La moda se recicla, se renueva y se revalora. Los años 50 vuelven con prendas vaporosas y con aplicaciones de flecos chinos.

Textos y fotos: José Manuel Valiñas
Coordinación de moda: Lizbeth Durán
Maquillaje: Ali Lecona (@ali_image_studio)
Modelos: Lasma Dzene y Georgina Delinanou (GH Management)

 

Para esta época de calor y lluvia, las marcas y los diseñadores han apostado por potenciar la belleza de la mujer con prendas vaporosas, con transparencias que anuncian -coquetas las formas femeninas, y con aplicaciones de flecos chinos, tipo étnicos.

Es el caso de los vestidos de Javier Luna, diseñador mexicano que ha vestido a Miss México y que tiene gran realce internacional, sobre todo en el cono sur.

Para esta temporada presentó piezas que recuerdan la elegancia de otras épocas, con encajes y flecos que hoy resultan ubicuos en los aretes boho chic: un tanto bohemios y un tanto hippies.

Además, sus vestidos de toques retro nos recuerdan los esplendorosos años de la década de los 50, y por ello quisimos remitirnos en las fotos a un pedazo de Cuba, La Bodeguita del Medio, para hacer un homenaje a ese estilo de vida en el que imperaba la elegancia.

También podemos apreciar faldas de tul con bodys de encaje, y mezclas de prendas de noche con moda casual y urbana, como sudaderas de Adidas con tenis de Adolfo Domínguez. Y claro, las flores, que hoy observamos hasta en los zapatos.

Flores sobre fondos negros, un estilo proveniente de los diseñadores españoles, ahora se aprecian también sobre colores pastel, y ya no sólo en print sino bordados. Por último, los brillos y los colores metálicos dominan, y ya no se usan sólo para la noche, sino también para ostentarlos en plena luz del día.