La OIT informó que las medidas de paralización de los centros de trabajo por el Covid-19 afectan al 81% de la fuerza laboral global.

 

Este martes la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha hecho sonar las alertas.

El impacto del Covid-19 se hacen presentes, por lo que la OIT dio a conocer que las medidas de paralización total o parcial de los centros de trabajo han alcanzado al 81% de la fuerza de trabajo a nivel mundial.

De acuerdo con un documento de la organización, 2 mil 700 millones de personas, de 3 mil 300 millones que se encuentran en dicho rubro, han resultado afectados profesionalmente por los cierres de oficinas o zonas de trabajo.

El coronavirus, indica dicho documento, podría dejar 25 millones de personas sin empleos a nivel global.

Empresas de diversos sectores, especialmente las más pequeñas, podrían hacer frente a pérdidas catastróficas, por lo que millones de trabajadores podrían perder sus ingresos y ser despedidos.

Quienes se encuentran en la economía informal, abunda el documento, podrían sufrir consecuencias especialmente graves, pues carecen de protección.

Para obtener un escenario más preciso del mercado laboral, la OIT ha utilizado la variación de las horas de trabajo ya que refleja tanto los despidos como las reducciones temporales de tiempo laborado.

A partir del 1 de abril las nuevas estimaciones mundiales apuntan a que en el segundo trimestre del año habrá una reducción del empleo de alrededor del 6.7%, lo que equivale a 195 millones de trabajadores a tiempo completo.

La OIT estima que mil 250 millones de empleados, es decir, el 38% de la población activa mundial, están en sectores que actualmente afrontan una grave caída de la producción y un alto riesgo de desplazamiento de la fuerza de trabajo.

El comercio al por menor, servicios de comidas, servicios de alojamiento y la industria manufacturera están entre los sectores clave.