En México, las mujeres empresarias aportan 37% al Producto Interno Bruto, según el INEGI. Esta cifra crecería si contaran con algún financiamiento.

 

Las mujeres son un gran motor en los países de desarrollo.

De acuerdo con cifras del Banco Mundial, el gran problema que se registra en dichos puntos para las emprendedoras es con los financiamentos.

“Muchas mujeres son propietarias de pequeñas y medianas empresas en los países en desarrollo, pero más del 70 % no tiene acceso a instituciones financieras o no recibe servicios financieros adecuados para satisfacer sus necesidades”, subraya Ceyla Pazarbasioglu, directora senior de la Práctica de Finanzas, Competitividad e Innovación del Banco Mundial.

Si se estimulara la participación económica de las mujeres en dichos países, se impulsarían beneficios para las familias, comunidades y economías. Para muestra, un botón.

Las mujeres destinan más del 70% de sus ganancias a su familia y a la comunidad, mientras que los hombres sólo aportan entre un 30 a 40% de sus recursos para dichos fines, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias (Ammje).

Por lo tanto, si las mujeres tuvieran las mismas oportunidades que los hombres en los mercados laborales, algunas economías podrían crecer hasta en un 34% más, según el Banco Mundial.

En México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2019, 526 mil mujeres son empleadoras, es decir, una quinta parte del total de personas empleadoras.

Lo anterior equivale a que solo el 2.4% de las mujeres ocupadas en el mercado laboral mexicano son empleadoras.

México se sitúa en el cuarto lugar de los países de América Latina que cuenta con el entorno empresarial propicio para las mujeres que buscan iniciar o hacer crecer un negocio, así que aún tienen un largo camino por recorrer y las sofomes podrían marcar la diferencia en el crecimiento de las empresarias mexicanas.

“Que las empresarias mexicanas tengan acceso y control a recursos es un elemento estratégico para lograr su empoderamiento, ya que favorece su posición para participar y tomar decisiones en familia, la comunidad y potenciar al mercado mexicano”, concluye Marlene Ochoa, Vocera y Gerente de Mercadotecnia de Serfimex Capital.