Las utilidades de PayPal, líder global en pagos electrónicos, crecieron 13% en el primer trimestre de este 2020 respecto al mismo periodo del año pasado.

 

Muy pocas compañías han salido indemnes de los efectos del COVID-19, y menos aún las que han registrado crecimientos tangibles. PayPal es uno de los contados ejemplos que lo han logrado y es que, en el mundo, ha alcanzado números al alza sin precedentes.

Tan solo en el primer trimestre de este año sus utilidades se incrementaron 13%, contra el mismo periodo de 2019, situándose en 4.6 billones de dólares. Además, sus cuentas activas (ya sea consumidores o comercios), alcanzaron los 325 millones de usuarios globales.

“Haciendo a un lado la parte difícil de esta situación, y el impacto tan fuerte en las personas, empresas o países y viéndolo exclusivamente del lado del negocio de pagos y comercio electrónicos, ha sido un momento bastante extraordinario en el rango de crecimiento”, señala Federico Gómez Shumacher, Director de PayPal para México y Brasil.

Subraya que, específicamente en el caso del mercado mexicano, en el que la presencia de PayPal se remonta a una década, la coyuntura actual ha servido de catalizador para un incremento exponencial del negocio digital.

“El crecimiento de pagos electrónicos ha sido sostenido en el tiempo, y en los últimos años ha crecido más, pero claramente se siente que estamos en un punto de inflexión (tipping point) por la aceleración.

“Si bien es cierto que estamos viendo un pico en el que no vamos a estar siempre, porque la pandemia debe pasar, vamos a llegar a un nivel mayor del que estábamos y a una tendencia mayor a la que teníamos antes”, prevé.

En tanto, Juan Luis Bordes, Director General de PayPal México, señala que el COVID-19 fue un factor que precipitó el impulso que ya venía teniendo la industria.

“PayPal es una empresa de casi 20 años, y 10 años en México. Hemos venido construyendo una relación muy importante con usuarios finales y comercios, especialmente para que la gente pueda utilizar PayPal en la mayoría de los comercios”.

 

Seguridad, la clave del éxito

Gómez Shumacher detalla que las condiciones ya estaban dadas, sobre todo del lado tecnológico, “porque ya teníamos una penetración muy alta en smartphones que, al día de hoy, se han convertido en los dispositivos número uno con los cuales la gente accede a internet para realizar pagos electrónicos. Ya no se depende de una computadora sino del móvil”, comenta.

Por su lado, Juan Luis Bordes dice que su estrategia ha sido asegurarse que todos los comercios en México cuenten con PayPal dado que ha demostrado ser una plataforma segura con la que el usuario se siente tranquilo.

“Lo habíamos venido construyendo cuando empieza la pandemia y toda la gente tiene que estar en casa, entonces PayPal se volvió en una de las mejores, si no en la mejor, opción para comprar en línea”, subraya.

Una de las grandes ventajas de PayPal, destaca, es que, además de tratarse de una opción fácil y rápida de usar, ofrece una enorme seguridad de los datos financieros dado que no se comparten con nadie, ni siquiera con los comercios.

Asimismo, apunta, PayPal muchas veces se convierte también en una empresa de riesgo antifraude dadas las robustas herramientas tecnológicas que implementan a nivel global.

“Tenemos data centers, en muchas partes estratégicas del mundo, que dan apoyo a todo esto, y la información siempre va a estar guardada en bóvedas. La protección al comprador siempre ha sido una de nuestras ventajas, y una de las cosas que ofrecemos a los clientes para que se sientan más seguros”, afirma.

Para Federico Gómez Shumacher el tema de la seguridad es el core de sus actividades como empresa.

“La confianza es lo que nos permite existir como compañía, lo tenemos muy claro. Es una de las inversiones más fuertes que hacemos y está medida en todos los productos que creamos”.

El ejecutivo añade que cuentan con complejos modelos de prevención de fraude gracias a que echan mano de un caudal de información alimentado por millones de transacciones que diariamente transitan por sus sistemas, lo que les da la posibilidad de entender los patrones globales y crear modelos.

“Desde hace muchos años lo hemos hecho en la nube. Lo hacíamos antes de que existiese el término cloud computing. También hemos hecho mucha inversión en inteligencia artificial porque nos ayuda a poder detectar; todas estas son cosas que los clientes no ven, pero que están protegiendo”, aclara.

Asimismo, comenta que su programa más importante es “Protección al Comprador”, que es una especie de seguro en el que si el cliente no recibe la mercancía deseada o es distinta a la que pidió, cuenta con la garantía de reembolso por parte de PayPal.

