Sobrinity manager, ¿quién administra tus redes sociales?

Sobrinity manager, ¿quién administra tus redes sociales?

Poner a una persona sin experiencia a gestionar las redes sociales es un error que varias empresas cometen.

 Una frase que agencias y consultores escuchan frecuentemente de sus clientes es: “Facebook y Twitter los lleva mi sobrino/becario/hijo, que estudia comunicación y es quien le sabe a eso de las redes sociales”.

Cuando se trata de administrar las redes sociales, un becario o un principiante en cualquier organización es perfilado como la persona ideal para recibir esa responsabilidad debido a que la gestión de los contenidos en redes sociales es tomado por muchos como una actividad a la que parecería no valer la pena dedicarle tanto tiempo, recursos o esfuerzo.

Muchos pierden de vista que estos medios representan un espacio público, un activo y una voz que en cualquier momento puede ser consultado por periodistas, clientes, proveedores o socios estratégicos.

¿Ustedes pondrían a ese becario, sobrino o principiante a dirigir la negociación del contrato más importante de su compañía?, entonces, ¿por qué lo ponen al frente de sus propios medios de comunicación?.

No hay que perder de vista que todo canal que no sea atendido por profesionales en el área puede desatar crisis reputacionales a empresas, personajes públicos, entes gubernamentales, etc.

Casos de pifias cometidas por gente inexperta han habido muchos y varios de ellos le han costado muy caro a empresas de todo tamaño en términos de manejo de crisis, relaciones públicas y gestión reputacional.

Y no es que el sobrino, hijo, becario o principiante no lo pueda hacer bien, simplemente es que no cuenta con la experiencia suficiente para elaborar una estrategia de comunicación que contemple escenarios tan diversos, que van desde respuestas institucionales (alineadas con los mensajes clave de la empresa y el tono de la compañía), segmentación de audiencia, prevención de crisis, mapeo de influenciadores, lectura de métricas, optimización de contenidos en función del desempeño de las publicaciones y las estadísticas recabadas.

Contar con un manual de comunicación que contemple los entornos digitales en los que tu compañía tiene espacio no se elaboran en un día, por lo que la mayoría de las empresas cuentan con un profesional en su filas o contratan agencias que les ayudan a elaborarlos.

Si aún así te preguntas por qué es necesario contar con personal especializado en esta disciplina (comunicación digital), te invito a reflexionar en lo siguiente:

  1. ¿Cuál es el mensaje clave que le quieres mandar a tus clientes sobre tu producto o servicio?
  2. ¿Cómo logras que tus contenidos cobren relevancia en medios como Facebook, donde el algoritmo te permite solo llegar al 1% de la audiencia que te sigue?
  3. ¿Cómo logras que tus llamados a la acción obtengan respuesta por parte de tu audiencia?
  4. ¿Le hablas a tus clientes y a tus inversionistas de la misma forma?, entonces, ¿por qué le hablas del mismo modo a tu audiencia en Facebook y en Twitter?
  5. ¿Cómo determinas los KIP´s en los medios digitales de tu negocio?, ¿traduces el éxito de tu comunicación en conversiones (ventas) o en engagement (interacción)?

 

Sin duda responder estas preguntas requiere de una persona cuyo desempeño profesional previo a administrar tu marca, le haya dado ese back up y visión estratégica para que tu comunicación en medios digitales sea exitosa. Entonces vuélvete a preguntar: ¿le daría esta responsabilidad a un sobrino/hijo o becario?.