El italiano creó, de la nada, una de las marcas de automóviles más exclusivas del mundo.

 

Enzo Anselmo Ferrari, creador de la Escuderia italiana Ferrari, cumpliría 122 años este año (18 de febrero para ser exactos), si estuviera vivo.

Durante toda su vida, Enzo fue un apasionado de su profesión.

“Si puedes imaginarlo, puedes hacerlo”, repetía con frecuencia.

Gracias a esta persistencia fue que se transformó en una de las mayores leyendas del automovilismo y creó, de la nada, una de las marcas de automóviles más reconocidas del mundo.

 

FORD CONTRA FERRARI

Su pasión por los motores y por las carreras hicieron que sus automóviles se convirtieran en objetos de deseo y piezas de colección de arte.

Su vida estuvo marcada por mucho trabajo duro, además de rivalidad y competencia.

La más icónica fue, incluso, retratada en la película Ford vs Ferrari, una de las nominadas al Oscar 2020 como Mejor Película.

La historia, poco conocida, habla sobre la rivalidad de Enzo con el nieto del fundador de la empresa Ford, Henry Ford II, en el mundo de los negocios.

Todo empezó cuando Enzo rechazó la propuesta de Ford II, en 1963, de comprar su empresa debido a una cláusula en que la que Ford conservaría el control de la participación de Ferrari en competencias automovilísticas.

El sueño de Enzo siempre fue ganar competencias, demostrar que era el mejor en las pistas. Tener una armadora de vehículos de calle para el público era solo la vía para ganar más recursos y mantener su escudería en los podios.

Por esto, Enzo decidió cancelar la venta de su empresa a Ford y optó por asociarse con Fiat.

Cuando Henry Ford II descubrió la decisión de Enzo, decidió desarrollar un vehículo – el primer GT40 – capaz de vencer a Ferrari en Le Mans, el circuito más prestigioso de automovilismo del mundo.

Entretanto, la vitoria del GT40 de Ford, sobre los automóviles de Ferrari en Le Mans, ocurrió en 1966.

Tal rivalidad duró varias décadas, hasta que Enzo decidió enfocar su escuderia en los torneos de la Fórmula 1.

 

EL CABALLO DE LA FERRARI

 Uno de los mayores íconos de Ferrari es representado por el caballo pintado en los automóviles de dicha escudería.

La historia es simple y bastante curiosa.

El diseño se trata de un homenaje al piloto y héroe italiano de la Primera Guerra Mundial, Francesco Barraca, que traía un caballo pintado en el fuselaje del avión de caza que pilotaba.

 

OBJETO DE DESEO ENTRE CEOS

 Uno de los modelos más exclusivos de Ferrari fue fabricado en 2013, cuando la marca italiana lanzó su primer híbrido con 976 caballos de potencia.

El coche, en aquel momento, fue valuado en $1.4 millones de dólares, y solo fueron fabricadas 499 unidades.

El cofundador de Microsoft, Paul Allen, y el inversionista canadiense Lawrence Stroll son dos de los hombres de negocios que adquirieron dicho modelos.