El apetito por la comida rápida crece

//El apetito por la comida rápida crece

El apetito por la comida rápida crece

En Latinoamérica cada vez hay más restaurantes de comida rápida.

Por Rodrigo Camino

La industria de la comida rápida, pese a que genera muchas opiniones divididas, es una muy grande y no para de crecer, tan solo en

Estados Unidos, según lo señala Statista, alcanza un valor de $198,900 millones de dólares y se estima que para el 2020 su valor llegue a los $223,000 millones de dólares.

A nivel global, el valor del mercado de este segmento se estima que llegará a $743,859 millones de dólares para el año 2022, de acuerdo con proyecciones de Allied Market Research.

La cifra anterior puede cobrar mucho sentido pues el acudir a un restaurante de comida rápida es una actividad que

se puede considerar de lo más común en la actualidad, no solo en América sino en todo el mundo.

MCDONALD’S SABE LO SUYO

Euromonitor señala que en Latinoamérica McDonald’s es la marca líder en el nicho de hamburguesas, con más de 2,100 restaurantes en la región y casi un 10% de participación. Según la consultora, el negocio de restaurantes de comida rápida en la región representó alrededor de $65,000 millones de dólares en 2016.

Dentro de este mercado, las hamburguesas simbolizan aproximadamente 16,000 millones ese año, es decir 25%. McDonald’s posee casi 10% de participación (el competidor más cercano posee 3% de participación).

En los últimos años, el segmento de clientes que va en busca de comida rápida de autor, de sabores únicos y diferentes en hamburguesas gourmet, creció especialmente en los jóvenes de 18 a 35 años que buscan una experiencia premium.

Otros datos de Euromonitor señalan que en América Latina el consumo de fast food en tiendas de conveniencia se duplicó entre 2012 y 2017, mostrando el mayor crecimiento dentro de la categoría.

Por ejemplo, las barras de jugos/smoothies aumentaron fuertemente sus ventas, alcanzando en 2017 casi cuatro veces el valor obtenido en 2012. Los jugadores independientes superan a las ventas de las cadenas de Foodservice en 2017, con un tamaño de mercado de $227 millones de dólares, contra $36 millones de dólares para las cadenas.

En tanto, la consultora estimó que las ventas de la categoría Home Delivery/Takeaway tendrán el crecimiento más rápido entre todas las categorías de Consumer Foodservice, de aquí a 2022, con un aumento de 31%.

MÉXICO CAMBIA SU GUSTO

En México, la industria está compuesta por todos los participantes de comida rápida, incluyendo cadenas de restaurantes, franquicias, cadenas de autoservicios, tiendas de conveniencia y vendedores móviles. El valor aproximado de la industria en el 2016 fue de $186,000 millones de pesos ($9,500 millones de dólares) con más de 246 mil puntos de venta.

Se espera que este año, la industria de comida rápida en México tenga un valor de $226,000 millones, con un crecimiento anual compuesto de 6.2%. El sector cuenta con una barrera de entrada moderada, puesto que hay facilidad para abrir y operar una nueva marca, pero con alto grado de competencia y marcas ya posicionadas en el mercado.

La empresa Cint desarrolló en México un estudio en 2016, en el cual se identificó que una gran mayoría de los participantes (47.3%) comió entre una y 3 veces por semana en un restaurante de comida rápida.

Dejando de lado lo preocupante que puede resultar esto para muchos pues la obesidad es un problema de salud pública, se puede notar fácilmente lo popular que es la comida rápida. Alimentos como las hamburguesas y los sándwiches, la comida

asiática y latinoamericana, el pollo, la pizza y la pasta la comida del mar, entre otros (en ese orden), se imponen como los preferidos de los consumidores, de acuerdo con otro informe de Allied Market Research.

Sin embargo, cuando se trata de las cadenas que venden estos productos, son pocas las que destacan y que han logrado números importantes, como el relacionado con su valor de marca.

PAÍSES AFICIONADOS A LA FAST FOOD

Algunas amenazas citadas por Seale & Associates, despacho consultor en finanzas corporativas y estrategia, es que una amenaza potencial para los jugadores principales de la industria podría ser la aparición de más operadores de restaurantes de servicio completo ofreciendo versiones de estilo gastronómico de tipos de comida que tradicionalmente se han considerado como comida rápida, como hamburguesas, pizzas, hot-dogs, entre otros.

Los consumidores mexicanos están cada vez más interesados en la comida asiática y oriental, particularmente un interés creciente en la cocina china, japonesa y árabe.

El actual crecimiento en la comida rápida en México está impulsada por el gran desempeño de la comida rápida en las tiendas de conveniencia. A pesar de muchos años de expansión, Oxxo, la cadena dominante de autoservicios, no muestra signos de parar sus esfuerzos de crecimiento mientras sus ventas de comida rápida aumentan notablemente. De hecho, recién han incorporado tacos de canasta en algunas de sus sucursales.

Datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) confirmaron que en Latinoamérica: México, Chile y Argentina son en ese orden donde más comida rápida se consume.

En México y Chile alrededor de 200 kilos al año por persona y Argentina 185 kilos de comida por persona. Como ya ocurre en los mercados tradicionales de comida rápida, América del Norte y Europa observan un cambio evidente en las opciones del consumo y la demanda de las variedades más nutritivas y naturales de los alimentos está en aumento. Y es el caso de Latinoamérica, que ya añade opciones de comida rápida, sana y nutritiva.

2019-10-11T10:49:10+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!