Los llamados gastos hormiga no han desaparecido de tu vida diaria, sino que se han transformado con el confinamiento.

 

La nueva normalidad ha traído nuevas costumbres y nuevas formas de consumir, por lo que han aparecido nuevos gastos hormiga, que son aquellos pequeños consumos que se realizan sin mucha reflexión y que pueden tener un efecto negativo en tu presupuesto.

“Los pagos digitales se dispararon en la cuarentena y el nuevo consumidor se ha visto bombardeado de ofertas para comprar sin salir de casa, por lo que ha comenzado a hacer pequeños consumos que si se suman, representan un gran porcentaje de sus ingresos mensuales”, explica Cristian Huertas, Country Manager de la fintech Bnext.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi), en la antigua normalidad los gastos hormiga representaban alrededor del 10% del salario de un mexicano, siendo café, cigarros, refrescos, botanas y dulces los más comunes.

“Entre nuestros usuarios notamos un incremento en pagos de Spotify, Amazon, Netflix y Uber, lo que indica que estamos buscando más plataformas de entretenimiento que antes. En el súper, a la vez, el gasto promedio por cada transacción es de 500 pesos, lo que puede indicar un consumo menos reflexivo y más caprichoso”, agrega Huertas.

En esta nueva normalidad, Bnext ha detectado que son siete los gastos hormiga más comunes, así que chécalos para ver si estás cayendo en alguno y tomes conciencia para evitar que tu presupuesto mensual y capacidad de ahorro resulten afectados.

  • Los cargos de envío en cada compra online.
  • Contratar una segunda o tercera plataforma de entretenimiento, cuando antes usabas una.
  • Compras de comida a domicilio porque te cansaste de cocinar en casa.
  • Los productos extra que metes al carrito virtual del súper para darte un gusto, como chocolates, galletas, papas, cervezas, etc, que antes no sabías ni en qué pasillo estaban.
  • La camiseta extra o el nuevo juego de sartenes que compraste en Mercado Libre o Amazon porque pasas horas en los marketplaces.
  • Todas las propinas a los repartidores de tus compras en línea.
  • Los viajes que haces en plataformas de transporte privado porque no quieres volver al transporte público.

“No se trata de dejar de hacer lo que nos gusta, pero en estos tiempos de incertidumbre económica es más importante que nunca ahorrar y reducir los gastos innecesarios. Por eso es necesario visualizarlos y gestionarlos con la ayuda de la tecnología”, finaliza Cristian Huertas, Country Manager de Bnext.