PwC consolida una fuerte presencia en México de la mano de Mauricio Hurtado, en su papel de Socio Director.

 

Con un abolengo que data del siglo 19, la consultora de origen inglés PwC ha sabido mantener su posición de liderazgo y reconocimiento mundial.

“En aquel entonces iniciaba la versión actual del comercio y se necesitaban contadores para la cuenta de las mercancías que eran preponderantemente agrícolas”, detalla Mauricio Hurtado de Mendoza, socio consultor de PwC México.

La evolución de las actividades económicas de aquella época, abunda, obligó a PwC a establecer una oficina en la ciudad de Nueva York para, finalmente, llegar a México en el año de 1905 y encargarse de la auditoría de los ferrocarriles de la nación.

Además de Auditoría, la compañía se enfocó tradicionalmente a ofrecer servicios orientados a Impuestos y Servicios legales, además de Consultoría, sin embargo, las condiciones del mercado les hizo rápidamente extender su oferta.

“Identificamos el hacer algo muy similar, pero enfocado por industrias para poder escuchar con mayor claridad las necesidades del mercado, y con la evolución que han tenido los negocios, hoy no nada más son las industrias, sino que escuchamos, que el mercado demanda soluciones integrales”, advierte.

Estas soluciones integrales no se enfocan a una sola disciplina, explica, sino que incorporan una serie de talentos que conforman una solución completa, que en PwC llaman plataformas.

Un ejemplo de estas es la Plataforma de Fuerza Laboral del Futuro, que incluye temas referentes a captación, preparación, y proyección del talento para incorporarlo a una oferta de servicio que incorpora tecnología.

Otra de estas plataformas se orienta a la ciberseguridad, considerado tema clave de las compañías y directores generales.

“Hay un grupo de trabajo que incorpora las tres líneas de servicio: Auditoría, Impuestos y Servicios legales, y Consultoría, que colabora para atender soluciones específicas y generar alto valor a los clientes”, asegura el estratega.

Otra importante plataforma que se suma a las anteriores es la enfocada a Fusiones y Adquisiciones (deals) que tienen que ver con la reconformación de los modelos de negocio y las estructuras correspondientes para poder optimizar los recursos de las empresas y generar valor.

Por otro lado, Mauricio Hurtado de Mendoza señala que, en el actual entorno del mercado global, el cumplimiento y desempeño ético de los negocios es factor fundamental, por ello la gama de servicios de PwC garantiza la más alta calidad y ética. Para ello es clave el equipo de profesionales que, día a día, labora en la compañía.

“La capacitación y principios que tiene la gente da la garantía de que los servicios van a estar prestados de una manera verdaderamente ética, buscando siempre hacer lo correcto; con un alto compromiso hacia la sociedad. Y, obviamente, con un compromiso de calidad, preparación, innovación, incorporación de tecnologías que permitan esa eficiencia y que generen valores a los clientes”, asegura.

De acuerdo con Mauricio Hurtado de Mendoza, un intangible de muy alto valor con el que cuenta PwC es su red de colaboradores, no solo en México sino con otras oficinas de la firma en el mundo, que les permite tocar base en muchos sitios y enriquecerse de experiencias externas para la conformación de soluciones probadas en otras geografías, lo cual redunda en mayores eficiencias cuando se ejecutan en México.

Por otra parte, señala que su perfil de clientes se centra en empresas exitosas preocupadas por la generación de mayores estándares de innovación y productividad “y en esa trayectoria buscan quién las vaya acompañando para complementar las necesidades que puedan tener en las ejecuciones de sus estrategias”.

El Socio Director de PwC México destaca el notable crecimiento de los negocios de empresas mexicanas fuera del país, así como de compañías latinoamericanas en México.

“Un mercado con un potencial como el nuestro se vuelve atractivo para empresas que producen artículos o servicios que le puedan resultar de interés al mercado mexicano.

“Esa combinación para la región es muy interesante y lo complementa mucho la oferta de servicios que ofrecemos a nuestros clientes”, apunta.

Explica que la presencia de PwC en Latinoamérica se realiza a través de oficinas pertenecientes a la red global del consorcio.

“No son parte de PwC México, pero tenemos una estrecha colaboración con ellos. En el caso en la firma americana, sí somos una sola entidad de negocios que desarrolla el negocio regional hacia Estados Unidos, compartiendo intereses económicos directos”, aclara.

El directivo sostiene que uno de sus grandes diferenciadores frente a la competencia es el enfoque de servicios y de productividad y eficiencia que ofrecen a través de la tecnología, un factor determinante en el ecosistema de negocios contemporáneo.

“Estamos viendo cómo podemos aportarles a nuestros colaboradores los elementos fundamentales para que se desarrollen tecnológicamente y que ellos mismos desarrollen a su vez herramientas para enfrentar sus retos profesionales.

“La tecnología está inmersa en los individuos y no solo en las herramientas que utilizamos para prestar los servicios”, subraya.

Los profesionales al interior de PwC se capacitan, más allá de los aspectos técnicos que les corresponde.

“Desde hace algunos años hemos iniciado el programa Your tomorrow en el que incorporamos a las personas habilidades tecnológicas para que tengan un nivel funcional en el desarrollo de herramientas en el día con día”, explica.

Sumado a ello, comenta, la compañía complementa su esquema de educación continua con programas específicos para el desarrollo de soft skills de las personas para interactuar más eficientemente con los tomadores de decisiones.

Una de las fortalezas que Mauricio Hurtado de Mendoza pondera de PwC México es su capacidad para escuchar y entender las necesidades de sus clientes para proponerles soluciones. Hace hincapié en que realizan una encuesta anual a directores generales enfocada a conocer su punto de vista acerca del futuro, lo cual le permite a PwC anticiparse a sus necesidades.

“A partir de eso nosotros ya coordinamos un equipo de trabajo que está empezando a analizar esas necesidades de sostenibilidad que los directores generales están previendo que va a ocurrir y que está teniendo efectos económicos y de negocios visible”, apunta.

La labor de PwC es “traer a sus clientes soluciones integrales que les permitan cumplir con sus propósitos como empresas y generar mayor valor agregado para sus accionistas”, concluye. Con la experta guía de Mauricio Hurtado de Mendoza, PwC pisa cada vez más fuerte y se consolida como puntal en el desarrollo de los negocios.