Los 5 mejores restaurantes en Santiago

//Los 5 mejores restaurantes en Santiago

Los 5 mejores restaurantes en Santiago

Para cerrar un negocio o abrir uno, acá te dejamos 5 recomendaciones para comer.

Por Luis Barrios

POLVO + LA POPULAR PIZZA Y PAN

Polvo Bar de Vinos es uno amplio, con una gran barra y que probablemente te suene como una de las novedades de barrio Bellavista. Abrió en 2018 a un costado del Hotel Boutique Castillo Rojo y su chef, Federico Ziegler, fue elegido como “Chef Revelación” por el Círculo de Cronistas Gastronómicos.

Eso, además de ser uno de los pocos restaurantes donde encuentras una buenísima selección de vinos de autor y de pequeños productores que puedes probar por copa; un lujo.

Ahí, de la nada es posible encontrarse con Tadeo Castelvero, conocido por hacer uno de los mejores panes y pizza de la ciudad, en ese lugar de culto que es la Popular Pizza y Pan.

Juntos arman un brunch, que parte a las 11 AM y que ofrece platos especiales, a cargo Castelvero y Ziegler, como una pizza bianca, con fior di latte –similar a la mozzarella aunque más suave–, albahaca, oliva al ajo y queso manchego del Colectivo Fermento.

También hay pescado frito, de textura perfecta, con vegetales salteados. Cuesta $20,000 pesos (30 dólares) por persona, e incluye una copa de espumante, una entrada, fondo y postre.

Ojo, que si te gusta más de una opción puedes comprarla aparte por $5.000 pesos (7.35 dólares). Así no tendrás que elegir entre la granola totalmente casera hecha con yogurt de pajaritos y frutas de la estación que hará Federico Ziegler, o el “budín de pan” de croissant de Tadeo.

MUU STEAK

A fines del año pasado abrió en el Parque Arauco este restaurante que es un verdadero paraíso para los carnívoros. Lo mejor que tiene es que ahí puedes ir a probar cortes de lujo a las brasas a un precio bien conveniente.

Un ejemplo es el hit de Muu Steak, el Flat Iron, corte que allá en Santiago se le conoce como punta paleta y que junto a una fresca ensalada de temporada cuesta $7.800 (11.50 dólares). Para quedar como rey.

Todas son carnes Angus certificadas, que este local importa directamente desde EU y que se asan en una parrilla a carbón cerrada, lo que explica el rico aroma ahumado que sientes apenas tu pedido llega a la mesa.

Entre los cortes que también puedes pedir está el asado de tira ($12.800; 19 dólares) y el Bone-in Ribeye ($18.800; 28 dólares), un irresistible lomo vetado con hueso.

Para beber hay una buena selección de vinos por copa y botella y cocteles sin alcohol para quienes conducen, como el refrescante Pistolera, un copón que lleva hierba luisa, limón y maracuyá.

PALACIO DANUBIO AZUL

Cierto, el Palacio Danubio Azul no es novedad para los santiaguinos, porque lleva más de 60 años en el barrio El Golf, justo detrás de la Municipalidad de Las Condes.

Pero siempre es un sitio perfecto para ir a celebrar en familia lo que sea. Primero, por su variedad de platos, que va por distintas regiones de China, como Cantón, Shanghái, Beijing y Szechuán, además de un estilo más americano de aproximarse a esta comida.

Y segundo, porque acaba de sumar nuevos platos, como los agnolotti de centolla ($11.800; 17 dólares), que son una delicia de pasta fresca, rellenos de centolla, con un acento chino dado por ingredientes como el cebollín, por ejemplo.

O el parpadelle de filete y trufa ($9.800; 14.50 dólares), que es una pasta salteada al wok con ajo, jengibre, crema de leche, sal, pimienta y un toque de aceite de trufas.

ÁUREA RESTAURANTE

Aunque Áurea Restaurante no abre los domingos, vale la pena ir cualquier otro día de la semana. El sitio está en una casona remodelada en Antonia López de Bello, casi al llegar a la calle Loreto, que tiene un patio interior con terraza con calefacción, además de distintos ambientes dentro de la casa.

Lo que aquí impera es el realce del producto nacional con técnicas de cocina de vanguardia.

Ojo, que no se trata de cocina chilena tradicional, aunque sí hay platos que tienen ese saborcito a patria, como el pernil ($12.400; 18 dólares), que es un cerdito asado por 12 horas, con puré de camote, cebollines asados, chutney de pimiento rojo con miel de ulmo y chimichurri chileno al merquén para untar.

O el conejo al coñac ($12.900; 19 dólares), de carne suave y bien jugoso, que viene con quinoto, tocino crocante, salvia, avellanas chilenas y un shot de caldito al lado para poner a gusto.

¿Pasta? Prueba los ravioles ($10.900; 16 dólares), pasta fresca casera rellena de betabel, remolacha o betarraga (como la llaman por allá) y bañada en cremosa salsa de salmón ahumado. En su carta también hay una buena selección de vinos de pequeños productores.

PARRILLADAS LA URUGUAYA

Parrilladas con la sazón charrúa es lo que encontrarás en la La Uruguaya, el local que abrió hace ocho años en José Domingo Cañas (también tienen uno en calle Condell).

Su dueño el oriundo de ese país Juan Araya, quien llegó a Chile hace más de cuatro décadas y que extrañando los sabores propios, decidió lanzarse con este restaurante que ahora es uno de los preferidos de los santiaguinos a la hora de comer buenos y jugosos cortes de carne a las brasas.

Para los amantes de las parrillas este sitio es ideal para almorzar (mejor si reservas antes), por ejemplo, La Uruguaya ($29.900; 44 dólares), que es un bracero para cuatro personas y que llegará a la mesa con jugosos lomos, asado de tira, costillar de cerdo, un cuarto de pollo y dos morcillas caseras (similares a las prietas) que preparan con nueces y con los condimentos justos para que quede ultra sabrosa.

Por supuesto que eso no es todo, también lleva un chorizo artesanal que preparan con cerdo, vacuno y tocino, y la tradicional pamplona, que consiste en una pechuga de pollo rellena con tocino, morrón y queso, y que envuelven en una fina tela de cerdo (casi no se siente), para que conserve todos sus jugos. Maravilloso.

Si prefieres algo menos goloso, puedes pedir los trozos de carne al plato y acompañarlos con una fresca ensalada.

2019-10-04T13:52:47+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!