Para que tengas todo en orden y cuentes con mayor movilidad, lo ideal es que crees un microambiente en tu hogar para trabajar.

 

La pandemia del Covid-19 obligó a muchísimas personas a adaptar un área de su casa para trabajar, como lo solían hacer en sus oficinas. El reto en 2021 es llevar esto al siguiente nivel para que le saques un mayor provecho y cada vez te sientas más cómodo y productivo.

Ante ello, expertos aconsejan destinar un espacio dentro del hogar para tomar llamadas y realizar videoconferencias, además de contar con otro para las tareas que requieren de una mayor concentración.

Lo anterior hará que trabajes de manera armónica y ordenada, así como a generar rutinas.

Estar un un mismo espacio puede hacerte sentir estresado, por lo que es necesario que crees una atmósfera que propicie la concentración y que te ayude a delimitar tus horarios de trabajo.

La dimensión de cada vivienda no importa, pues bastará un par de rincones con buena iluminación en los que puedas colocar un escritorio o mesa, de preferencia alejado del ruido de la calle, aparatos electrónicos u otros distractores.

Dicho espacios de trabajo incluso los puede instalar en puntos que no se estés usando, pues la idea es que poco a poco te vayas adueñando de estos al acondicionarlo con todo aquello que necesites para trabajar lo más cómodamente posible.

La zona o (zonas) que adaptes debe situarse cerca de una ventana, aunque se puede complementar con una lámpara, de preferencia suspendida sobre el área para que proporcione una iluminación óptima y no afecte su vista.

El mobiliario debe ser ergonómico y con una silla con respaldo recto.

Para que tu espacio de trabajo sea aún más cómodo y que no te distraigas, puedes usar en el mismo tonos neutros de la gama de grises, blanco y beige para muebles y paredes.

Al adaptar un espacio de trabajo dentro de casa recuerda lo siguiente:

1 Encuentra un área agradable y específica, el estar improvisando no te ayudará nada en tu productividad.

2 Utiliza mobiliario adecuado para pasar varias horas laborando.

3 Prioriza la buena iluminación.

4 Inclínate por tonos neutros en muebles, así como en los muros.

5 Agrega elementos decorativos versátiles y con colores.

6 Incluye cajas, organizadores y botes.

7 Evita sillones o camas, pues propician la inactividad.