Mantener la sana distancia en los elevadores es algo complicado, así que evita hablar en ellos y que se suban más de 4 personas.

 

El viaje en un ascensor es todo un enigma, pues se debe de descifrar cómo hacerle para que la gente vuelva al lugar del trabajo sin ponerla en riesgo por la pandemia del Covid-19.

Los encargados de edificios están redactando reglas para el uso de los mismos: limitan el número de pasajeros, señalan puntos designados para maximizar la sana distancia, exigen el uso de cubrebocas, que los usuarios vean hacia adelante y que eviten hablar entre ellos.

Algunas empresas están contratando consultores para determinar la forma más segura de llevar a miles de personas a sus oficinas.

El coronavirus es más transmisible cuando las personas están en lugares estrechos, donde gotículas invisibles pueden viajar de una persona a otra.

La excreción de una persona infectada con Covid-19 que no lleve protección facial hará que un elevador sea mucho más riesgoso que, por ejemplo, estar de pie en un espacio mucho menos confinado, incluso en interiores.

Entonces, ¿qué es lo que debes de hacer? Pararte lo más lejos que puedas diagonalmente en el elevador y no hablar.

Cuatro personas es el límite confiable a la capacidad de un elevador, así que ya sabes qué hacer en caso de que tengas que tomar uno para llegar a tu lugar de trabajo.