¿Estás por acabar el año laboral y sientes que ya no puedes? Te damos 5 tips para que acabes con tus pendientes de la forma más óptima.

 

Prioriza actividades

Ser multitarea es una habilidad altamente valorada, pero en ocasiones es mejor dedicarse a un solo pendiente para terminarlo y continuar adelante.

Elige el que tenga mayor prioridad y no el más sencillo.

 

Evita comer de más

El azúcar, las harinas refinadas y las ingestas generosas de comida son tus enemigos en momentos de estrés.

La razón radica en que los primeros dos (carbohidratos) ofrecen un pico de energía de poca duración, lo que deja al cuerpo con una sensación de cansancio. En tanto, con la segunda opción el organismo prioriza el proceso de digestión, lo que deja poca energía para seguir trabajando.

Algo que te ayudará, si es que te puedes organizar, es evitar consumir alimentos después de las 20:00 horas.

 

Desconéctate, por un rato, de los electrónicos

Para descansar mejor lo ideal es evitar usar dispositivos electrónicos con pantallas al menos 2 horas antes de dormir.

Computadoras, televisión, tabletas y celulares son algunos ejemplos de los recursos que debes limitar previo a conciliar el sueño.

Lo ideal es que te bañes en la noche, leas, medites, escribas, cocines o estudies, pero usando un soporte de papel.

 

Ponle un límite a las redes sociales

En momentos de tensión, las redes sociales, como Instagram, Twitter y Facebook, así como aplicaciones de mensajería instantánea (Whatsapp) pueden ser de gran utilidad o una pérdida de tiempo.

Si las empleas para estar en contacto con tu equipo de trabajo, adelante, pero si se vuelven una distracción, lo ideal es que restrinjas su uso hasta que termines con todos tus pendientes.

 

Lleva un control de tus pendientes

Para que estés tranquilo con lo que tienes que hacer, lo ideal es que hagas una lista los trabajos que aún no realizas.

Esto no solo hará que no olvides nada de tus responsabilidades, sino que te permitirá enfocarte en lo que estás realizando.

 

Con información de la Clínica Mayo