La inteligencia artificial es fuente de gran entusiasmo y aprehensión. Checa cuáles son las oportunidades y amenazas reales para tu negocio.

Por Sergio Alexandre*

 

Los líderes empresariales se preguntan: ¿Qué impacto tendrá la inteligencia artificial (IA) en la organización?, ¿nuestro modelo de negocios está amenazado por la irrupción de la IA?

A medida que estos líderes buscan capitalizar las oportunidades de esta tecnología, indagan sobre hacia dónde deben dirigir la inversión y qué tipo de capacidades les permitirían tener un mejor rendimiento.

Resolver todas estas consideraciones ayuda a construir una IA de manera responsable y transparente y mantener así la confianza de los clientes y las partes interesadas.

El análisis realizado para este informe mide el potencial económico de la IA entre ahora y 2030, incluso para las economías regionales y ocho sectores comerciales en todo el mundo.

A través del Índice de Impacto IA, que elabora PwC, también observamos cómo las mejoras en la personalización/adaptación, la calidad y la funcionalidad podrían aumentar el valor, la elección y la demanda en casi 300 casos de uso de IA, junto con la rapidez con la que probablemente se producirán la transformación y la interrupción.

Lo que se desprende de todos los análisis que hemos realizado para este informe es cuán grande es probable que sea la IA que cambiará el juego y cuánto potencial de valor involucra.

La IA podría contribuir hasta $15,700 millones a la economía global en 2030, más que la producción actual de China e India combinadas. De esto, es probable que $6,600 millones provengan de una mayor productividad y $9,100 millones vengan de los efectos secundarios del consumo.

Si bien algunos mercados, sectores y empresas individuales están más avanzados que otros, la IA todavía se encuentra en una etapa muy temprana de desarrollo en general.

Desde un punto de vista macroeconómico, por lo tanto, existen oportunidades para que los mercados emergentes superen a las contrapartes más desarrolladas. Y dentro de su sector empresarial, una de las nuevas empresas actuales o una compañía que aún no se ha fundado, podría ser la líder del mercado en 10 años.

 

¿POR QUÉ LA IA ES IMPORTANTE?

¿Cuánto está en juego y por qué hay que tomar medidas? Desde los asistentes personales de los teléfonos móviles hasta la creación de perfiles, la personalización y la protección cibernética que se encuentran detrás de, cada vez más, nuestras interacciones comerciales, la IA toca casi todos los aspectos de la vida. Y esto apenas está comenzando.

Según nuestro análisis, el PIB mundial será hasta 14% más alto en 2030 como resultado del desarrollo acelerado y la absorción de la IA, el equivalente a $15,700 millones adicionales. El impacto económico de la IA estará impulsado por:

1. El aumento de la productividad de las empresas que automatizan procesos (incluido el uso de robots y vehículos autónomos).

2. El incremento de la productividad de las empresas que reforzarán a su fuerza laboral existente con tecnologías de inteligencia artificial (inteligencia asistida y aumentada).

3. La mayor demanda de los consumidores, como resultado de la disponibilidad de productos y servicios personalizados y/o de mayor calidad mejorados por IA.

Durante la última década, casi todos los aspectos de cómo trabajamos y cómo vivimos, desde el comercio minorista hasta la fabricación y la atención médica, se han digitalizado cada vez más.

Internet y las tecnologías móviles impulsaron la primera ola de lo digital, conocido como internet de las personas.

Sin embargo, el análisis realizado por los especialistas en IA de PwC anticipa que los datos generados por el Internet de las Cosas (IoT) superarán muchas veces los datos generados por Internet de las personas. Este aumento de datos ya está dando como resultado la estandarización, que naturalmente conduce a la automatización, y a la personalización de productos y servicios, lo que está iniciando la próxima ola de lo digital.

La IA explotará los datos digitales de personas y cosas para automatizar y ayudarnos en lo que hacemos hoy, y también encontrará nuevas formas de hacer cosas que nunca antes habíamos imaginado.

 

GANANCIAS DE PRODUCTIVIDAD

En el corto plazo, es probable que la mayor mejora económica potencial de la IA provenga de la mejora de la productividad.

Esto incluye la automatización de tareas rutinarias, aumentar las capacidades de los empleados y liberarlos para centrarse en un trabajo más estimulante y de mayor valor agregado.

Es probable que los sectores intensivos en capital, como la fabricación y el transporte, vean las mayores ganancias de productividad de la IA, dado que muchos de sus procesos operativos son altamente susceptibles a la automatización.

El impacto en la productividad podría ser competitivamente transformador: las empresas que no se adapten rápidamente podrían verse socavadas en los tiempos de respuesta y en los costos.

Como resultado, pueden perder una cantidad significativa de su cuota de mercado. Sin embargo, el potencial de esta fase inicial de la aplicación de IA se centra principalmente en mejorar lo que ya se hace, más que en crear más cosas nuevas.

 

AUMENTO DE LA DEMANDA DEL CONSUMIDOR

Eventualmente, el aumento del PIB de las mejoras del producto y los cambios posteriores en la demanda del consumidor, el comportamiento y el consumo que emana de la IA superará las ganancias de productividad, lo que potencialmente generará más de $9 billones de PIB adicional en 2030.

Los consumidores se sentirán atraídos principalmente por una mayor calidad y productos y servicios más personalizados, pero también tendrán la oportunidad de hacer un mejor uso de su tiempo; piensa en lo que podrías hacer si ya no tuvieras que conducir hasta el trabajo, por ejemplo.

A su vez, el aumento del consumo crea un ciclo virtuoso de más puntos de contacto de datos y, por lo tanto, más datos, mejores conocimientos, mejores productos y, en consecuencia, más consumo.

La revolución del consumidor, desencadenada por la IA, abre el camino para la disrupción masiva, ya que tanto las empresas establecidas como los nuevos competidores impulsan la innovación y desarrollan nuevos modelos de negocio.

Una parte clave del impacto de la IA vendrá de su capacidad para aprovechar al máximo los desarrollos paralelos, como la conectividad IoT.

La adopción de tecnologías “no humanas en el circuito” significará que algunos puestos inevitablemente se volverán redundantes, pero otros serán creadas por los cambios en la productividad y la demanda del consumidor que emanan de la IA, y a través de la cadena de valor de la IA en sí.

Además de los nuevos tipos de trabajadores que se centrarán en pensar creativamente sobre cómo se puede desarrollar y aplicar la IA, se requerirá un nuevo conjunto de personal para construir, mantener, operar y regular estas tecnologías emergentes.

Por ejemplo, se requerirán el equivalente de los controladores de tránsito aéreo para fiscalizar los vehículos autónomos en la carretera. La entrega el mismo día, y el embalaje y almacenamiento robótico también da como resultado más trabajos para robots y humanos. Todo esto facilitará la creación de nuevos empleos que no habrían existido en un mundo sin IA.

 

IMPACTO EN DIFERENTES REGIONES

Como se destaca en la siguiente gráfica, algunas economías tienen el potencial de ganar más que otras en términos absolutos y relativos. Es probable que China y América del Norte vean el mayor impacto, aunque todas las economías deberían beneficiarse.

*El autor es socio en PwC Brasil. Para leer el reporte completo da click aquí.