Aunque se generalice la aplicación de vacunas contra el Covid-19, es probable que los viajes de negocios se transformen por la pandemia.

 

Los presupuestos de viaje han sido recortados y varias juntas de trabajo seguirán siendo virtuales, mientras que las conferencias y convenciones podrían verse restringidas.

La gran pregunta que surge a raíz de esto es: ¿en qué porcentaje?

Lo anterior no solo les importa a las aerolíneas y a sus empleados, sino también a sus clientes y pasajeros. Eso se debe a que las tarifas más altas pagadas por los clientes corporativos subsidiaban las tarifas económicas para los vacacionistas.

El que haya menos viajes de negocios significa que las aerolíneas programan muchos menos vuelos en rutas de negocios, como viajes a Nueva York, Chicago, Londres y Tokio, lo que significa menos asientos para viajeros de placer.

De acuerdo con las estimaciones de los cambios permanentes a la industria de las aerolíneas han variado desde los CEOs de American, United y Delta afirmando que los viajes de negocios se recuperarán por completo, aunque podría tomar unos años.

Pero hay observadores como Bill Gates que asegura que posiblemente la mitad de los viajes de negocios nunca regresarán.

De acuerdo con un análisis realizado por The Wall Street Journal, los datos sugieren que se perderán entre el 19% y 36% de todos los viajes aéreos.

Por lo que el peor escenario, el de perder más de un tercio de todos los viajes de negocios, podría transformar los viajes aéreos de forma dramática.

Al enfrentar la pérdida de viajes de negocios, las grandes aerolíneas no tendrán otra opción que subir los precios de los boletos a pasajeros de placer para compensar la reducción en los ingresos.