Por otro lado, Juan Luis Bordes subraya que, en este momento de contingencia por COVID-19, PayPal ha hecho esfuerzos adicionales para intensificar la garantía al comprador a la hora de realizar compras por la vía digital.

“Nuestra protección normalmente es para bienes tangibles y ahorita la estamos expandiendo a no tangibles (libros digitales o videojuegos, por ejemplo). También está la protección al vendedor, desde una sola persona hasta uno gigante como Walmart, Costco, o cualquier aerolínea”.

 

Bancarización en la región: una asignatura

Si bien PayPal ha reportado un notable crecimiento durante la pandemia, uno de los retos que enfrenta es la baja bancarización de la población latinoamericana.

“Tal vez en el sistema financiero no estemos en donde deberíamos estar. El efectivo tiene que convertirse, de alguna manera, en electrónico. Una tarjeta de débito o crédito es una forma de dinero electrónico y tiene que generalizarse más.

“Nuestra posición es que eso va a suceder, independientemente de las condiciones de mercado porque la gente requiere este tipo de acceso al dinero electrónico”, destaca Gómez Shumacher.

Juan Luis Bordes abunda que la bancarización es una tendencia en crecimiento porque se ha convertido en una importante necesidad para los consumidores.

“Ofrecer modelos diferentes a los tradicionales se vuelve muy importante en el crecimiento del acceso a servicios financieros para todos los grupos en un país. No hay forma de que una sociedad se desarrolle plenamente sin que esto suceda”, puntualiza.

Del lado de los comercios, ambos directivos coinciden en que los pagos electrónicos han resultado una exitosa estrategia, no solo para los establecimientos que envían productos a sus clientes, sino también para otros como restaurantes, por ejemplo, que han incrementado el uso de pagos móviles con el fin de evitar el uso de efectivo.

Otra tendencia es el omnicanal, en la que el comprador cuenta con varias opciones para interactuar con el comercio: tienda física, digital, teléfono inteligente, etcétera.

Bordes hace hincapié en que, si bien tradicionalmente las industrias con mayor penetración de pagos electrónicos han sido turismo y viajes (hoy de las más golpeadas por el COVID-19), además del retail en sus distintas verticales: departamentales, electrónicos, moda, entre otras, existe un creciente número de negocios que comienzan a subirse al carro del comercio digital.

“Estamos viendo una transformación en otras industrias en donde originalmente no se utilizaban pagos electrónicos de esa manera, en educación, por ejemplo.

“Las universidades ofrecen educación online, entonces los pagos deben ser también online porque la caja está cerrada. Estamos viendo esta transformación en las industrias que, a lo mejor, antes no veían: la idea de pagos electrónicos como una prioridad”, argumenta.

 

Compromiso con la inclusión

A la tendencia alcista del nicho de los pagos electrónicos se suma el alto grado de identificación de PayPal con una pujante generación que, si bien es más afín al uso de las nuevas tecnologías, también reconoce su preocupación en términos por la preservación del medioambiente, inclusión, y apoyo a minorías.

“Nos hemos dado cuenta de que el tema de diversidad no solo es algo que suena bien en el papel, sino que hace una diferencia en el negocio. Tener diversidad de personas crea diversidad de ideas y eso genera un mejor performance en el negocio”, comenta.

En México, añade Bordes, la equidad de género es muy importante, por ello hace más de un año que la empresa mantiene la paridad de remuneraciones entre sus colaboradores.

Destaca que en otras naciones donde operan, la diversidad alude a otras razones.

“Somos una empresa basada en Estados Unidos donde el tema racial es muy importante y tenemos una posición muy clara. También con la comunidad gay del mundo; la inclusión es en todos los niveles, tiene ciertos matices dependiendo de la región, pero es increíblemente importante”, puntualiza Gómez Shumacher.

Estas iniciativas, ya consolidadas antes del arribo de la pandemia de COVID-19, le han permitido a PayPal marcar más sólidamente su huella en el mundo, particularmente en una geografía como la latinoamericana.

“En el mercado de pagos electrónicos vemos, dada todavía la baja penetración, una oportunidad. Va a haber un crecimiento sostenido. El nivel, en cierto momento, va a depender del tema macroeconómico. Esa es una preocupación global, no solo de México y Brasil porque, por supuesto, ha habido y seguirá habiendo un impacto negativo en las economías”, concluye el estratega.

 

Si te gustó la nota te recomendamos leer “Líder de la revolución digital”, entrevista en la que Federico Gómez Shumacher habla del cómo ha consolidado a la empresa en América Latina.