Te damos 10 puntos para que organices tu tiempo en casa, lo que te permitirá realizar tu trabajo y proyectos personales sin problemas.

 

¿Los días te rinden poco para cumplir con todas tus obligaciones? Bueno, lo ideal es que elabores un cronograma en el que establezcas cuándo y a qué hora realizar cada actividad para mejorar tu desempeño y que el home office no se vuelva una trampa.

 

PROGRAMA TU TIEMPO

El trabajo efectivo y de calidad que se realiza en un tiempo programado para cumplir metas laborales y personales se define como productividad.

 

ADQUIERE HÁBITOS

Al programar tu tiempo adquieres hábitos útiles para el mercado profesional, como puntualidad, además de que cuidas de tu salud mental, pues percibes que tienes el control de la situación.

 

RESPETA TUS HORARIOS

Al respetar los horarios que has definido para avanzar en tus pendientes, aprendes a organizarte mejor y a manejar fechas límites. También reduces la posibilidad de experimentar ansiedad.

 

ARRÉGLATE

Cuando te sientes a trabajar, mentalízate que estás por cumplir dichas asignaciones y alístate como si fueras a salir de casa: deja la pijama solo para dormir.

 

ESTABLECE UNA RUTINA

Entre semana, levántate a la misma hora que acostumbrabas cuando ibas a la  oficina y prepara tu jornada. Lleva una agenda con los objetivos a cumplir y tacha tus avances para mantenerte motivado.

 

EXPLOTA LAS HERRAMIENTAS TECNOLÓGICAS

Haz que la tecnología juegue a tu favor: aplicaciones como Asana (asana.com),  Monday (monday.com) y Trello (trello.com) facilitan el trabajo remoto en equipo y la gestión de proyectos.

 

CONTEMPLA BREAKS

A diario, destina al menos dos descansos de 15 minutos para relajarte, comer un snack o hacer estiramientos. No olvides respetar tu horario de comida, entrada y salida.

 

DESCONÉCTATE DE LOS DISTRACTORES

Evita distractores como la televisión y las redes sociales para que te concentres en tus deberes y los acabes pronto. En la medida de lo posible, realízalos en un lugar en el que estés por tu cuenta.

 

HABILITA UN ÁREA DE TRABAJO

Para aumentar tu rendimiento, aléjate de la cama y del sofá ya que pueden generarte somnolencia. Lo ideal es que tengas un asiento cómodo y firme con el que logres una buena postura.

 

TÓMATE UN RATO PARA TI

Desarrolla itinerarios que incluyan las actividades que más disfrutas, para que no olvides realizarlas en tus tiempos libres; quizás agendar una videollamada, hacer ejercicio o tomar alguna clase.