Acciones para minimizar el impacto negativo de la transformación digital sobre las mujeres.

Por Bruna Cavalcanti

 

¿Cómo promover la equidad laboral a medida que la tecnología evoluciona?

La pregunta anterior resulta clave debido a que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dio a conocer que en países como Chile, Colombia, Bolivia y El Salvador hasta un 21% de las mujeres pueden perder su empleo, frente a un 19% de hombres trabajadores, por la transformación digital.

Con el objetivo de minimizar el impacto negativo que la transformación digital podría tener en las mujeres, el BID publicó el informe “¿Cómo será el mercado laboral para las mujeres?” en el que brinda sugerencias tanto a los gobiernos, las empresas y a la sociedad para que promuevan la equidad laboral en América Latina.

Estas son las tres ideas del BID:

 

Mejorar la capacitación

De acuerdo con el BID, las brechas laborales causadas por las transformaciones tecnológicas como la inteligencia artificial, la automatización, los cambios demográficos y la globalización pueden ser minimizadas por medio de políticas públicas eficaces que promuevan, entre otras cosas, una mejor capacitación para las mujeres.

En este sentido, las mujeres deben tener conocimiento y estar más preparadas para el uso de tecnologías básicas, como las Tecnologías de Comunicación y Información (TIC), y otras más avanzadas como, por ejemplo, la robótica.

Este conocimiento podría ser incentivado por los gobiernos, por las empresas y por la propia sociedad que deberían estimular el desarrollo de capacidades digitales entre mujeres y niñas, además de acabar con el estereotipo de que algunas carreras como, por ejemplo, las ingenierías son profesiones de hombres.

 

Mejorar la infraestructura de protección social para las mujeres

La equidad laboral, subraya el BID, no puede ocurrir sin el fomento de políticas de seguro de salud, pensiones y, principalmente, otras como el permiso parental y el cuidado infantil.

Tanto el permiso parental como la mejoría en las condiciones relacionadas con el cuidado infantil son políticas que promueven la corresponsabilidad entre hombres y mujeres, además de cambiar estereotipos de género en el mercado de trabajo.

El informe es específico principalmente con relación a la responsabilidad de las empresas cuanto a programas de apoyo para lactancia materna en el trabajo y licencia parental remunerada.

Para el BID, es más probable que los padres tomen la licencia paternidad que son ofrecidas por las empresas cuando no hay posibilidad de que las mismas sean transferibles. Esto ayudaría a promover una reducción en las diferencias y en los estereotipos de género con el cuidado infantil.

Mejorar la calidad y inclusión en el mercado laboral

Los empleos relacionados con la transformación digital actual en América Latina deben tener más calidad, además de ser más incluyentes, promover la estabilidad económica equitativa y ofrecer una movilidad ascendente.

De acuerdo con el BID, las empresas deberían promover el liderazgo femenino y la inclusión de las mujeres en sectores y carreras que son dominados por hombres. Para el banco, la reducción de los estereotipos de género en este mercado laboral ayudaría las mujeres a inclinarse hacía estos puestos de trabajo.

Por lo tanto, y como menciona el Banco Interamericano de Desarrollo, ningún sector que busque tener éxito en el futuro puede dejar de fuera al 50% de la población.