Esta segunda crisis que sortean los millennials podría aniquilar sus oportunidades de que acumulen patrimonio como las generaciones con más edad.

 

Para la generación millennial, nacida entre 1981 y 1996, el golpe económico de la pandemia de Covid-19 ha resultado particularmente difícil pues como grupo aún no se habían recuperado de la experiencia de ingresar a la fuerza laboral durante la anterior crisis financiera.

Para este grupo, que está endeudado y un escalón más abajo en el escalafón profesional, este segundo golpe podría impedir que acumulen un patrimonio similar a generaciones con más edad.

Como muestra un botón. En Estados Unidos, la tasa de desempleo del 12.5% entre millennials es más alta que la de la Generación X (nacidos entre 1965 y 1980) y la de los baby boomers (nacidos entre 1946 y 1964), de acuerdo con cifras del Centro de Investigación Pew en mayo.

Entre las razones se encuentra que algunas de las industrias más duramente afectadas, que incluyen de la ocio y hotelería, cuentan con una fuerza laboral más joven.

Por lo tanto, a los millennials les ha resultado más difícil emprender una trayectoria y alcanzar la independencia financiera que generaciones anteriores para poder casarse, comprar casa y tener hijos.

Múltiples investigaciones muestran que incluso los millennials con mayor nivel educativo están empleados a menores índices que los egresados universitarios de más edad, por lo que su tendencia a trabajar en empresas que pagan menos ha provocado que se rezaguen en ingresos.

Como consecuencia la generación millennial tiene menos riqueza de la que tenían sus predecesores a la misma edad y alrededor de una cuarta parte de los hogares millennial en EU tienen más deudas que activos.

Un dato escalofriante es que uno de cada seis millennials no podía cubrir en gasto de emergencia de $400 dólares antes de que iniciara la pandemia, por lo que dicha proporción es de aproximadamente uno de cada ocho entre los estadounidenses.

Debido a que iniciaron la pandemia en una posición más débil que los estadounidenses de más edad, los millennials ahoran corren el riesgo de rezagarse aún más.

A los economistas lo que les preocupa es que las cicatrices de los millennials por iniciar sus trayectorias profesionales en medio de la recesión más reciente nunca desaparecieron.

En promedio, la generación se perdió de más de $25 mil dólares en sueldos o 13% de sus ingresos totales, durante la década que acabó en 2017 como resultado de la creciente tasa de desempleo que inició en 2007, según un análisis publicado por Kevin Rinz, economista de la Oficina del Censo de EU.

Pese a que las tasas de desempleo de los empleados más jóvenes se recuperaron con más rapidez que las de los trabajadores de más edad, los ingresos de los millennials no se recuperaron.

La inestabilidad financiera de los millennials, según demógrafos, motiva a miles de ellos, que tienen entre los 24 y 39 años de edad actualmente, a compartir casa y a postergar o a abstenerse de tener hijos.

Los millennials ayudaron a reducir la tasa de matrimonios al nivel más bajo que se ha registrado en el 2018 y a la tasa de fertilidad general a su nivel más bajo en la historia.

Por lo tanto, los millennials cuentan con algunas ventajas mientras que enfrentan una segunda recesión severa.

Con información de The Wall Street Journal