Para sobrevivir a la epidemia del Covid-19, millones de desempleados de América Latina han retirado fondos de sus pensiones.

 

Al menos 41 millones de personas se han quedado sin trabajo por la crisis sanitaria del coronavirus en el mundo, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Debido a lo anterior, varios países de Latinoamérica han aprobado órdenes para que sus ciudadanos saquen una parte de sus pensiones.

Dicha medida ha generado polémica entre especialistas, pues aseguran que podría ampliar la desigualdad en una región que concentra a más de 186 millones de pobres.

Para muestra un botón. El primer día en el que se avaló obtener parte de los fondos de ahorro por la pandemia en Chile, que fue el 30 de julio, más de 3 millones de personas pidieron el 10% de lo que tenían en su cuenta.

Por lo tanto, se estima que los chilenos usarán alrededor de $20 mil millones de los $200 mil millones de dólares acumulados en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Además de Chile, Perú también permite sacar hasta un 25% de los fondos por parte de quienes cotizan en el sistema de pensiones por la pandemia.

Otros países de América Latina como Colombia, Bolivia, El Salvador y Costa Rica también están analizando medidas para el retiro de pensiones.

En México también se puede sacar una parte de los fondos de ahorro y en medio de la pandemia, los retiros alcanzaron su pico más alto desde que se tiene registro, al llegar a $10mil 563 millones de pesos hasta julio, según la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).