Entornos más saludables y modelos de trabajo más flexibles son solo dos de las tendencias que veremos en todas las industrias por el Covid-19.

Por Héctor Meza*

Cuando la pandemia comenzó, muchas personas adoptamos las recomendaciones sanitarias con la idea de que se trataba de medidas pasajeras, y que todo volvería a la normalidad en poco tiempo. Sin embargo, ya vemos acercarse el último trimestre de 2020 y el Covid-19 se ha vuelto parte de nuestras vidas, generando cambios en nuestra forma de vivir y de trabajar.

Esta situación ha obligado a empresas y organizaciones de todos los tamaños a explorar qué significarán tales transformaciones y cómo adaptarse sin afectar la productividad y eficiencia de los procesos de negocio.

¿Qué cambios podemos esperar en lo que resta de 2020 y, quizá, más allá? Aunque la nueva normalidad variará de una empresa a otra, así como la manera de abordarla; es probable que ciertas tendencias las veamos en todas las industrias.

 

1. ENTORNOS MÁS SALUDABLES

Para los mexicanos, la principal preocupación en este momento de crisis sanitaria, es la salud física de su familia (86%), de acuerdo con datos del Índice de Seguridad de Unisys 2020. Por esto es importante que los negocios se aseguren de crear espacios saludables donde sus clientes, colaboradores, socios, proveedores, entre otros de sus stakeholders, sepan que están ubicados en un entorno limpio y seguro.

Garantizar que los colaboradores están seguros dentro de las instalaciones y de la cadena de suministro, nos ayudará a proteger la reputación de la marca y generar confianza. Sin duda, las empresas que proporcionen medidas higiénicas e integren el mejor saneamiento de su clase, ganarán la mayor confianza entre los stakeholders.

 

2. MODELOS DE TRABAJO MÁS FLEXIBLES

Para mantener el distanciamiento social, las empresas permitieron a sus colaboradores instalar su oficina en casa hasta que la situación se superara. Sin embargo, esta disposición provisional se ha extendido por más tiempo y algunas organizaciones han comenzado a repensar sus políticas de trabajo remoto. Este aumento tendrá un impacto significativo en las empresas, y probablemente veremos a muchas pasar a modelos de lugares de trabajo más flexibles.

Ya sea que decidamos por una modalidad híbrida o 100% remota, lo importante es reconsiderar todos los procedimientos, desde el reclutamiento, los instrumentos para monitorear las labores, hasta el reporte de actividades generales; de manera que la operación diaria no se vea afectada.

 

3. ECONOMÍA DE BAJO CONTACTO

La nueva normalidad ha obligado a las empresas a transformarse para prosperar en una economía de bajo contacto, o low touch economy, es decir, a operar y brindar servicios con el mínimo contacto humano; lo que ha representado la reducción de reuniones, restricción de viajes, disminución de la interacción con los clientes, proveedores, entre otras medidas, con el objetivo de continuar operando de manera exitosa y reducir los riesgos para la salud.

Para operar en una economía de bajo contacto, nuestros negocios necesitan una estrategia flexible que nos permita reajustar cuando sea necesario; adaptar la estrategia de nuestra organización a las circunstancias actuales y manteneros en el radar en busca de nuevas oportunidades a corto y largo plazo.

 

4. SALUD BAJO DEMANDA

Las personas han optado por comprar en línea en lugar de salir de sus hogares. Según un reporte de la Asociación Mexicana de Venta Online, la emergencia sanitaria ha generado que un 55% de los consumidores adquiera productos en línea. Por lo cual, será crítico para los negocios contar con un sitio web optimizado y nutrido con todo el contenido necesario para atraer los clientes habituales y potenciales.

Para mejorar el rendimiento de nuestro negocio en línea, no es necesario ser un gigante del comercio electrónico. Este podría ser el momento perfecto para mejorar el sitio web de nuestra empresa, lo que incluye: revisar el contenido para asegurarnos de que refleje las necesidades actuales, optimizar el sitio web para que las personas puedan encontrarlo en línea, y asegurarnos de que esté habilitado para cualquier tipo de dispositivo y que sea amigable.

 

5. CULTURA DE INNOVACIÓN Y RESILIENCIA

La pandemia obstaculizó el funcionamiento de muchas organizaciones. Sin embargo, la historia ha demostrado que solo las empresas innovadoras se adaptan, sobreviven y recuperan con más fuerza ante los siempre cambiantes ambientes económicos y competitivos, así como de las crisis. Es por esta razón que la constante búsqueda por la innovación será imprescindible.

Hay muchos ejemplos de empresas que modificaron sus modelos de negocio para sobrevivir. Ahora es un buen momento para mirar hacia el futuro en busca de oportunidades comerciales a corto, mediano y largo plazo en la nueva normalidad. Empecemos por centrarnos en nuestro mercado objetivo actual y pensemos en cómo podrían haber cambiado las necesidades y el comportamiento de compra del consumidor. Solo las empresas que dediquen algún tiempo a descubrir esto, encontrarán las oportunidades disponibles.

 

Sin duda, la humanidad vive uno de los mayores desafíos de estos tiempos, y las empresas deberán observar cuidadosamente el entorno, tener la capacidad de adaptarse a los cambios, aprovechar las oportunidades disponibles y reimaginar su futuro.

A final de cuentas, si somos realistas, la pandemia trajo situaciones negativas pero también ha descubierto nuevos caminos poco explorados que pueden convertirse en nuestro foco de atención para generar cambios positivos. Como dice una frase célebre de Charles Darwin: “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio”.

*Hector Meza es Director General de InfoSol