En este confinamiento por el Covid-19, cualquier persona puede practicar yoga para contrarrestar momentos de angustia.

 

¿Te urge fortalecer, flexibilizar y relajar tu cuerpo mientras tu mente se calma? Entonces practica yoga, pues justo esta es su esencia, además de que percibirás en estado de paz interior.

Metafóricamente el cuerpo humano puede ser comparado con un coche. En esta analogía hay cinco requerimientos específicos que un auto necesita para funcionar correctamente.

 

1. Sistema de lubricación. Es el ejercicio adecuado, las posturas físicas (asanas).

2. Batería. Es la respiración correcta (pranayama).

3. Sistema de enfriamiento. Es la relajación profunda (savasana) para calmar todo el sistema nervioso.

4. Gasolina. Es la alimentación adecuada.

5. Conductor responsable delante del volante. Es el pensamiento positivo y la meditación.

 

El ejercicio adecuado mantiene los músculos y articulaciones funcionando con fluidez, lo que libera cualquier tensión muscular, tonifica los órganos internos, aumenta la flexibilidad de la columna vertebral y mejora la circulación de la sangre sin generar fatiga de ningún tipo.

La respiración correcta es la batería. Esto quiere decir respirar completa y rítmicamente, haciendo uso de todas las partes de los pulmones para incrementar la ingesta de oxígeno.

La respiración correcta tiene que ser profunda, lenta y rítmica. Para lograr esto uno debe regular la duración de la inhalación, de la exhalación y de la retención de aire en los pulmones, es decir, las pausas entre las respiraciones.

El sistema de enfriamiento es la relajación profunda (savasana) para calmar todo el sistema nervioso del cuerpo y armonizarlo.

Al liberar la tensión de los músculos y poner el cuerpo en estado de reposo, descansamos el sistema nervioso y obtenemos paz interior, lo que nos hace sentir relajados y frescos. Y este estado de relajación lo podemos llevar a todas las actividades del día.

La gasolina (alimentación adecuada) proviene de la comida que ingerimos, el agua que bebemos y el aire que respiramos. Lo que comemos afecta a la mente de forma directa. Una alimentación adecuada debe basarse en comida natural y balanceada.

El conductor responsable delante del volante es el pensamiento positivo y la meditación.

La meditación también crea nuevas conexiones neuronales en las personas, aprenden a ver el cuerpo como un todo, de forma holística, es decir, que el cuerpo y la mente están conectados, en sintonía.