, el cual busca atender a poblaciones vulnerables con esta condición y por otro lado la alianza que tenemos con Un Kilo de Ayuda para la Cruzada contra la Anemia, un esfuerzo que, en los últimos ocho años, se ha trazado como objetivo disminuir la anemia en la población infantil en México con donaciones de tratamientos de hierro.

Dentro de la ecuación se ubica también la información al alcance de los pacientes, el autocuidado pertinente y el empoderamiento a lo largo del proceso.

En Takeda, al poner al paciente en el centro de todo lo que hacemos, logramos desarrollar programas que cubren estas áreas de oportunidad y que al mismo tiempo acompañen a los médicos para que sus decisiones sean informadas, y así, asegurar que se tomen las mejores alternativas terapéuticas.

Es esencial que comencemos a ver la medicina como la aplicación de la ciencia para ayudar, que antes de hablar de pacientes, hablemos de personas con entornos familiares y sociales que requieren de la industria farmacéutica y de los profesionales de la salud para contar con un diagnóstico oportuno y tratamientos integrales que les permita tener una mejor calidad de vida.

Se trata de considerar la salud como un bien común, al generar condiciones adecuadas y fortalecidas para que, a través del vínculo con las comunidades, les permita tener una atención adecuada y los recursos necesarios para salir adelante con una mejor salud y un futuro más brillante.

*Presidente de Takeda México, Centroamérica y Caribe