Daniel Aguilar está a la cabeza de la empresa boliviana Pil Andina, líder en la industria de lácteos y alimentos saludables.

Si alguien conoce de cerca el funcionamiento de Pil Andina S.A, empresa líder en productos lácteos y de alimentos, de origen boliviano, es Daniel R. Aguilar Cabrera, su actual Gerente General, quien lleva 17 años en la organización acumulando experiencia en una serie de posiciones en áreas como Planeamiento, Costos, Logística, Operaciones, y Finanzas, entre otras.

Daniel recuerda que, una vez que asumió su actual posición, (gracias al respaldo y a la confianza del Grupo Gloria) se enfocó en asumir el reto con la estrategia de encarar el destino de la compañía a través de una línea de alimentación saludable, el impacto de la empresa en las regiones, y un trato adecuado con su red de proveedores para optimizar la sostenibilidad de su relación y garantizar la solidez de su compleja cadena de suministro.

“Esa fue una de las grandes oportunidades que vimos. A nivel nacional Pil Andina es un actor muy importante, no sólo por estar en un rubro estratégico sino por el impacto que tenemos en la economía boliviana”, explica.

Detalla que cuentan con una de las cadenas productivas más grandes, que suma varios jugadores participando con la empresa (desde la producción primaria hasta la llegada al consumidor), razón por la que se vislumbró una oportunidad dado que les abría la posibilidad de contribuir favorablemente a la economía del país ofreciendo alimentación saludable y generando valor en cada uno de los eslabones desarrollados al paso del tiempo.

Aguilar comenta que, a nivel organización, ha tenido la oportunidad de conocer colaboradores con más de cuatro décadas de trabajo en la compañía a los cuales, les reconoce su gran trayectoria.

“Es gente que sólo ha vivido una experiencia laboral y que prácticamente le ha dado toda su vida, conocimiento y años a seguir desarrollando esta empresa”, asegura.

Para él es fundamental que estos colaboradores transmitan el ADN de la compañía a la nueva generación de empleados para, de esta manera, crear una poderosa mezcla entre experiencia y energía, un balance que el Grupo Gloria busca consolidar en la estructura de Pil Andina.

Pil Andina ha sido como una madre orientada a cuidar a su familia por más de medio siglo “hoy en día esa madre evoluciona y utiliza tecnología (Facebook, WhatsApp). Puede ser muy sensible respecto a las experiencias que estamos buscando, hoy y mañana, con nuestros consumidores y clientes”.

El directivo detalla que, para ser coherentes con lo arriba señalado, en los últimos años y en estrecha coordinación con el Gerente General de la División de Alimentos del Grupo Gloria, Diego Rosado Gómez De La Torre, se han dado a la tarea de desarrollar una cobertura que les ha permitido llegar directamente a los clientes en más de 85,000 puntos de la geografía boliviana, lo cual es determinante porque, en esta industria, la accesibilidad del producto es clave.

Sumado a esto, han incursionado en un nuevo canal llamado Pil Express, que son puntos de conveniencia (retail) donde el consumidor puede escoger de un portafolio de más de 400 productos, en un ambiente amplio, cómodo y bien organizado. Este canal, además de permitirle a Pil Andina tener un contacto más estrecho con sus consumidores, en términos de negocio ha sido muy exitoso gracias a un positivo retorno de inversión.

CON LA MIRA EN EL FUTURO

Los planes de crecimiento de Pil Andina, alineados siempre con los del Grupo Gloria, están orientados a los mercados interno y externo. En el primer caso, la empresa desarrolla productos alimenticios que llegan a las zonas más apartadas del país.

“No sólo del componente lácteo. Estamos desarrollando otros portafolios con altos contenidos nutricionales, siempre buscando tener accesibilidad”.

La operación está enfocada en masificar productos, pero con un alto contenido nutricional en beneficio de la población de Bolivia, un mercado en crecimiento y con alto potencial en consumo de lácteos. A esto se suman una serie de programas sociales.

“Presentamos proyectos novedosos a los municipios donde damos una solución respecto a la alimentación saludable, más educación”.

Aguilar destaca que, dado que casi 50% de la población boliviana tiene en promedio 35 años o menos, existe una fuerte tendencia por consumir alimentos saludables lo cual les ha permitido desarrollar favorablemente líneas como bebidas con aguas y néctares.

En torno al mercado externo, comenta que Bolivia cuenta con excedentes en la producción lechera que les permite aprovechar el mercado de exportación.

“Con las capacidades instaladas que tenemos y la ubicación geográfica, al ser el corazón de Sudamérica y tener plantas en el eje troncal de Bolivia, podemos salvar la logística y llegar a mercados que nos permiten grandes oportunidades de desarrollo”, advierte el industrial.

Pil Andina, añade Daniel, espera un crecimiento en el rubro de exportación porque la empresa confía en que, desde Bolivia, se pueden procesar alimentos de la más alta calidad para llegar a mercados de Norte y Sudamérica.

“Hemos logrado la renovación de la certificación ISO 22000 (Sistema de Gestión de Inocuidad de los Alimentos) para la línea de productos lácteos en polvo de nuestra Planta Industrial en Santa Cruz y, además, certificamos con la ISO 22000 en nuestra Planta Industrial en Cochabamba. Esto permitirá a la empresa seguir creciendo y desarrollar nuevos mercados para la exportación”.

Colombia y Perú, por ahora son sus principales mercados de exportación, sin embargo, existe la posibilidad de incursionar en otros, dependiendo de las condiciones comerciales, logísticas y legales de los mismos.

