Cada día se perderían $6,434 millones de pesos si el SAT bloquea los ingresos que genera Internet en México, es decir, del 1.8% del PIB diario.

Las empresas tecnológicas aceptan pagar los impuestos correspondientes, pero piden más tiempo y ajustes a las iniciativas fiscales del gobierno mexicano, expresó Sissi de la Peña, gerente de comercio digital y organismos internacionales de la Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI), que agrupa a compañías como Facebook, Google, Mercado Libre, Airbnb y Amazon, entre otras.

Aunque las plataformas reconocen la necesidad de un cambio y pago de impuestos, piden a los legisladores y funcionarios federales que amplíen la discusión en lugar de incluir medidas inmediatas en el Paquete Económico 2020, que discute ahora el Congreso, indicó Sissi de la Peña, representante de la ALAI.

Industriales y especialistas en el sector coincidieron en que las Pymes serán las más perjudicadas en caso de aprobarse tal como está la reforma a la Ley del Impuesto al Valor Agregado para efectuar el cobro a las plataformas digitales.

“El IVA se impuso por primera vez en 1978 y Google nació en 1998. Hoy, el SAT actualiza este impuesto a las nuevas empresas y la amenaza de incumplir es desproporcionada y no logra el efecto perseguido”, subraya Lina Ornelas, de Asuntos Públicos de Google.

De acuerdo con el extinto Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), hasta 2018 sólo dos de cada cinco micro, pequeñas y medianas empresas, de las más de 4 millones que había entonces en México, tenían presencia digital. Algo así como 1.6 millones del total de unidades económicas de este tipo en México.

Compañías como Google y Mercado Libre, entre otras, por medio de la ALAI, piden reconsiderar la sanción de desconexión a las plataformas que incumplan con la propuesta de reforma a la regulación fiscal para negocios de comercio electrónico.

En la reforma se contempla el cobro del IVA e ISR que habrían de retener las empresas, pero en el caso de la segunda tributación, las pequeñas y medianas empresas se verían más afectadas al reducirse sus utilidades netas.

Actualmente, 48 países aplican algún tipo de regulación al comercio electrónico, sin embargo, en ninguno se ha propuesto la desconexión del servicio como sanción, agregó la representante de Google.

No obstante, para evitar desincentivar el crecimiento de la economía digital en el México, proponen, a efectos del Paquete Económico 2020, que se tenga un registro simplificado de las plataformas, se establezca un mínimo de información indispensable para proporcionar y que el tiempo de adaptación a las reformas sea de al menos 12 meses para evitar un impacto negativo.

“En Europa, la regulación impositiva a las plataformas digitales demoró un año”, dijo Ornelas. Así que aquí las autoridades y afectados podrían tomarse un tiempo en lo que se ajustan sus diferencias.