Infraestructura digital, políticas de trabajo flexible y un espacio con diseño innovador y amigable son musts para los profesionistas.

 

En un estudio realizado por Robert Walters, empresa de reclutamiento especializado, recopiló información con más de 1,650 profesionales para conocer qué esperan de los espacios de trabajo y el smart working.

En dicho estudio, los encuestados atribuyen a un lugar de trabajo tres factores que crean un lugar de trabajo inteligente. 

Infraestructura digital, políticas de trabajo flexible y el diseño de los espacios de trabajo, que en general cuenten con las siguientes cualidades: un diseño innovador y amigable; que facilite la colaboración con los compañeros de trabajo; un entorno que inspire a trabajar, relacionarse y generar nuevas ideas; con suficientes asientos y zonas para reunirse; con salas para tomar descansos y áreas que permitan la concentración; un lugar donde los empleados tengan disponibles las últimas tecnologías y lo más importante, espacios donde los empleados se sientan seguros.

“El trabajar de manera remota durante la cuarentena ayudó a que fuera más fácil para las organizaciones desapegarse de los espacios de trabajo tradicionales, ahora se espera mayor flexibilidad en espacios de oficina y trabajo desde casa. Los empleados también esperan que las organizaciones puedan invertir más en tecnología que les ayude a facilitar sus actividades diarias”, explica Kevin Gibson, CEO de Robert Walters en Latinoamérica.

 

¿Qué significa para los empleados un espacio de trabajo inteligente?

Existen diferentes factores que motivan a los empleados: el salario, la oportunidad de crecimiento en su carrera profesional y los beneficios que ofrecen las empresas.

Algunas compañías buscan posicionarse como un empleador deseable y consideran la importancia que tiene el lugar del trabajo en la experiencia del empleado.

De acuerdo con el estudio, los empleados consideran que el lugar de trabajo inteligente debe considerar las siguientes cualidades:

  1. El diseño hace que la colaboración con mis compañeros sea más fácil: 80%
  2. Es inspiracional para trabajar y comunicarme con otros: 71%
  3. Hay suficientes asientos o espacio para trabajar: 66%
  4. Tiene espacio para descansar y tomar un respiro: 63%
  5. Las áreas de la oficina me permiten concentrarme en mi trabajo: 61%
  6. El diseño es innovador y amigable: 51%

Las empresas, agrega Gibson, están planeando el regreso a la oficina y requerirán implementar medidas sanitarias para cuidar la salud de los empleados, además de adaptar los espacios para ofrecer mayor flexibilidad y que los empleados se sientan inspirados para trabajar.

 

¿Qué tipo de diseño prefieren los empleadores?

Algunas empresas están introduciendo “hot desks” y oficinas abiertas para crear una atmósfera que permita la colaboración entre los empleados de cualquier nivel. Entre las principales ventajas resalta el que no hay oficinas privadas, lo cual ayuda a romper las barreras de colaboración.

La contraparte es que los niveles de ruido pueden ser molestos para aquellos que tratan de concentrarse en alguna actividad en específico.

Un plan semi-abierto cuenta con áreas comunes donde los empleados pueden trabajar juntos de manera más fácil y también tienen áreas privadas, como cabinas telefónicas o salas, donde los empleados pueden ir cuando lo requieran para enfocarse en alguna tarea o para tener conversaciones confidenciales.

“La mayoría de las empresas están considerando reducir los costos de renta fija y están volteando a ver nuevas opciones donde no tengan plazos forzosos, si no esquemas de espacios físicos que se adapten a la nueva realidad”, subraya el CEO de Robert Walters en Latinoamérica.

Lo principal es cuidar la seguridad y la salud de los empleados, dependiendo de la naturaleza de tu empresa y de los equipos de trabajo que la conforman y algunos ajustes pueden adaptarse mejor que otros. El estudio muestra que los profesionales de las áreas de tecnología, innovación y banca prefieren un lugar de trabajo abierto, mientras que los de áreas legales y recursos humanos optan por espacios cerrados.