A través de un estudio, Aon detectó las vulnerabilidades más importantes para la continuidad de los negocios en el corto plazo.

 

Para la comunidad empresarial de América Latina, la desaceleración económica representa el mayor riesgo en el corto plazo para la operación de su negocios.

De acuerdo con un estudio sobre Gestión de Riesgos, elaborado por Aon entre más de 290 empresas de la región, para el 23% de ellos (es decir, 67 compañías) el freno a la economía derivado de la pandemia del Covid-19 es sin duda la mayor amenaza a la que actualmente se enfrentan.

De acuerdo con las compañías encuestadas, entre las que participaron firmas de México, la economía de  Latinoamérica se ha debilitado debido a la recesión en el comercio mundial, elecciones en muchos países y un cambio en el sentimiento de los inversionistas por los activos de los mercados emergentes.

Para el 17% de los empresarios encuestados, la segunda mayor amenaza en el corto plazo es el riesgo de liquidez, seguido de la interrupción de los negocios (12%), fallas en la cadena de suministro (9.4%) y cambios normativos (9.1%).

El análisis de las amenazas externas que enfrenta la comunidad empresarial es clave para conocerlas a profundidad y anticipar necesidades actuales y futuras. Esto permite estar mejor preparados y desarrollar soluciones innovadoras que ayuden a administrar volatilidad, reducir el riesgo y aprovechar la oportunidad, de manera que se pueda salir fortalecidos de periodos desafiantes.

Casi en la misma medida, las empresas perciben también riesgos por accidentes o enfermedades profesionales (7.8%) y riesgo de crédito (7.1%), mientras que las amenazas cibernéticas aun mantienen intranquilos a 6.6% de los líderes empresariales en medio del panorama económico regional actual.

En menor medida, la preocupación de la comunidad empresarial latinoamericana se centra en fallas en los proyectos (4.5%) y subcontratación (1.7%).