El gasto de las familias mexicanas se incrementó exponencialmente en productos del cuidado del hogar y alimentos.

 

De acuerdo con el Consumer Insights que realiza Kantar, en marzo incrementó el gasto de los hogares porque se llevaron carritos más llenos debido al inicio del confinamiento por el COVID-19.

“Haciendo una comparación con el mismo mes del año pasado se observa que los hogares mexicanos hicieron los mismos viajes con un ticket mayor porque se hicieron compras para tener suficientes reservas para la cuarentena que en esos días no se sabía cuánto iba durar”, explicó Fabián Ghirardelly, Country Manager de la División Worldpanel de Kantar México.

Resalta que los productos de Cuidado del Hogar y Alimentos son en lo que más incrementaron sus compras las familias mexicanas, además se llevaron tamaños más grandes lo que impulsó el desarrollo de estos canastos. Cabe mencionar que aquellos que perdieron participación fue porque no la aumentaron al mismo ritmo del mercado.

De acuerdo con este reporte que se realiza cada trimestre del año, se observó que la primera semana de aislamiento, la limpieza fue lo más relevante en compras, sin embargo, después de un mes ya no se recompró, probablemente porque tenían almacenados.

En cuanto a la alimentación, no hubo picos tan altos, sino que fue constante su compra.

En cuanto a canales o puntos de venta, se vio que los hogares visitaron más establecimientos siendo los híper y supermercados, así como las bodegas las que ganaron más compradores, por lo que, en el caso de los mayoristas, incrementaron más el tamaño del carrito, seguido de las farmacias.

Al respecto, Fabián Ghirardelly de Kantar explicó la razón por la que el e-commerce creció tanto.

“El crecimiento del canal moderno repuntó en el mes de marzo, impulsado por las bodegas grandes que ganan compradores y visitas por alimentos y lácteos principalmente en el Noreste del país.

“Otro de los que más crece, evidentemente es el e-commerce y es gracias a los baby boomers, quienes son el grupo de mayor riesgo, por lo que evitar salir es clave”.

El panorama en México se presenta retador, pero siempre con oportunidades para crecer. Se vislumbra una contracción económica histórica para este año.

Los efectos de la pandemia nunca se habían visto antes, por lo que es difícil pronosticar, aunque FMCG siempre se muestra más resistente.

Al inicio del COVID-19, la compra de productos de consumo masivo se desarrolló por el almacenamiento ante el periodo de aislamiento, sin embargo, es probable que bajen las compras para los próximos meses por el contexto económico que se vive actualmente.

Además, los sellos de advertencia que serán implementados en octubre 2020 presionarán los volúmenes de venta, pero los apoyos gubernamentales pueden mitigar en algo estos efectos.

“Se espera un fuerte crecimiento de algunas categorías de FMCG, es decir, se podría mantener esta inercia de aumento dado que seguramente muchos hogares tendrán nuevas rutinas de limpieza y además pueden sumar nuevos hábitos de consumo en el hogar.

“El canal tradicional, así como los formatos pequeños, podrían aumentar su importancia en el gasto de los mexicanos, por lo que la estrategia de precios será clave”, agregó Fabián Ghirardelly de Kantar México.

Siguiendo con las perspectivas, es significativo el crecimiento que ha tenido el comercio electrónico.

Su desarrollo se adelantó 2 o 3 años de acuerdo con las expectativas que se tenían en el mercado. Hay que tener especial foco en la gente mayor, ya que ellos se han sumado a esta tendencia tecnológica por necesidad, pero después de la pandemia qué hábitos conservarán, así que revisar las estrategias de e-commerce será relevante.