Gastronomía de clase mundial

//Gastronomía de clase mundial

Gastronomía de clase mundial

Diariamente los restaurantes mexicanos atienden a 10 millones de comensales. Para enfrentar este reto, la Canirac cuenta con Francisco A. Fernández Alonso como su Presidente.

Con un poder generador de cerca de 1 millón 700,000 empleos en México, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) ha sido tradicionalmente un baluarte de la economía del país. Hoy funciona con 80 delegaciones y cumple 61 años de edad.

Bajo la batuta de Francisco A. Fernández Alonso, este organismo empresarial enfrenta una nueva era en el apetito del consumidor que hace que, hoy en día, las visitas a los restaurantes sean más asiduas de lo que eran en el pasado.

“Estamos generando nuevas tendencias que ha provocado que la industria esté creciendo. Independientemente de la macroeconomía, que no está creciendo al ritmo que queremos, la industria restaurantera sí, básicamente por este cambio de hábito”, explica.

Respaldado por cuatro décadas de experiencia en la industria, Fernández Alonso ha sido pieza clave al frente del organismo que, bajo su tutela, organiza más de 70 muestras y festivales gastronómicos al año con la intención de demostrar el carácter trendy de la cocina del país, más allá de los tacos y enchiladas.

“Tiene una variedad de condimentos que se puede multiplicar en muchísimos platillos, que es lo que le ha dado ese prestigio que tiene hoy la gastronomía mexicana”, subraya.

Destaca que la abundancia de la cocina del país es tan grande que hay que dividirla por localidades, por ejemplo, la de la Península de Yucatán, norte o centro de México, además de las costas del Pacífico y Atlántico.

“Estamos hablando de gastronomías totalmente distintas; encontramos todo tipo de cocinas”, señala.

A corto plazo, detalla Fernández Alonso, su tarea es consolidar a Canirac y aglutinar a sus miembros en una fuerza monolítica que labore en conjunto como representación nacional. A largo plazo, en tanto, su enfoque es hacia el impulso de la gastronomía y, para ello, el organismo confía en la organización de cada vez más festivales para poder abarcar la amplia oferta culinaria del país y, además, dar a conocer la materia prima mexicana, con denominación de origen, que hace únicos a los productos mexicanos. No sólo los tequilas, mezcales, charandas o sotol, sino también casos como el arroz de Morelos, vainilla, mango, etcétera. A toda esta labor, la Canirac suma su apoyo a los agricultores del país.

Aunado a lo anterior, el presidente de la Cámara enfatiza en que, a mediano plazo, la capacitación es un punto determinante.

Destaca que, al aglutinar a 450,000 establecimientos, la capacitación se convierte en clave, especialmente en el tema de higiene. Aclara que la estrategia comprende no sólo la gastronomía, sino también a sus condimentos, y a la gente que los prepara y atiende de manera eficiente y profesional. Todo esto, señala, es muy reconocido por el turismo.

EL CAMINO DE LA DIGITALIZACIÓN

Uno de los retos que enfrenta la industria restaurantera es “subirse” a la dinámica tecnológica que garantice un efectivo servicio para una generación de comensales cada vez más acostumbrada a las plataformas digitales.

“Vemos que las opiniones de los clientes tienen que ver mucho con las redes sociales, por eso nuestro trabajo de capacitación, no sólo enfocado en el tema de servicio sino a la administración de un restaurante, que es una empresa como cualquier otra, que requiere sistemas de control para costos y registro de atención a clientes, entre otros.

“Como cámara estamos pendientes en que la gente se vaya incorporando a estas tendencias, y la tecnología es fundamental. En México diariamente salen a comer 10 millones de personas, lo cual habla de un gran reto para las próximas generaciones”, apunta el directivo.

Sumado a esto, comenta que la Canirac ha iniciado un programa piloto, con Kio Networks, enfocado a atención a clientes y que busca conocer sus gustos y tendencias. Con ello esperan delimitar objetivos medibles y que se puedan trasladar a nivel nacional.

De acuerdo con Fernández Alonso, la tecnología es puntal en torno a la capacitación de sus miembros, dado que juntar a todos en un mismo lugar es más complejo y, en esta tarea, una plataforma digital es lo más eficiente.

“También nos ayuda a tener relación con nuestros proveedores, para efectos de compra, de comparar calidad, productos. Nos mete de lleno en la globalización para saber lo que pasa en el mundo. Es fundamental este trabajo con nuestros proveedores porque nosotros tenemos un expertise que tiene que ver con el servicio a los clientes, en las cocinas, pero el mundo va más allá de eso, entonces hay que aprovecharnos de lo que tienen nuestros aliados estratégicos y sumar para ambas partes”.

Detalla, por otro lado, que la Canirac se enfoca en lograr nuevas formas de inversiones para los participantes en la industria, pasando de las realizadas con recursos propios hasta llegar a acceder a nuevas maneras de invertir y, para ello, los fondos de inversión comienzan a ver a estas empresas como un atractivo vehículo de rentabilidad.

Para el tema de las alianzas estratégicas, la Canirac cuenta con un comité asesor conformado por los siete grupos restauranteros más grandes del país que, echando mano de su enorme infraestructura, estudian temas tecnológicos, de compras, legales, etc.

Con el liderazgo de Francisco Fernández Alonso, la Canirac ha sabido dar respuesta a sus asociados dentro de unas dinámicas reglas de competencia en torno a calidad y servicio de primer nivel.

“Es una industria que se está modernizando. Aunque hayamos empezado tarde, va a la vanguardia y no tenemos ninguna duda de que vamos a estar entre las primeras, comparada con las que se consideran las mejores cocinas del mundo”, asegura.

Está convencido que la industria restaurantera no sólo contribuye a un mercado, sino al crecimiento como país. Más allá de la generación de empleos se consolida como una ventana de oportunidades para la gente que está buscando tener una actividad profesional “tener un modus vivendi digno y de calidad para quienes participan activamente en nuestra actividad”.

Sin duda el renglón restaurantero tiene asignaciones pendientes, sin embargo, su crecimiento ha demostrado una solidez a toda prueba. En este desempeño, la Canirac, bajo el mando de este experto estratega, ha sabido ser catalizador clave con la receta y los condimentos adecuados que hacen del sector un puntal del desarrollo económico de México.

CEO te recomienda leer nota “La nueva era de un ícono” para que conozcas más sobre sobre Javier Toussaint, CEO de Vips.

2019-08-13T23:53:57+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!