La ciudad que, como el Ave Fénix, dos veces ha renacido de sus cenizas, cuenta con 95 parques y un sinfín de museos.

 

Toda metrópoli tiene un lugar emblemático, una referencia de visita obligada. En Varsovia, ese sitio es la Ciudad Vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: es aquí donde late el corazón de la capital.

Y, sin embargo, al cruzar al otro lado del Río Vístula para contemplar el casco histórico, con cierta perspectiva, te sorprenderá el increíble panorama de la ciudad, con una línea de rascacielos que se asoman por encima de los tejados rojos del antiguo centro.

Los edificios históricos coexisten armoniosamente con la arquitectura moderna y dejan ver la otra cara de la capital.

Varsovia es una de las ciudades europeas más pujantes, posee un enorme potencial y desborda energía.

Y, sin embargo, sus habitantes a menudo vuelven la mirada hacia atrás para recuperar la historia y fusionarla hábilmente con lo moderno. Basta con visitar la ciudad para conocer sus dos caras que, casi a cada paso, se entrelazan de manera sorprendente e irrepetible.

UN LUGAR VIVO

Al realizar un recorrido por la Ruta Real, que une tres de las antiguas residencias de los reyes de Polonia, es recomendable bajar hasta el Vístula para ver las modernas explanadas que se extienden entre el Parque de Fuentes Multimedia y el Centro de Ciencia Copérnico, rebosantes de vida en verano, época en la que abren sus cafés y restaurantes o en la que se organizan bailes informales y conciertos al aire libre.

La otra orilla, sin embargo, conserva su carácter natural, único en Europa, dejando cautivado a quien quiera que la visite.

El lugar ofrece playas de arena, carriles de bicicleta y condiciones perfectas para los deportes acuáticos. Las áreas verdes ocupan casi la mitad de la superficie urbana.

Varsovia cuenta con 95 parques, siendo el Parque Real de Łazienki el más emblemático. En los meses de verano, Łazienki acoge en su privilegiado entorno los emblemáticos Conciertos de Chopin al aire libre.

A su vez, en las históricas dependencias del teatro, fundado por el rey Estanislao Augusto Poniatowski, se ofrecen conciertos de música contemporánea.

Además, la ciudad cuenta con una intensa agenda de eventos musicales, culturales y deportivos y, a lo largo de todo el año, celebra festivales, conciertos y exposiciones al aire libre.

LOS MUSEOS

Varsovia cuenta con una importante oferta museística con la que empaparse de la historia de la ciudad. El Museo del Levantamiento de Varsovia es un espacio consagrado a un acontecimiento que ha forjado la Varsovia de hoy en día.

El Museo de la Historia de los Judíos Polacos POLIN, galardonado en 2016 con el prestigioso premio de Museo Europeo del Año, narra los 1000 años de la presencia judía en la capital. Es, a la vez, un excelente exponente de la arquitectura contemporánea.

La unión entre lo tradicional y lo moderno se aprecia, asimismo, en los edificios de la ciudad.

Buen ejemplo de ello es el antiguo mercado de Koszyki (Hala Koszyki), que data de principios del siglo XX, y que ha sido sometido a un minucioso proceso de rehabilitación; hoy acoge numerosos restaurantes y bares y se ha convertido en un punto de referencia del mapa gastronómico de esta capital que ha sabido reconstruirse, desde cero, dos veces en su historia.