Sentir dolor  por hacer las cosas mal puede ayudar a liberar potencial.

Por Scott Young*

Es fácil ser desdeñoso con esa actitud. ¿Algunas personas no se dan cuenta de que pueden aprender algo, siempre y cuando sean persistentes y usen el enfoque correcto?

Pero los sentimientos no son racionales, por ello adoptar una postura persistente para alentar a las personas a aprender cosas difíciles es una pérdida de tiempo.

Si sientes que no puedes aprender matemáticas, francés o samba, definitivamente no cambiarás las cosas. En enero de 2019, comencé a aprender a bailar salsa con mi esposa. Ella ha bailado durante años, aunque nunca salsa, mientras que yo sé bailar poco.

Inmediatamente, en las primeras clases, el sentimiento abrumador fue: “Odio esto”. No porque no piense que aprender salsa no puede ser genial, sino porque me veo en el espejo: mis pasos no están sincronizados, no estoy en ritmo.

Cuando bailo en pareja, olvido cómo hacerlo, y luego cambiamos de pareja antes de que tenga la oportunidad de resolverlo. Si invirtiera el tiempo suficiente, incluso me encantaría bailar salsa.

TRANSFORMACIONES INMEDIATAS

¿Cómo cambias las creencias sobre el aprendizaje? Creo que hay algunos enfoques para superar este tipo de desafíos:

1. SUMÉRGETE DIRECTAMENTE

El ultraaprendizaje, en mi opinión, a menudo funciona bien porque comprime la barrera de la frustración en un tiempo más corto.

Aprender inglés para saber un idioma es estresante, pero el estrés dura un par de semanas, en lugar de un par de años, como puede ocurrir en las aulas tradicionales. Debido a que el estrés es corto, puedes saltar más fácilmente sobre él en comparación con la rutina continua de lucha emocional que puedes sentir cuando una habilidad nunca sale de ese periodo de frustración.

2. EVITA LA COMPARACIÓN

Mis sentimientos sobre la salsa fueron impulsados en gran medida por mis compañeros de clase. Eran mejores que yo. Cada vez que nosotros, como seres humanos, sentimos una desventaja comparativa, es como si nuestro cerebro tratara inmediatamente de evitar practicar la habilidad.

No estoy seguro de si esta es una adaptación evolucionada hacia la especialización en nuestras fortalezas, o si esto es simplemente porque tener baja calificación es un estatus bajo y en el estado de búsqueda los instintos anulan los objetivos del aprendizaje.

Sin embargo, una manera simple de evitar este problema es ponerse en proyectos o situaciones que desafíen la comparación. La tutoría individual elimina inmediatamente la sensación de “soy el peor de la clase” y también aparta la pereza (“soy el mejor de la clase”), que puede afectar a los estudiantes de alto rendimiento. Incluso estructurar un proyecto inusual a menudo evita problemas.

3. ABRAZA LA FRUSTRACIÓN

“Odio esto” no es un sentimiento, es una frase. Es una oración que pronuncias mentalmente en respuesta automática a ciertas cosas que suceden en tu entorno. Sin embargo, reconoces que no se trata de una experiencia única, sino de varias vivencias discretas que suceden al mismo tiempo:

1. Te das cuenta de que estás haciendo algo mal

2. Te das cuenta de que otros pueden notar que estás haciendo algo mal

3. Te sientes avergonzado y comienzas a sentirte mal

4. Sientes que necesitas escapar o detenerte

5. Te dices a ti mismo: “Odio esto”

Este es un tren de pensamiento del que puedes bajarte en cualquier momento; simplemente eligiste viajar hasta la terminal. Si lo tomas en cuenta, puedes configurarlo en diferentes rutas.

¿Qué pasa si cuando te das cuenta de que te está yendo mal, tu confirmas: pero está bien, hacer las cosas mal es de lo que se trata, pues aprendo. Es por eso que estoy aquí?

O qué pasa si comienzas a sentirte avergonzado y te dices: “Está bien si la gente piensa que soy malo en esto”. Mientras no lastime a nadie y haga lo mejor que pueda, nadie lo sostendrá en mi contra”.

Y cuando sientes que necesitas escapar, dices: “Vamos un poco más”.

A medida que lo examinas más de cerca, el sentimiento de frustración en sí mismo se convierte en un espacio potencial para nuevas experiencias. Te das cuenta de cuánto tus propios sentimientos de inadecuación te envuelven en una visión limitada de tu vida.

El dolor que sientes por hacerlo mal, irónicamente, se convierte en un momento de liberación potencial porque a través de él puedes reescribir la historia de quién eres.

* Este artículo fue publicado originalmente en 2019 por Scott Young, y se vuelve a publicar aquí con su permiso.