Ciertos alimentos pueden ayudar a manejar desafíos emocionales como la ansiedad, el enojo y el insomnio.

 

¿Te sientes ansioso, enojado o deprimido? Bueno, pues lo que comes influye en esto.

A lo largo de una década, diversos estudios han mostrado que una dieta saludable, alta en frutas, verduras, granos y pescado, ayudan a combatir la depresión.

Investigaciones más recientes en psiquiatría nutricional sugieren que ciertos alimentos ayudan a manejar desafíos emocionales como la ansiedad, el enojo y el insomnio.

Conoce lo que dió a conocer sobre el tema Uma Naidoo, psiquiatra nutricional y autora del libro “This is Your Brain on Food: An Indispensable Guide to the Surprising Foods that Fight Depression, PTSD, ADHD, Anxiety, OCD and More”, en una entrevista que le hicieron en The Wall Street Journal.

Naidoo también es fundadora y directora de la clínica Nutricional & Lifestyle Psychiatry en el Hospital General de Massachusetts, además de que se ha especializado en ayudar a la gente a lidiar con enfermedades mentales a través de estrategias nutricionales.

 

El vínculo entre el estado de ánimo y la dieta

De acuerdo con Naidoo, en el último año han podido entender que los planes de tratamiento personalizados para la nutrición resultan cruciales debido a la conexión entre el tracto gastrointestinal y el cerebro.

Ambos están conectados a través del nervio vago, que permite una comunicación bidireccional. El equilibrio de bacterias buenas y malas en el microbio intestinal es tan importante porque se comunican con el cerebro. Pero la composición de las bacterias en el tracto gastrointestinal de cada persona es singular.

 

Presta atención a lo que comes en tiempos del coronavirus

Si la gente llega a sufrir estrés crónico, su microbio intestinal se sale de control y se inicia una inflamación. Lo anterior lleva a que se inflame el cerebro.

Además, cuando hay una disrupción en el intestino, es decir, las bacterias malas superan a las buenas, toda la línea de comunicación entre el tracto gastrointestinal y el cerebro falla.

Este desequilibrio de bacterias buenas y malas puede solucionarse con los alimentos correctos.

 

Lo que se debe de comer

Uma Naidoo recomienda comer, en general, alimentos integrales y lo que ella denomina BRAIN FOODS (alimentos cerebrales).

La B (berries) para los frutos rojos que te dan fibra y antioxidantes. La R (rainbow) por el arcoiris de colores que deben de tener las frutas y verduras que comamos a diario pues brindarán una gran diversidad de fibra y nutrientes.

La A es de antioxidantes, que se deshacen de compuestos dañinos generados en el cuerpo. La I de incluir proteína magra. La N de nueces, pues son una magnífica fuente de nutrientes.

La F es de alimentos ricos en fibra y fermentados, que alimentan a las bacterias buenas del intestino.

La primera O (oil) es de aceites saludables, como el de oliva, que tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. La segunda O es de Omega-3, alimentos ricos en ácido graso, como los pescados grasos que también tiene un efecto antiinflamatorio.

La D (dairy) es de productos lácteos, los cuales añaden bacterias buenas al intestino. Y la S (spices) es de especias, pues tienen excelentes beneficios cerebrales.

 

La comida ayuda con el estrés y la ansiedad

Cuando uno está en estado de ansiedad, explica Naidoo, el cuerpo está en reacción de lucha o huida, lo que impacta en las hormonas. Por lo tanto, el cortisol, la hormona del estrés, se eleva.

Los alimentos pueden ayudar a aumentar las hormonas que hacen que te sientas bien y a reducir el cortisol.

Uno de los alimentos que Uma Naidoo recomienda es la cúrcuma con una pizca de pimienta negra. El ingrediente activo en la cúrcuma es la curcumina, y hace algunas cosas como mejorar el ecosistema microbio del intestino. También eleva la serotonina y la dopamina y reduce el cortisol.

La cúrcuma también reduce la inflamación al inhibir secuencias inflamatorias y la piperina en la pimienta negra incrementa la absorción de la curcumina.

 

Ácidos grasos para la depresión

Uma Naidoo  explica que cuando la gente se siente deprimida tiene un nivel más bajo de serotonina, la hormona de la felicidad.

Un tipo de alimento que ayuda es la comida rica en ácidos grasos omega-3, como pescados grasos o semillas como la chía, la linaza o el cáñamo.

Los ácidos grasos omega-3 ayudan a desarrollar membranas celulares en el cerebro. Son antiinflamatorios, importante porque la depresión incluye elementos de neuroinflamación.