En esta línea, los objetivos son claros. Como parte del Grupo Gloria, PIL busca ser el referente de una industria de alimentos en Bolivia y así proyectarse al mundo.

“Estamos seguros que podemos proyectarnos como una industria de clase internacional. Nos vamos a mostrar al mundo y desarrollaremos nuevos mercados en el exterior, apuntamos entonces a fortalecer nuestro propósito: Seguir creciendo juntos, innovando en alimentación saludable y confiable”, señala el gerente general de esta compañía.

OPERACIONES DE CLASE MUNDIAL

La excelencia operativa es un tema ineludible para cualquier empresa que pretenda ser exitosa en el mercado y en un negocio donde se manejan productos de manera masiva, en los que se busca siempre hacer escala, resulta un elemento determinante, tema que no es ajeno al Grupo Gloria.

“Los conceptos básicos y simples con el equipo son que tenemos que lograr productos salvando la barrera del costo para poder tener una escala tan importante que nos permita obtener costos bajos que, a la vez, nos permitan llegar con un precio competitivo a las regiones”, asegura.

Bolivia, explica Daniel, es un país con una geografía tan particular, con valles, montañas y llanos, que obligan a Pil Andina a superar una serie de obstáculos logísticos; situación que les exige ser creativos para cumplir eficientemente con su plan de cobertura nacional.

“A lo largo de este tiempo, como equipo, hemos hecho un montaje, una suerte de fibra óptica a nivel nacional y con las redes de distribución. Hoy en día estamos aprovechándola para llegar no sólo con nuestros productos, elaborados y fabricados en planta, sino con maquilas y/o la distribución de otros productos que son básicos para la canasta del hogar”, sostiene.

Para Pil Andina la innovación es un elemento clave para su diferenciación en el mercado; no sólo orientada en productos sino también en procesos. Se han abocado, por ejemplo, a simplificar la vida de sus colaboradores a través de la implementación de mayores eficiencias en los servicios entre áreas y, del lado de sus clientes y consumidores, con el desarrollo de etiquetados debidamente descriptivos acerca de los componentes nutricionales de sus productos.

“Este es un importante diferenciador porque estamos siendo muy sensibles a las necesidades de lo que está pidiendo el cliente final respecto de una marca.

“No sólo del atributo de un producto, sino de una compañía que tiene que comunicar de una manera transparente y clara respecto a los beneficios de una vida saludable. Pil Pasión por lo Saludable es una de las líneas que manejamos con mucha fuerza”, apunta.

TRANSPARENCIA EN EL SUMINISTRO

Las adquisiciones de Pil Andina, tanto locales como del exterior, son regidas por el corporativo (Grupo Gloria) a través de un protocolo.

De acuerdo con los montos que se manejan, ya sean subastas electrónicas, y/u ofertas públicas. Se trata de un proceso transparente, que integra estrategias de liberación entre diferentes países, que garantiza las escalas y economías.

Si bien el repertorio de insumos que reciben es muy variado porque cuentan con una serie de negocios distintos que incluyen bebidas, jugos, derivados, soya, y helados, uno de los más estratégicos es la leche cruda y, para su acopio, cuentan con una Gerencia Agropecuaria que se encarga no sólo de la compra en volumen y el precio justo a pagar por litro sino también de la calidad de la materia prima, cien por ciento local.

Aguilar enfatiza que, junto con los ganaderos, son conscientes de que esa leche cruda va a ser finalmente parte de la alimentación de un niño y de una madre, por lo que deben ser altamente responsables desde el primer eslabón. Esto es manejo del ganado, alimentación, ordeña, y limpieza de la ubre y el establo, entre otros. Todo este proceso cuidando que la relación calidad-precio de la leche sea la misma.

“Cuando se establece una alianza estratégica, con reglas de juego claras, te permite tener una relación sostenible en el tiempo y poder tener un crecimiento proyectado para dinamizar una economía e involucrar a nuevos actores. Esto permite a la empresa tener mucha credibilidad con sus proveedores, colaboradores, gobiernos, autoridades, y stakeholders, con los que se viene trabajando”, afirma.

Desde hace un año, Pil Andina ha integrado a su operación una Gerencia de Cadena enfocada a la eficiencia en el suministro, área que trabaja de la mano con la Gerencia Agropecuaria que tiene una base técnica orientada a la mejora en la calidad de la leche.

“Hemos separado porque la compra de leche cruda es uno de los componentes más importantes en nuestro rubro, sumada a la compra de fruta porque, en Bolivia, también empezamos a desarrollar esa cadena con productores de fruta, principal insumo para nuestros jugos y néctares. Estamos yendo hasta el productor, y eso es muy importante”, puntualiza.

Siempre en línea con los principios del Grupo Gloria, Daniel Aguilar está convencido que para este negocio es vital cumplir y tener convenios y contratos claros. Estos elementos, señala, son los que permiten a la empresa contar con credibilidad y crecer de manera armoniosa en sus distintos rubros de negocio.

“Esto, en los últimos cuatro años ha permitido sobrellevar crisis complejas, que gracias a un trabajo coordinado y de equipo, en el que participan no solo colaboradores sino también nuestros proveedores y consumidores se vienen superando turbulencias que se presentan en el camino”.

Hoy, Pil Andina S.A. orienta sus objetivos en el cumplimiento de un exigente Plan Estratégico 2019-2023 enfocado a consolidar su compromiso en de poner, en la mesa de las familias bolivianas, productos alimenticios del más alto valor nutricional a precios accesibles y de clase mundial. Sin duda un compromiso de una empresa que sabe volar alto en la retadora geografía latinoamericana.