El Primer Folio de William Shakespeare reúne 36 de sus obras teatrales más antiguas.

Por Luis Islas

 

Este es el ejemplar que llegó a la sede de Christie’s en Londres, la casa de subastas, para ser exhibido antes de que el martillo baje, el próximo 24 de abril, en Nueva York, por un precio de base estimado de entre $4 y $6 millones de dólares. Será entonces la primera vez en 20 años que Christie’s vuelva a rematar una obra del célebre autor.

La venta estará dirigida por una copia no registrada de First Folio: la primera edición recopilada de las obras de Shakespeare, ampliamente considerada como la publicación literaria más importante en inglés. The First Folio contiene 36 obras, 18 de las cuales no se habían impreso previamente, y que de otro modo se habrían perdido para siempre.

 

PERIPLO LITERARIO

Es “especialmente emocionante porque quedan muy pocas copias completas de ese ejemplar (el Primer Folio) en manos privadas”, dijo la jefa internacional de Libros y Manuscritos de la casa rematadora, Margaret Ford, a la agencia de noticias EFE.

Publicada en 1623, la copia actual del Primer Folio de Shakespeare (cuyo costo está estimado entre un millón y 1.5 millones de dólares) es uno de los ejemplares más deseados que quedan en manos privadas.

El tomo fue comprado en 1800 por el reconocido coleccionista de libros Sir George Augustus Shuckburgh-Evelyn (1751-1804) y estuvo oculto a la vista del público durante más de dos siglos. Incluso en la publicación, en 1623, se consideró una adquisición única y habría ocupado un lugar privilegiado en cualquier estantería.

De manera similar, hoy, la propiedad de los cuatro Folios se considera el Santo Grial de la recolección de libros. Sin el Primer Folio 18 obras se habrían perdido para siempre, incluyendo: Macbeth, La tempestad, Two Gentlemen of Verona, Measure for Measure, Una comedia de errores, As You Like It, The Taming of the Shrew, All’s Well That Ends Well, Duodécima noche, Winter’s Tale, King John, Enrique VI part I, Enrique VIII, Coriolanus, Timon of Athens, Julio César, Antonio y Cleopatra, y Cymbeline.

También de la notable Colección Shuckburgh y que apareció en el mercado por primera vez en más de dos siglos están el Third Folio que se publicó en 1664 (estimado 390,000 y 520,000 dólares) y el Fourth Folio que se publicó en 1685 (estimado 20,000 y 26,000).

El Tercer Folio incluye a Pericles, por primera vez, y está bellamente ilustrado con el icónico retrato de Shakespeare realizado por el grabador inglés Martin Droeshout. Es más raro que el Segundo Folio, debido a que se perdieron copias en el gran incendio de Londres (del 2 al 5 de septiembre de 1666), y la presente copia está en muy buenas condiciones.

 

LOS EJEMPLARES EN RESGUARDO

El First Folio fue un éxito comercial y fue seguido solo nueve años después por el Second Folio, publicado en 1632 y que proporcionaba una reimpresión página por página del First.

La copia actual del Segundo Folio también contiene el retrato icónico de Shakespeare, de Droeshout (estimado entre 250,000 y 270,000 dólares). El Segundo Folio es célebre por contener la primera aparición impresa de John Milton, cuyo epitafio sobre Shakespeare está incluido.

Se trata de “un inusual volumen del que solo existen seis copias en manos privadas, después de que en 2001 la empresa vendiera el séptimo, por un récord de unos 6.2 millones de dólares”, informaron voceros de la casa.

El ejemplar que estuvo en manos del estudioso Edmond Malone, quien hace 200 años confirmó que esas obras estaban completas, en la actualidad pertenece al Mills College, una universidad privada de artes liberales y ciencias en Oakland (EU), y pronto tendrá un nuevo dueño.

 

En la tumba del Bardo de Avon está este epitafio:

Buen amigo por amor a Jesús abstente

de escarbar el polvo aquí encerrado

bendito sea el hombre que perdone estas piedras y maldito sea aquel que desplace mis huesos.

 

Si estos cuatro versos fueran de la autoría de Shakespeare, hay quienes dicen que además de ser su poema más corto, es el peor. Peccata minuta (súper minuta) para el autor de los Sonetos y El fénix y la tortuga.

John Milton, otro laureado poeta inglés, al parecer no comentó sobre el epitafio, pero en la copia del primero Folio que ha alborotado al establishment literario mundial, el autor de El paraíso recobrado habría hecho las anotaciones más numerosas al margen de Hamlet, Romeo y Julieta, Macbeth, La Tempestad, Enrique IV, Como gustéis y el Rey Lear.

Ya descubrió también Scott-Warren expresiones de Shakespeare que -en toda la historia de la poesía inglesa-solo han vuelto a aparecer en versos de Milton, por ejemplo, líneas de En la mañana de la natividad de Cristo: “The winds with wonder whist, / Smoothly the waters kist” (“Los vientos con asombro callaron, / suavemente las aguas se besaron”), líneas que hacen eco de otras, de La Tempestad: “Vengan a estas arenas amarillas, / Y entonces tómense de las manos: / Haciendo reverencia como ustedes, besándose/ las olas locas callan”